Impacto España Noticias Impacto España Noticias

FEMINISMO O VENGANZA

Es el populismo ultra que en nuestro país hace fuego a discreción contra la masa corporal de la gente con pene, los machos alfa

Opinion 07 de junio de 2022 CANO VERA
images
Feminismo

Como las religiones, el movimiento feminista comienza a tener grietas, chorrea egoísmo en la charca política, como nuestros sindicatos de clase, están divididos, muy divididos. Producto del miedo, no se mueve fuera de sus fronteras nacionales. Ahí tenemos el feroz caos de Afganistán, Ucrania, Irán, México, Arabia Saudita, Siria, Sudán, Indonesia, el mismo repartido por igual.

Ni un dedo levantado desde los lujosos despachos del feminismo europeo, y los españoles con señoras de lujo que no se manchan las manos, practicando el síndrome del victimismo ante los jueces, los medios y la amnesia. Antes hacían carrera eligiendo a tíos con porvenir económico, amor fuera, esperando una fortuna, resistiendo desde los blocaos del matrimonio legal, encubierto, como un trabajo sumergido, teoría Bétera que se explica desde hace un montón de años. El negocio, como un negocio y ese negocio explosiona porque el factor sexual se ha convertido en una leyenda para románticos porque el SI O SI necesita notario en permanente guardia.

Es el populismo ultra que en nuestro país hace fuego a discreción contra la masa corporal de la gente con pene, los machos alfa. Luego la violencia de género que no explica sus causas, ni sus nacionalidades, ni esa publicidad morbosa, las manadas callejeras. Si, estamos peor que hace cuatro años, cuando llegaron la caballería, los blindados, los misiles, la infantería y los gases asfixiantes de la permisividad, las drogas, la viruela del mono y la corrupción. Vamos peor, el feminismo español no existe o al menos no funciona, está en manos de los que se suman a una venganza supuesta.

Y ponen en manos de niños y menores el porno duro del móvil o el ordenador, y saltan las fluidas y blancas cascadas, en cambio se cumple a rajatabla que el alcohol no llegue a niños. Crecen los suicidios, ya hemos superado los cinco mil al año, la mayoría gente joven, un treinta y cinco por ciento en el paro, batiendo récords europeos. Y crecen , amada Irene, las enfermedades venéreas, más que en el franquismo o en la guerra incivil. Y preñados incultos para el aborto traumático de niñas.

El origen del feminismo noble, justo, necesario, generoso y urgente se ha hundido en la mierda de la política y el electoralismo. El origen del Movimiento Feminista moderno se remonta a los años treinta y cuarenta del pasado siglo, en concreto la lucha se centra en la obtención de derechos laborales, políticos, jurídicos, sociales y especialmente, humanos, igualdad. Simone de Beauvoir afirmó rotundamente que no se NACE MUJER SE LLEGA A SERLO, pero cuesta trabajo.

Este poderoso clamor viene de lejos, no desde los días paradisíacos de Eva, pero si cuando en 1789 la Asamblea Constituyente francesa aprobó no excluir a las mujeres de los derechos de los que gozaban los varones.

La gran paradoja sin embargo se dio en 1791, al fuego de la revolución y, milicianas. Olympe de Gouges, escritora y filósofa fue la primera mujer ilustrada en alzar la voz en evitación de que todo quedara en papel mojado publicando la DECLARACION DE LOS DERECHOS DE LA MUJER Y LA CIUDADANA, y apuntó una frase célebre: «Las mujeres tienen derecho a ser llevadas a la guillotina y, del mismo modo, derecho a subir a la tribuna para defender la igualdad legal y jurídica entre sexos».

Dos años después fue guillotinada. El escenario de un teatro con guion de venganzas. En nuestro país, dos siglos más tarde, no obstante, las izquierdas, se opusieron a que ellas votaran, influidas por los curas en el secreto de las confesiones. Un país con miedos que termina inmovilizado. Qué error, que inmenso error la violación política, cuando se viola el alma de una mujer. O se cumple el axioma del varón culpable, linchado, son todos iguales, entonces nos dan un baño de androfobia. Y amargura, la impotencia femenina que destroza vidas, atrofiado sicológicamente el ciprina.

Evidente, no soy feminista, ni machista cuando nos ganen por mayoría absoluta, eso sí, siempre procuré tener en mi equipo profesionales femeninos. Creo en la igualdad humana, tan sencillo, porque mi padre me enseñó a ver al poeta que vive en el soldado. Tampoco fui un pastorcillo en el colegio y huyo de los ludópatas, porque dudo del juego sucio, que en política mata.

EPÍLOGO.- El feminismo de salón, buenos trajes y excelentes sueldos, clama al cielo, aquí en España. En mi análisis menciono a países que cortan clítoris y avasallan al género femenino, ni una mano tendida. Es el populismo que postulan las folclóricas del Gobierno. Y leo que cada señora angoleña da a luz entre 8 y 10 hijos y la esperanza de vida roza los 59 años. La violencia sexual contra la mujer en esta nación es un arma de guerra, diaria.

Los servicios médicos –imaginen el nivel– se afanan en la reconstrucción casi imposible del aparato genital femenino, destrozado, con fistulas de grado máximo. Y en la recuperación de su dignidad tampoco los recién nacidos viven como seres humanos. Veintidós años viviendo en África me recuerdan, la carnicería, y veinte dictaduras criminales representadas en la ONU, y Rusia y China armándolas, amigos de Podemos en Ucrania. Con la pandemia, cayendo como moscas.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Whaatsapp: 635967726

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN