Impacto España Noticias Impacto España Noticias

 “Un Mundo feliz” (y II)

“Sin ideales sería inconcebible el progreso y la evolución humana”

Opinion 10 de junio de 2022 Iulen Lizaso
IMG-20220610-WA0010
Un Mundo feliz

Con radicalidad bipolar, el sociólogo, médico y teósofo argentino Jose Ingenieros, clasifica a las personas por separado, en idealistas y mediocres, desde esta visión: ”El culto del hombre práctico, limitado por las contigencias del presente, organiza la rutina y nada crea hacia el porvenir. Solo de los imaginativos espera la ciencia sus hipótesis: del arte su vuelo, de la moral sus ejemplos, de la historia sus páginas luminosas......los prácticos no han hecho mas que aprovecharse de su esfuerzo, vegetando en la sombra”.

 “Hay tantos idealistas como ideales.”. Pero, ¿que es un ideal?, preguntaba Dulcinea al noble hidalgo, cuando una y otra vez le asediaban las dudas en seguir o no alimentando las locuras incompresibles de aquel caballero andante, y también preguntarle a cada locura: ¿porqué lo haces? ..¿que te va en ello? 

 Para José Ingenieros, un ideal no es una fórmula muerta, es una hipótesis perfectible: “El idealista perfecto sería romántico a los 20 años y estoico a los 50”. Excepcionalmente y a pesar de su edad madura, encuadró al Quijote entre los románticos: “Su elocuencia está en su corazón, ya que en vano se confabulan en su contra las embozadas hipocresías mundanas”. Se reafirmaría en esas palabras, tras escuchar la respuesta del estoico caballero manchego, a la pregunta de una bella dama del Toboso invadida de dudas: “Perseguir un ideal, es la misión del verdadero caballero... no; su misión no....su privilegio”. 

 En su análisis de causa/consecuencia, el sociólogo argentino asegura: “Cada individuo es el producto de dos factores: la herencia y la educación”. Siendo así, cualquiera deduce que la primera nos la viene dada. Pero al observar actitudes y comportamientos humanos tan diferentes y extremos, pienso que las personas, no estamos cualificadas para deducir del todo a qué se deben.

 Una parte de esa herencia, la recibimos de los padres físicos, y comprende el cuerpo orgánico. Los “misterios” de la mente; su potencia creadora de ideas, pensamientos, emociones derivadas de ellos y de los dictados emitidos al cuerpo a través de los sentidos, condicionan nuestros comportamientos, aunque en todo ello, y estos últimos, también derivan de lo contenido en la memoria que traíamos, antes de que nuestros padres nos atrajeran a la vida.

 Sobre esto último, su origen, su composición y razón de ser, pienso que nada sabemos los humanos. El origen, contenido, composición, naturaleza vital y energética de la mente, según diversos autores, es lo que potencialmente determinaría nuestro “historial” de ser desde nacer. Causa que, en la medida que cumplimos edad y conservamos forma de pensar, tendencias, pasiones y obsesiones, como consecuencia, repetimos hechos....a no ser que, paremos para repasarnos, decidamos reorientar el timón de la ambición y cambiar el curso de nuestra historia para bien o para mal. Esto, es en una pequeña parte de humanidad, ya que los rutinarios no luchan por lo que querrían ser, solo se lamentan de lo no conseguido o aprovechan de lo conseguido por los “raros” 

Sobre las causas de nuestro “estar” descritos por varios autores, sintonicé con la lectura de la escritora Manuela Hernán Matesanz, al atribuirlo a la naturaleza contenida en la memoria genética que se intercambiaron nuestros padres al momento de la procreación. Causa inicial y consecuencias en la adolescencia y adultez principalmente: “Muchas personas ya adultas no pueden hallar la explicación de sus sufrimientos, tormentos físicos o mentales, inestabilidad ante la vida, conflictos con sus semejantes, rechazo a los padres, transtornos mentales, violencia frente al orden, etc. Muchos buscan el origen de estos males, esperan respuestas que les justifique el error...pero es en el origen donde se comete el error y el origen siempre es la fecundación y la gestación.”

 El feto no nace impecable en una burbuja blindada y esterilizada. La placenta es muy permeable a los efluvios derivados del estado emocional de la madre, a componentes tóxicos en el medioambiente o atmósfera externa e interna. Componentes en los productos de higiene personal y cremas, se introducen en la placenta; el ARNm contenido en las inoculaciones contra el covid, interfiriere en la materia genética, dándose casos de bebés con acidosis y diabetes tipo 2 incluso del tipo1, insulinodependientes, hasta ahora conocida solo en personas adultas. A la vista de ello, el doctor Nestor Palmetti concluye: “Ante ello, los adultos procreadores, debemos reconciliarnos con el cuerpo para que nuestros hijos no nazcan con una “dote” orgánico-vital en negativo, pues luego es más dificil trabajar sobre esa “matriz” tóxica que alberga emociones-basura”

 Si esta civilización del sumun científico-tecnológico, no somos capaces de revertir ese fatídico umbral, a pesar de que sigamos poniendo años a la vida gracias a los “avances” de la gerontología médica -pilar básico del negocio farmaceútico- nunca más conoceremos una generación, que ponga vida a los años y calidad integral de futuro. El mayor fracaso será médico y educacional.

 ¿Porqué la sanidad pública no incluye en su oferta médica terapias oxidativas de bajo costo, y a su vez se concilia con las silenciadas medicinas integrativas, que tan buen resultado han tenido, sin los costosos medicamentos químicos, en personas con neumonías bilaterales y otras sintomatologías covid y cáncer?

 Volviendo a la temática inicial. Aunque algo más alejado de mi comprensión, Arthur Schopenhauer, en su tratado: “El Arte de Sobrevivir”, asegura que: “Nuestro valor moral como intelectual, no entra desde fuera hacia nuestro interior, sino que surje desde lo más profundo de nuestro propio ser”.

 Desde otra visión más racional, la pionera del feminismo español y periodista Concepción Arenal: “El hombre se compone de elementos físicos, intelectuales y morales: los dos primeros los recibe al nacer con una desigualdad que no está en su mano evitar; los elementos morales, en cambio, son obra suya”.

 Siendo que la verdad impersonal es solo una, con mayor o menor acierto en esos diagnósticos, sus autores, lo dejan bien hilvanado en cada una de sus tésis. En particular, los que lo refieren a que, la naturaleza de nuestros pensamientos e ideas en la copa-mente del “árbol” humano, tiene su causa en la naturaleza de los componentes genéticos en su “raíz” invisible. Su última consecuencia la derivación en hechos, que viendo el mundo......hummmm

Pero...¿y los sueños? ¿De quién provienen esos sueños nitidos y en color... y de dónde esos sueños confusos y difusos en blanco y negro?

 Si corregir las causas de esos males, es importante, lo urgente sería descubrir, cual fue el “pecado original”, para acertar en el arranque a dejar de sufrirlas. Identificarlas para no seguir repitiéndolo si se diese el caso y hacer diagnóstico que lleve a: ¿qué hacer? como terapia, o...¿qué dejar de hacer? como solución.  

 ¿Porqué está el mundo progresivamente en zozobra existencial y las personas totalmente “desenroscadas” desde lo público institucional (jurídico-político-militar, científico-médico....) hasta lo íntimo y familiar (suicidios, violencia de género, maltrato infantil y a los padres...), cada vez en ámbitos más cercanos?

 Pienso que tiene que ver mayormente, con ese “pecado original”, derivado de carencias educativas en la edad infante y desidia autoeducativa en la adultez: forma de pensar, de hablar, de superarnos, de relacionarnos, de alimentarnos, etc. Una suma de potencialidades humanas, que viendo el estado de miedo, inseguridad e incertidumbre que hoy asola globalmente a las personas, es la mayor evidencia de que estamos haciendo un uso invertido de ellas.  

 Educarnos para desalienarnos de ese intento de conducción, sería la mejor “vacuna” contra el miedo y su violencia. También base de amistad con uno mismo, que enlazada con cada vez más individualidades amables, hace suma global que nos cambiaría la vida.....hasta convertirla en el mundo feliz que fué.

 Bien lo aclaró Pitágoras: “Dad educación a los niños y no hará falta que los hombres reciban castigo, ni se castiguen entre ellos”.

 Además de la escuela, la televisión es un gran“vacunódromo” potencial. Hoy, con gran carencia y ausencia de programas educativos, también sobre igualdad animal, maltrato y muerte en festejos populares, granjas, criaderos de aves y mataderos para alimentación de nuestros niños..hasta en centros “educativos”.

 ¡Qué diferente!, si desde la infancia, incluyesen esa “vacuna” a favor de la Vida en plural, -sin ese supremacismo de especie, al humano-, tanto en el curriculo escolar como en el de las familias. A partir de esa reeducación en valores desde el derecho a la vida de todas las criaturas, podríamos sentir las primeras semblanzas, de lo que fué aquel mundo feliz, vivido en un planeta Madre, en el que el fruto de sus “pechos”, era el único alimento, para quienes, relacionarse desde la paz, era la actividad más “revolucionaria” en una Tierra de libertad.

 No es de mi fuente este saber; tampoco es filosofía ni fantasía humana. Sí, instrucción en salud y educación, que nos aseguraría un futuro de progreso y existencia......mas humanizadas.   

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Whaatsapp: 635967726

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN