content="aHR0cHM6Ly9pbXBhY3RvZXNwYW5hbm90aWNpYXMuY29t" />

Impacto España Noticias Impacto España Noticias

Twitter “silenció” a médicos que publicaban información veraz sobre COVID, según demanda

Tres médicos han demandado a Twitter, alegando que la empresa violó sus propias condiciones de servicio y las normas de la comunidad cuando suspendió sus cuentas por publicar "declaraciones veraces sobre las medidas políticas, el diagnóstico y/o el tratamiento de COVID-19"

Noticias 05 de julio de 2022 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
Twitter-covid-censura
Twitter

Tres médicos han demandado a Twitter, alegando que la compañía violó sus propias condiciones de servicio y las normas de la comunidad cuando suspendió sus cuentas por publicar “declaraciones veraces sobre las medidas políticas, el diagnóstico y/o el tratamiento de COVID-19”.

Los doctores Robert Malone, Peter McCullough y Bryan Tyson presentaron el lunes la demanda ante el Tribunal Superior de California, en el condado de San Francisco.

La demanda alega que Twitter incumplió los términos de su contrato cuando suspendió permanentemente las cuentas de los demandantes, silenció sus voces y no les proporcionó distintivos de estar “verificados”.

Los demandantes alegan que las acciones de Twitter fueron un factor sustancial que les causó perjuicio, y piden al juez que ordene a Twitter que reactive sus cuentas.

Los tres médicos están representados por los abogados Bryan M. Garrie y Matthew P. Tyson (sin relación con el demandante, Bryan Tyson).

El 12 de mayo, Matthew Tyson envió una carta a los directores y gestores de Twitter en la que solicitaba a la empresa que restableciera las cuentas de cinco médicos, incluidos los demandantes, y les proporcionara distintivos de estar “verificados”. Twitter no respondió.

En la carta, Matthew Tyson admitió que Twitter es una “empresa privada” y que sus condiciones establecen que puede “suspender las cuentas de los usuarios por cualquier motivo o sin él”.

“Sin embargo, Twitter también implementó normas específicas de la comunidad para limitar la desinformación COVID-19 en la plataforma, y Twitter estaba obligado a seguir esos términos”, añadió.

Según la denuncia, las condiciones de moderación de contenidos de Twitter incluían procedimientos para la eliminación de tratamientos ineficaces y criterios de diagnóstico falsos, así como medidas para “etiquetar” la información como “engañosa”.

Twitter tiene una “política de cinco sanciones” como parte de sus directrices de desinformación y normas comunitarias COVID-19.

El sitio web de Twitter manifiesta:

“Las consecuencias por infringir nuestra normativa de información engañosa COVID-19 dependen de la gravedad y el tipo de infracción y del historial de infracciones anteriores de la cuenta. En los casos en los que las cuentas infrinjan repetidamente esta normativa, utilizaremos un sistema de sanciones para determinar si deben aplicarse más medidas coercitivas.”

La sanción 1 es “ninguna acción a nivel de cuenta”. La sanción 2 da lugar a un bloqueo de la cuenta durante 12 horas. La tercera sanción da lugar a otro bloqueo de la cuenta de 12 horas. La sanción 4 da lugar a un bloqueo de la cuenta de siete días y cinco o más infracciones dan lugar a una suspensión permanente.

Los demandantes alegan que confiaron en que Twitter empleara y aplicara sus términos de buena fe y que era previsible para Twitter que los demandantes confiaran en los términos que la empresa está obligada a seguir.

Según la denuncia, un “tuit veraz sobre las medidas políticas, el diagnóstico y/o el tratamiento de la COVID-19” no infringiría las condiciones de servicio de Twitter, las normas de la comunidad, las normativas de moderación de contenidos ni las directrices sobre desinformación.

“Ninguno de estos médicos publicó información falsa o engañosa, ni recibió cinco sanciones antes de la suspensión”, afirmó Matthew Tyson en su carta en Twitter.

“No es casualidad que Twitter haya violado sus propias directrices de desinformación COVID-19 y haya suspendido las cuentas de los doctores Zelenko, Malone, Fareed, Tyson y McCullough”, escribió.

La carta decía:

“Twitter recibió amenazas expresas e implícitas de funcionarios del gobierno para censurar ciertos puntos de vista y ciertos oradores, para evitar que Twitter se enfrentase a la modificación o revocación de la Sección 230, o a la aplicación de la ley antimonopolio. Esta fue una decisión financiera para Twitter.

“En aras de los beneficios, decidió abandonar su papel de proveedor neutral de servicios de Internet y, en su lugar, coludir abierta e intencionadamente con el gobierno para silenciar la expresión legal”.

En un correo electrónico enviado a “The Defender”, el abogado principal, Garrie, y el codefensor, Matthew Tyson, dijeron:

“En este clima político, la honestidad es un bien escaso, y las preocupaciones sobre las vacunas y terapias farmacológicas nuevas y experimentales, así como la seguridad y eficacia de los tratamientos alternativos para pacientes externos, deberían ser objeto de un debate público pleno y transparente.

“Los Dres. Malone, Tyson y McCullough son médicos y científicos altamente cualificados y con credenciales los cuales publicaron información veraz en Twitter que contradecía la narrativa dominante en relación con las medidas políticas, el diagnóstico y el tratamiento del COVID-19.

“Compartieron información basada en hechos que fomentó un importante interés público, ya que personas de todo el mundo intentan decidir cómo tratarse a sí mismas y a sus seres queridos frente a la COVID-19. Twitter los silenció.

“Nuestros clientes pretenden responsabilizar a Twitter no como editor de la Sección 230, sino como contraparte de un contrato, como promotor que ha incumplido las propias condiciones que estableció para moderar los tuits. Haremos que Twitter rinda cuentas ante los tribunales y demostraremos la veracidad de las declaraciones de nuestros clientes para que el mundo las vea.”

Twitter se negó a verificar las cuentas de los médicos
Además de ser suspendidas de Twitter, la empresa se negó a verificar las cuentas de los demandantes a pesar de que éstas cumplían los criterios de verificación de Twitter.

Para ser verificada, una cuenta debe ser “notable y activa”.

Twitter define una cuenta notable como una que incluya a “activistas, organizadores y otras personas influyentes”, incluyendo “personas prominentemente reconocidas”.

Según la denuncia, Malone es un “científico y médico reconocido internacionalmente” que completó una beca en la Escuela de Medicina de Harvard como becario de investigación clínica global y se formó científicamente en los laboratorios de Biología Molecular y Virología de la Universidad de California y del Instituto Salk.

Malone es el “inventor original de la tecnología de vacunación con ARNm, de la vacunación con ADN y de múltiples tecnologías de entrega de plataformas de ADN y ARN/ARN no virales”, y tiene “unas 100 publicaciones científicas, que han sido citadas más de 12.000 veces”.

Tiene una calificación de factor de impacto “sobresaliente” en Google Scholar y es miembro sin derecho a voto del comité [Acelerar las intervenciones terapéuticas y las vacunas de COVID-19] de los Institutos Nacionales de Salud, encargado de gestionar la investigación clínica de diversos tratamientos con fármacos y anticuerpos para la COVID-19.

La denuncia afirma que Malone utilizó su cuenta de Twitter para publicar declaraciones veraces sobre las medidas políticas, el diagnóstico y/o el tratamiento de COVID-19. No recibió ningún golpe por su contenido y no infringió las normas de Twitter, pero su cuenta fue suspendida permanentemente.

McCullough, según la querella, es un médico de gran prestigio que es el fundador y actual presidente de la Sociedad Cardiorrenal de América.

Ha sido “publicado más de 1.000 veces, ha hecho presentaciones sobre el avance de la medicina en todo el mundo y ha sido conferenciante invitado en la Academia de Ciencias de Nueva York, los Institutos Nacionales de Salud, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos y la Agencia Europea del Medicamento”.

McCullough también ha formado parte de los consejos editoriales de múltiples revistas especializadas y ha sido miembro o presidente de los consejos de supervisión de la seguridad de los datos de 24 ensayos clínicos aleatorios.

Fue un “líder en la respuesta médica a COVID-19, tiene más de 30 publicaciones revisadas por pares sobre la infección, y ha comentado y testificado ampliamente sobre el tratamiento de COVID19, incluso ante el Comité del Senado de Estados Unidos sobre Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales”, afirma la demanda.

La cuenta de McCullough fue suspendida, pero Twitter le permitió crear una nueva cuenta que es seguida por más de 480.000 personas. Sin embargo, sigue sin poder recibir un distintivo de estar “verificado”.

En un tuit del 28 de junio, McCullough dijo que “se avecinan problemas para el “transportista general” cuya única función es proporcionar una plataforma para las operaciones de comunicación”, en referencia a la demanda.

Tyson es un médico licenciado con 15 años de experiencia en medicina hospitalaria y de urgencias. Ejerce con el Dr. George Fareed, que también fue suspendido de Twitter por publicar lo que, según él, era información veraz de COVID-19.

Tyson y Fareed se han “ganado el reconocimiento internacional por haber proporcionado un tratamiento temprano exitoso a más de 10.000 pacientes de COVID-19, con cero muertes de pacientes cuando el tratamiento se iniciaba dentro de los 7 días”, afirma la demanda.

Tyson testificó en varios procedimientos sobre los primeros protocolos de tratamiento y fue coautor de un libro sobre el COVID-19.

También se presentó como candidato a la Cámara de Representantes de Estados Unidos por el 25º Distrito del Congreso de California, pero no se le consideró una “figura notable de interés público” en relación con las medidas políticas, el diagnóstico y/o el tratamiento del COVID-19, lo que le prohibió obtener un distintivo de estar “verificado” en Twitter.

Tyson dice que sólo publicó declaraciones veraces sobre las medidas políticas, el diagnóstico y/o el tratamiento de la COVID-19 en su cuenta, y que ninguno de sus tuits fue clasificado como merecedor de “sanción” ni violó los términos de servicio de Twitter.

Al igual que la de Malone, las cuentas de Tyson y Fareed fueron suspendidas permanentemente.

“En pocas palabras, se trata de cinco [médicos representantes] de las voces más informadas y útiles del mundo en relación con el tratamiento de la COVID-19”, escribió Matthew Tyson en su carta. “Inquietantemente, Twitter los silenció a todos”.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

TEAMING, DONA UN EURO AL MES

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Whaatsapp: 635967726

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN