Impacto España Noticias Impacto España Noticias

Confirman la condena a una mujer que intentó que su marido se desangrara tras cortarle una arteria para simular su suicidio

Los magistrados consideraron que, a tenor de su conducta, «realmente no quería que los sanitarios llegasen a tiempo» para salvarle la vida que ella le había querido arrebatar

Sucesos 17 de mayo de 2022 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
images (1)
Intento Homicidio

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) acaba de confirmar la condena impuesta a una mujer por intentar asesinar a su marido tras cortarle una arteria de la muñeca izquierda para que se desangrara. La procesada trató de hacer ver que su pareja tenía una depresión y había intentado suicidarse, sin embargo el tribunal no la creyó y le impuso una pena de 13 años y nueve meses de cárcel, que ahora ha sido ratificada.

Los hechos, que en su momento declaró probados la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga y que ahora han sido confirmados por el TSJA, sucedieron en noviembre de 2019 en Rincón de la Victoria, donde convivían la víctima y la procesada, que es centroamericana y obtuvo una licenciatura de física y matemáticas en su país.

 Todo comenzó sobre las once de la noche del día 26, cuando la pareja entabló una discusión porque el hijo de ella no se había ido a dormir. En un momento de la disputa, la mujer golpeó al hombre con un maletín en la espalda, lo que provocó su caída sobre la mesita de noche. Se golpeó en la cara y empezó a sangrar levemente por la zona del ojo izquierdo.

El hombre se quedó tendido y aturdido en el suelo. Minutos después, se levantó y se dirigió al baño, donde se limpió la herida. A continuación, se fue a descansar a la habitación contigua, donde se acostó y se quedó dormido. Al rato, la mujer entró en el dormitorio. Él se despertó y le dijo que se marchara, volviendo a dormirse.

Le seccionó la muñeca

El segundo acto sucedió de madrugada, antes de las 4.59 horas del día 27. La procesada volvió a la habitación y se aproximó a la víctima, que se despertó. Sin embargo, esta vez, «sin posibilidad alguna de que pudiera reaccionar», ella le seccionó la muñeca izquierda con un objeto cortante, según la sentencia.

El hombre empezó a sangrar abundantemente y se puso a gritar. Ella le colocó un trapo en la muñeca y a las 4.59 horas llamó al 062 (teléfono de emergencias de la Guardia Civil), pero colgó a los dos segundos, «haciendo tiempo para que él se desangrara», indica el tribunal en su resolución.

A las 5.15 horas, la mujer hizo otra llamada, posiblemente en presencia de su hijo, que estaba despierto en su habitación de la buhardilla y bajó al dormitorio del matrimonio, donde vio la escena. La procesada marcó de nuevo el 062 y dijo que había llamado antes para pedir una ambulancia y que ésta no llegaba, «lo cual era incierto», apostilla el tribunal.

El operador de la Guardia Civil respondió que no tenían constancia de esa llamada y que posiblemente habría llamado al 061 (teléfono de emergencias sanitarias). Ella asintió y cortó la comunicación. Ahora sí, llamó al 061 -a las 5.16 horas- y reclamó una ambulancia. En la conversación, informó a la operadora de que su marido estaba pasando «una depresión grande», que se estaba medicando y se había cortado la mano.

No obstante, también le dijo que se encontraba «estable y tranquilo, lo cual no era cierto», contestándole la operadora que le enviarían una uvi móvil y que presionara la herida. A las 5.28 horas, el hijo de la condenada reiteró la llamada al 061 para advertir de que la ambulancia no llegaba.

Patrulla de la Guardia Civil

Primero se presentó una patrulla de la Guardia civil y, a los pocos minutos, sobre las 5.45 horas, los sanitarios. Los médicos lo atendieron en la vivienda y lo trasladaron al Hospital Regional. En el trayecto, el hombre sufrió una parada cardiorrespiratoria que duró dos o tres minutos y que requirió maniobras de reanimación (RCP).

La víctima ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital con un shock hipovolémico y precisó ventilación mecánica. Le tuvieron que administrar tres concentrados de hematíes para que remontara. Los médicos realizaron una exploración quirúrgica y comprobaron que tenía seccionada la arteria cubital y el tendón flexor de los dedos y del nervio mediano, que fueron suturados en el quirófano.

El hombre precisó 185 días para su curación total, de los cuales 178 fueron de carácter impeditivo para realizar sus ocupaciones habituales y siete días de hospitalización, quedándole como secuelas una cicatriz de 11,5 centímetros en la muñeca izquierda así como limitación de los últimos grados de los movimientos.

«Las lesiones sufridas y, en especial, el choque hipovolémico padecido que desencadenó una parada cardiorrespiratoria de tres minutos de duración puso en peligro su vida y necesitó maniobras de reanimación urgente», refleja el fallo.

La detención

La mujer fue detenida dos días después del suceso en el centro de salud de Rincón de la Victoria. Allí tuvo un incidente más. Al parecer, cogió su teléfono móvil sin autorización e intentó hacer una llamada. Cuando los agentes le pidieron que lo devolviera, se negó, hizo aspavientos y mostró oposición «de forma vehemente».

Para la Sección Segunda, los hechos eran constitutivos de un delito de asesinato en grado de tentativa, por el que le impusieron una pena de 13 años de cárcel, frente a los 14 que solicitaba la Fiscalía y los 16 que pedía la acusación particular, representada por la abogada malagueña Antonia Barba. La sala añadió una orden de alejamiento de 16 años a menos de 500 metros del domicilio, el trabajo o el lugar que frecuente la víctima.

Los magistrados consideraron que, a tenor de su conducta, «realmente no quería que los sanitarios llegasen a tiempo» para salvarle la vida que ella le había querido arrebatar; «muy posiblemente la presencia de su hijo hizo que finalmente realizara la llamada», añadió la Sección Segunda en su resolución.

Además, se le impuso una pena de nueve meses de cárcel por un delito de malos tratos en el ámbito familiar, que lleva aparejado otra orden de alejamiento de 500 metros durante un año.

No de acuerdo con la citada resolución, la representación de la procesada decidió recurrir la sentencia. Sin embargo, sus argumentos no han convencido a los magistrados del TSJA, quienes han ratificado íntegramente la resolución judicial interpuesta por la Audiencia malagueña.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN