Impacto España Noticias Impacto España Noticias

Estados Unidos se prepara para el regreso de los nazis derrotados en la Guerra de Ucrania

El voluntario “esperaba obtener un contrato de trabajo con el Batallón Azov”

Noticias 05 de junio de 2022 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
ucr-fachas (1)
NAZIS

Con un historial probado de violencia, los nazis estadounidenses están ganando experiencia de combate con armas avanzadas fabricadas en Estados Unidos en una guerra por delegación en el extranjero. Lo dice el Departamento de Seguridad Nacional, que ha reunido información sobre los estadounidenses que se han unido a las filas de los más de 20.000 voluntarios extranjeros en Ucrania.

El FBI acusó a varios nazis estadounidenses asociados al movimiento Rise Above después de que se entrenaran con el Batallón Azov y su ala civil, el Cuerpo Nacional, en Kiev. Pero eso fue hace casi cuatro años. Hoy día los federales no tienen ni idea de cuántos nazis estadounidenses están involucrados en la guerra de Ucrania, ni de lo que están haciendo allí.

Pero el gobierno de Biden está permitiendo que el gobierno ucraniano reclute estadounidenses -incluidos extremistas violentos- en su embajada en Washington y en los consulados del país. Al menos un notorio nazi que lucha en Ucrania ha recibido una importante promoción por parte de los principales medios de comunicación, mientras que otro, actualmente buscado por crímenes violentos cometidos en Estados Unidos, logró misteriosamente evadir al FBI que buscaban los crímenes de guerra cometidos anteriormente en el este de Ucrania.

Según un documento de la Patrulla de Aduanas y Fronteras, las autoridades federales están preocupadas por los RMVE-WS, o “extremistas violentos con motivación racial-supremacistas blancos”, que regresan a Estados Unidos armados con nuevas tácticas aprendidas en el campo de batalla ucraniano.

“Los grupos nacionalistas ucranianos, incluido el Movimiento Azov, están reclutando activamente a extremistas violentos por motivos raciales o étnicos -supremacistas blancos- para que se unan a varios batallones de voluntarios neonazis en la guerra contra Rusia”, dice el documento. “Individuos del RMVE-WS en Estados Unidos y Europa han anunciado su intención de unirse al conflicto y están organizando su entrada en Ucrania a través de la frontera polaca”.

El documento, redactado por la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, la Oficina de Inteligencia y otras instituciones de Seguridad Nacional, contiene relatos de entrevistas realizadas por la policía a ciudadanos estadounidenses que se dirigían a Ucrania para luchar contra Rusia.

Uno de esos voluntarios, entrevistado a principios de marzo, “admitió haber entrado en contacto con la Legión Nacional Georgiana, pero decidió no unirse al grupo porque se le acusaba de crímenes de guerra”, dice el documento. En cambio, el voluntario “esperaba obtener un contrato de trabajo con el Batallón Azov”.

La entrevista se realizó casi un mes antes de que fueran denunciados otros crímenes de guerra cometidos por la Legión Georgiana. Sin embargo, la acusación del voluntario también puede referirse a la ejecución ilegal de dos hombres que habían intentado cruzar un puesto de control ucraniano, o a otro delito no denunciado y conocido por personas de dentro de las redes de voluntarios.

Una de las principales “lagunas de inteligencia” enumeradas en el documento se refiere a la falta total de supervisión del gobierno de Estados Unidos en la guerra por delegación que está patrocinando en Ucrania. La campaña armamentística de la OTAN no ha ofrecido ninguna garantía de que las armas occidentales no caigan en manos de los nazis. ¿Qué tipo de entrenamiento están recibiendo los combatientes extranjeros en Ucrania para que acaben proliferando en las milicias y grupos nacionalistas blancos con sede en Estados Unidos?

La revista “Politico” trató de minimizar e incluso desacreditar el contenido explosivo del documento insertando la advertencia de que el documento del Departamento de Seguridad Nacional “se hace eco de uno de los principales puntos de propaganda del Kremlin”. Pero como muestra este informe, la presencia de neonazis estadounidenses empedernidos en las filas del ejército ucraniano está lejos de ser propaganda del Kremlin.

De matón callejero fascista a mercenario en una unidad respaldada por Estados Unidos
Entre los nacionalistas blancos estadounidenses más destacados que sirven actualmente en el ejército ucraniano se encuentra Paul Gray. El veterano del ejército estadounidense pasó casi dos meses luchando en la Legión Nacional Georgiana, una unidad militar ucraniana que ha sido celebrada por los legisladores estadounidenses por cometer múltiples crímenes de guerra.

Además de haber servido en el ejército estadounidense, Gray es un veterano de varias batallas callejeras contra grupos de izquierda en Estados Unidos. El pasado mes de abril, fue trasladado a un hospital en un “lugar no revelado” de Ucrania por las heridas sufridas en combate. Esta vez sus oponentes no eran antifascistas enmascarados, sino soldados del ejército ruso.

Sin duda, Gray no es sólo un padre de familia suburbano enfadado al que los medios de comunicación califican de fascista porque se puso a despotricar en una conferencia de padres y profesores. Es un antiguo miembro de varios grupos fascistas, como el ya desaparecido Partido Tradicionalista de los Trabajadores, American Vanguard, Atomwaffen Division y Patriot Front.

Es también un antiguo soldado de la 101 División Aerotransportada, condecorado con un Corazón Púrpura y desplegado varias veces en Irak. Estaba dispuesto a dar lecciones y entrenamiento en el campo de batalla a los ucranianos que participaban en una guerra por delegación contra Rusia, apoyada por Estados Unidos. El pasado mes de enero, durante su estancia en Ucrania, se unió a la Legión Georgiana, una organización dirigida por un notorio señor de la guerra que ha mantenido visitas amistosas con destacados miembros del Congreso de Estados Unidos, al tiempo que se jactaba de autorizar horribles crímenes de guerra en Ucrania.

Gray es uno de los al menos 30 estadounidenses que luchan actualmente en la Legión Georgiana. Esta unidad se encuentra, por tanto, en el corazón del conducto que está canalizando armas estadounidenses y militantes fascistas extranjeros al ejército ucraniano, mientras el Congreso y los medios de comunicación estadounidenses lo alientan.

La cadena Fox entrevistó a Gray no menos de seis veces, presentándolo como un heroico soldado de élite que se sacrifica en defensa de la democracia. Pero no informó a sus espectadores de la identidad de Gray hasta su última aparición, ocultando así su pasado neonazi.

Para los tejanos que fueron testigos de los desmanes callejeros de las organizaciones fascistas locales en los últimos cinco años, Gray era una cara conocida. En 2018 fue citado por la policía local por invadir el campus de la Universidad pública de Texas en San Marcos. En ese momento, repartía octavillas del Frente Patriótico, una organización fascista dirigida por Thomas Rousseau. Mientras que Gray, junto con otras dos personas, fue identificado por la universidad, se ocultaron los nombres de otras cinco personas, lo que llevó a acusar a “la universidad de proteger a los supremacistas blancos”.

Macarras nazis de distintos colores
Rousseau ascendió a través de las filas de Vanguard America, una organización en crecimiento dentro del nacionalismo blanco. Pero el grupo se desmoronó rápidamente después de que uno de sus miembros, James Alex Fields, de 19 años, embistiera con su coche a decenas de personas que protestaban en la ya famosa concentración “Unite the Right” en Charlottesville en 2017, tras ser fotografiado con un escudo con el emblema de la organización. El ataque dejó a un manifestante muerto y a Fields encerrado de por vida. El fundador de Vanguard America, Rousseau, abandonó posteriormente el grupo para formar el Patriot Front.

Gray se unió a Patriot Front para proporcionar entrenamiento de combate a sus compañeros veteranos. También ayudó al grupo a desbaratar la Feria del Libro Anarquista de Houston en 2017. Ha estado relacionado con el Partido Tradicionalista de los Trabajadores, uno de los principales organizadores de la manifestación “Unite the Right” en Charlottesville, así como con la División Atomwaffen, una organización neonazi cuyos miembros se entrenaron con el Batallón Azov de Ucrania, y que ha sido designada como organización terrorista ilegal por Reino Unido y Canadá.

En los registros de chat filtrados, Atomwaffen celebró las sangrientas hazañas de un miembro que asesinó a un estudiante judío gay en diciembre de 2017. Otro miembro masacró a los padres de su propia novia. Otro miembro de Atomwaffen, Devon Arthurs, asesinó a sus compañeros de casa neonazis ese mismo año después de que se burlaran de él por haberse convertido al islam.

Una de las víctimas de Arthurs, Andrew Oneschuk, había aparecido en el podcast oficial del Batallón Azov un año antes de su asesinato. El anfitrión animó al adolescente y a otros estadounidenses a ir a Ucrania para unirse al Batallón Azov, algo que Oneschuk ya había intentado hacer en 2015, sin éxito.

Los detalles de la implicación de Gray con Atomwaffen y el Partido Tradicionalista de los Trabajadores quedaron sin explicar, pero colaboró con la organización neonazi Vangaurd America, así como con Patriot Front.

En 2017 ayudó a organizar un mitin en el que participaron Vanguard America y Mike “Enoch” Peinovich, un destacado bloguero de la supremacía blanca. El evento fue anunciado como “un movimiento de blancos afines que se unen para luchar contra las hordas enfermas de escoria antiblanca, antifascista y comunista que parasitan y subvierten a la buena gente de Bat City”. El Daily Stormer, un popular blog neonazi, saludó la confabulación fascista como una reunión de “hombres blancos orgullosos que se levantaron y hablaron contra los judíos y sus hordas sin reservas”.

Antes de la reunión fascista, Gray consiguió convencer al representante estatal de Texas, Matt Schaefer, para que patrocinara el mitin, prometiéndole que el evento era para apoyar a “los dirigentes conservadores y las políticas que buscan”. Más tarde, Schaefer se disculpó por haber accedido a la petición de Gray, alegando que le habían “mentido”. Con el tiempo, Gray llegó a ser tan prominente en los ambientes neonazis de Texas que se convirtió en el objetivo de los grupos “antifa” locales, que lo denunciaron y difundieron fotos suyas en concentraciones fascistas. También revelaron que en Facebook le habían “gustado” varias páginas neonazis, entre ellas Liftwaffe, un “grupo de halterofilia de temática nazi” que lleva el nombre de la fuerza aérea alemana nazi.

En una de las fotos se puede ver a Gray en 2017 con una camiseta con el logotipo del podcast neonazi Exodus Americanus. Ese mismo año, la hermana de Gray abrió una cafetería en el este de Austin que se convirtió en el objetivo de las protestas contra la gentrificación. Gray reunió a tres de sus amigos, todos ellos veteranos militares, para enfrentarse a los manifestantes. Cuando más tarde apareció en el podcast Exodus Americanus, sus anfitriones lo presentaron como “nuestro amigo de Texas” y “uno de los nuestros”, y describieron a los manifestantes como “hordas marrones” y “el escuadrón local de frijoles”.

Durante la entrevista, Gray contó que él y sus amigos “hicieron retroceder” a los manifestantes. Uno de los presentadores cerró la entrevista recitando el eslogan “El poder para los blancos”.

A principios de 2021, Gray viajó a Kiev (Ucrania) y abrió un gimnasio, lo que le ayudó a integrarse en la cultura de las artes marciales mixtas, popular entre los nazis locales.

Las televisiones adulan a los neonazis
A principios de febrero de 2022, cuando se acercaba la guerra con Rusia, el conocido neonazi estadounidense se unió a la Legión Georgiana y comenzó a entrenar a civiles y voluntarios en técnicas militares estadounidenses. Sus hazañas las cubrió de elogios una emisora de la NBC en San Antonio (Texas), que afirmó: “Desde el frente de Ucrania, el veterano Paul Gray utiliza su vasta experiencia militar para empoderar a una nación”.

La cadena Fox también descubrió a Gray en ese momento. Lo retrató como un Rambo estadounidense que llevaba a los ucranianos a la batalla contra la maquinaria de guerra de Putin. En las dos primeras semanas de marzo, la cadena presentó a Gray en cuatro ocasiones, lo que le dio una amplia oportunidad para hablar de la expansión de la “democracia” y establecer paralelismos favorables entre Ucrania y su estado natal, Texas.

El 1 de marzo, cuando Gray fue entrevistado por primera vez en Fox News, el reportero Lucas Tomlinson señaló que “sólo quiso darnos su nombre de pila”. Dos días después, fue entrevistado de nuevo en Fox, donde describió la guerra en Ucrania como “su 1776”. Según Gray, la Legión Georgiana “entrena a cientos de personas cada día. Estamos ahí fuera. Hay estadounidenses, británicos, canadienses y toda la gente de los países libres de Europa y América y más allá”.

Al preguntarle si hay una “insurgencia en marcha”, Gray respondió que “la gente estaba allí haciendo todo lo posible para ayudar a sus soldados en el frente y para ayudar a sus vecinos en algún tipo de insurgencia si es necesario”.

Gray concluyó la entrevista con un llamamiento para que se envíen más armas estadounidenses a Ucrania, a la que llamó “el arsenal de la democracia”. El presentador de la Fox, Pete Hegseth, preguntó a Gray si estaba dispuesto a matar rusos, pero el combatiente extranjero no quiso responder a la pregunta, cambiando de tema y discutiendo con Hegseth el hecho de que ambos sirvieron en la 101 División Aerotransportada.

El 8 de marzo, Tomlinson, de la cadena Fox, recordó un viaje que hizo al “campo de entrenamiento” de la Legión de Georgia, donde conoció a Gray. “Dijo que había un pelotón de americanos allí. Cuando le pedí que me lo enseñara, no me lo quiso mostrar, pero dice que hay 30 estadounidenses que se han unido a él”.

De nuevo, el 12 de marzo, Fox entrevistó a Gray. Mientras que en entrevistas anteriores Gray utilizaba el emblema de la Legión Georgiana como telón de fondo, ahora había sido desplegado en Kiev y llevaba su parche mientras sostenía un rifle. Durante la entrevista, Gray acusó a Rusia de crímenes de guerra y genocidio contra los ucranianos, a los que calificó como “los más fuertes de los europeos”, y volvió a pedir a Estados Unidos que envíe su “arsenal de democracia” y “ayude a los ucranianos con el espacio aéreo”.

En las cuatro primeras apariciones de Gray en Fox News, su nombre no se hizo público. Sin embargo, dos medios de comunicación locales identificaron al favorito de Fox por su nombre completo durante el mismo periodo. Ninguno de estos informes mencionó su estrecha relación con los neonazis.

Después del 29 de marzo, Gray desapareció de los medios de comunicación durante casi un mes. Sólo reapareció tras ser herido en combate el 27 de abril, cuando fue entrevistado en Coffee or Die, la revista de la Black Rifle Coffee Company, popular entre las fuerzas del orden y los militares reaccionarios. Gray dijo al corresponsal de Coffee or Die, Nolan Peterson: “Estábamos preparados para un tanque en la carretera cuando la artillería nos alcanzó. Un muro de hormigón me protegió, pero luego se me cayó encima.

Gray y su compañero Manus McCaffery fueron trasladados al hospital “en un lugar no revelado”, según Peterson, que afirma que ambos estaban “trabajando en equipo para apuntar a tanques y vehículos rusos con misiles antitanque Javelin de fabricación estadounidense”.

Las fotos facilitadas por Gray a la publicación le muestran a él y a McCaffery posando en Ucrania con dos parches parlantes en sus uniformes. Uno de ellos parecía representar a la organización fascista Sector Derecho, pero la espada que suele figurar en el emblema del grupo fue sustituida por un casco de gladiador. La otra cresta representaba un fascio literal.

Forbes también informó de que Gray y McCaffery habían sido heridos en Ucrania, pero al igual que Coffee or Die, no mencionó sus afiliaciones neonazis. Gray declaró que tiene previsto volver al campo de batalla en cuanto se recupere.

Unos 19 días después de su lesión, Fox volvió a hablar con Gray. La cadena no mencionó el pasado neonazi del combatiente extranjero, pero por primera vez se refirió a él por su nombre completo en dos segmentos de emisión. Uno de los reportajes de la Fox destaca el arma elegida por Gray: el misil antitanque Javelin, de fabricación estadounidense, mostrándolo junto a un tanque ruso que supuestamente ha destruido. “Muerte confirmada”, dice un Gray autocomplaciente.

Cuando Paul Gray se alistó en la Legión Nacional Georgiana, se unió a miles de voluntarios extranjeros deseosos de luchar contra los rusos en el campo de batalla ucraniano. El dirigente de la Legión, el señor de la guerra georgiano Mamuka Mamulashvili, es un antiguo luchador de artes marciales mixtas que comparte el entusiasmo de Gray por el combate cuerpo a cuerpo. Mamulashvili, que se encuentra en su quinta guerra contra la Federación Rusa, habría sido enviado a Ucrania ante la insistencia de Mikheil Saakashvili, ex presidente georgiano encarcelado que lleva mucho tiempo actuando en Estados Unidos.

Los miembros del Congreso de las principales comisiones de política exterior recibieron a Mamulashvili en sus oficinas del Capitolio. Y los nacionalistas ucranianos-americanos recaudaron dinero para su Legión Georgiana en las calles de Nueva York. Gray se une ahora a una creciente lista de veteranos de la Legión Georgiana con antecedentes nazis. Esa lista incluye a Joachim Furholm, un activista fascista noruego que estuvo brevemente encarcelado tras intentar robar un banco en su país natal.

Después de unirse a la Legión Georgiana, Furholm intentó en repetidas ocasiones reclutar a neonazis estadounidenses en las filas del Batallón Azov, que le había preparado un alojamiento cerca de Kiev, así como “instalaciones de entrenamiento para los voluntarios extranjeros que intentaba reclutar”.

“Ucrania es un laboratorio para el fascismo. Son las condiciones perfectas”. Es como una placa de Petri para el fascismo. Estas son las condiciones perfectas”, dijo Furholm sobre Ucrania en una entrevista de podcast. Refiriéndose a Azov, dijo que “realmente pretenden ayudar al resto de Europa a apoderarse de nuestras tierras legítimas”.

Furholm pidió a los oyentes que se pusieran en contacto con él en Instagram. Cuando un joven de Nuevo México le tendió la mano, el noruego le instó a unirse a la lucha en Ucrania: “Ven aquí, amigo, hay una pistola y una cerveza esperándote”.

Las apariciones de Furholm en los medios de comunicación no se limitaron a los podcasts neonazis marginales. Después de dar un discurso en un mitin de Azov en 2018, fue entrevistado por la Radio Free Europe del gobierno estadounidense.

El nazi que intentó asesinar a su mujer con armamento pesado
Hay un veterano de la Legión Georgiana cuyas hazañas violentas lo han hecho más famoso que incluso Furholm. Es un veterano del ejército estadounidense llamado Craig Lang. Es un asesino buscado que sigue el rastro de Estados Unidos desde la frontera venezolana hasta Ucrania.

Craig Lang es un veterano de Irak y Afganistán que fue herido en este último teatro. Tras regresar a su casa para recibir tratamiento médico, se enzarzó en una discusión con su mujer embarazada, que se vengó enviándole un vídeo en el que aparecía manteniendo relaciones sexuales con otros hombres. Lang recogió rápidamente un chaleco antibalas, gafas de visión nocturna y dos rifles de asalto, dejó su base en Texas y condujo directamente a Carolina del Norte, donde vivía su esposa.

Allí rodeó su piso con minas terrestres e intentó asesinarla. El intento fallido de venganza de Lang le valió una baja deshonrosa y una pena de prisión que se redujo a un breve periodo de unos meses, ya que el ejército conocía su historial de enfermedad mental.

Tras su liberación, Lang siguió yendo y viniendo de la cárcel antes de dirigirse a Ucrania, donde conoció a otro veterano del ejército, Alex Zwiefelhofere. Los dos hombres se unieron a la organización fascista Sector Derecho en 2015, mientras que Lang habría reclutado a decenas de combatientes en Occidente.

En 2016 Lang estuvo luchando junto a la Legión Nacional Georgiana en la región oriental de Donbass, concediendo entrevistas en nombre de la unidad. Mientras estaba en el frente en 2017, Lang y otros seis estadounidenses fueron investigados por el Departamento de Justicia y el FBI bajo la sospecha de “cometer o participar en torturas, tratos crueles o inhumanos, o asesinatos de personas que no estaban (o estaban dejando de estar) tomando parte activa en las hostilidades y/o infligirles intencionadamente grandes daños corporales”.

Lang y los demás sospechosos “tomaron prisioneros a los no combatientes, les dieron puñetazos, patadas, los golpearon con un calcetín lleno de piedras y los mantuvieron bajo el agua”. Lang, de quien se dice que es el “principal instigador” de la tortura, “puede incluso haber matado a algunos de ellos antes de enterrar sus cuerpos en tumbas sin nombre”. Un ciudadano estadounidense a las órdenes de Lang mostró a los investigadores del FBI un vídeo en el que Lang golpeaba, torturaba y finalmente mataba a un vecino. Otro vídeo muestra a Lang golpeando y ahogando a una joven después de que un compañero le inyectara adrenalina para que no perdiera el conocimiento mientras se ahogaba. Lang presuntamente cometió estos delitos como miembro del Sector Derecho.

De Ucrania a África y Venezuela para seguir ‘matando comunistas’
Mientras la guerra de baja intensidad continuaba en el este de Ucrania, en la región de Donbas, se decía que Lang y Zwiefelhofere se habían “cansado de la monotonía de la guerra de trincheras”. En una búsqueda desesperada de acción de combate de alta intensidad, el dúo viajó a África, aparentemente para luchar contra Al-Shabaab, pero fue rápidamente deportado por las autoridades kenianas.

De vuelta a Estados Unidos, el dúo decidió viajar a Venezuela para derrocar a su gobierno socialista y “matar comunistas”. Para financiar su expedición y obtener armas y municiones, publicaron un anuncio en el que decían vender armas. Cuando una pareja de Florida respondió al anuncio, condujeron hasta el Estado del Sol y los asesinaron en su casa, robándoles 3.000 dólares. No está claro cómo Lang consiguió salir de Estados Unidos tras cometer el asesinato, ni tampoco por qué no fue detenido inmediatamente para ser interrogado por el FBI en el marco de la investigación de crímenes de guerra de la oficina en Donbás. De algún modo, el delincuente buscado consiguió cruzar de Estados Unidos a Colombia y volver a Ucrania.

Varios meses después de los asesinatos, Lang y Zwiefelhofer llegaron a Cúcuta (Colombia), una ciudad fronteriza con Venezuela que servía de base para operaciones de desestabilización contra el gobierno de Caracas. Allí se unieron a una banda de insurgentes que pretendía atacar al ejército venezolano. Zwiefelhofer fue detenido a su regreso a Estados Unidos, mientras que Lang logró escapar de la justicia al regresar a Ucrania.

Aunque está en busca y captura para su extradición a Estados Unidos, el abogado de Lang, Dmytro Morhun, dijo que su cliente aparentemente había regresado al campo de batalla. Al informar sobre la pertenencia de Lang a una “brigada de voluntarios” no identificada, señaló que también había reaparecido en las redes sociales con una nueva cuenta de Twitter en la que aparecía una foto suya “vistiendo un uniforme militar ucraniano y blandiendo un arma antitanque”.

La cuenta de Twitter de Lang ofrece una fuerte pista sobre su pertenencia a Sector Derecho, la antigua banda callejera ahora incorporada al ejército ucraniano. Se trata de la misma unidad a la que pertenecía Lang cuando supuestamente torturó a una mujer hasta la muerte.

La impactante saga de Craig Lang, que en su día fue un tema candente, desapareció convenientemente del radar mediático tras la invasión rusa de Ucrania a finales de febrero. El artículo de Politico del 24 de mayo contenía su primera mención en los medios de comunicación convencionales durante meses, con su nombre enterrado en el artículo.

Por su parte, Gray sigue recibiendo una brillante cobertura mediática a pesar de que se han descubierto sus vínculos con organizaciones neonazis. Mientras tanto, los treinta estadounidenses que supuestamente lucharon junto a él siguen sin ser identificados.

Como ha reconocido en privado el Departamento de Seguridad Nacional, es probable que nazis como Gray y sus compatriotas vuelvan pronto al frente de batalla, trayendo consigo una serie de tácticas de combate y nuevas conexiones con una red internacional de militantes fascistas y criminales de guerra. Lo que sucederá entonces es una incógnita.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Whaatsapp: 635967726

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN