Impacto España Noticias Impacto España Noticias

Últimas noticias

ELECCIONES 2023  : UNIVERSIDADES (II)

¿Cuáles serían entonces los retos y propuestas para la misión de la Universidad ante las elecciones de 2023?

Opinion 08 de julio de 2022 MARIANO GALIÁN TUDELA
Universidad de Santiago de Compostela
Universidad

Hace unos días iniciábamos este buen reto de la universidad en el siglo XXI y posibles propuestas para argumentar ante las elecciones de 2023 cuya maquinaria, a marchas forzadas, empezarán a partir del próximo septiembre. La misión de la universidad, la universidad genuina por excelencia y la búsqueda de la verdad y libertad eran temas fundamentales en la propuesta pasada. Es muy posible que al leer el anterior artículo se me tachase de ingenuidad y pueril por los años en que estamos discurriendo, pero también debe ser esperanzador ante lo bueno, así como ansiamos muchas veces las recetas de la abuela y ladeamos los diversos productos industriales que se nos ponen como muestras en el día de hoy.

 Sabemos que las noticias vuelan cada segundo, de manera instantánea y, es muy necesario que las universidades, sin dejar de tener los pies en el suelo, no caigan en un enloquecimiento compulsivo para exponer a la comunidad científica internacional los logros de tales investigaciones, olvidando contrastarlos en un diálogo interdepartamental para enriquecerlos, dando así más calidad al quehacer universitario. Hace algunos años leía a un presidente de una universidad americana impartiendo una memorable conferencia y ya, con el tiempo recorrido, nos alertaba de las consecuencias hacia peligros en extenderse con un  “no” hacia el concepto “universidad” sino “multiversidad”, esto es, agrupación de departamentos aislados que rivalizan entre sí por aparecer en cabeza de los diversos rankings anuales de excelencia investigadora.

Nefasto proceder. Cualquier diálogo abierto, esperanzador y respetuoso va dando forma a una atmósfera de la vida académica. Cuando en tales conversaciones se mantienen talantes serenos y constructivos, nos puede surgir un proceso de fecundación cruzado por el que la luz que proyectan otros puntos de vista amplia, no les quepa duda, los logros de una investigación hacen surgir la posibilidad de establecer entre los interlocutores grandes relaciones, donde todos tienen lecciones que adquirir e ideales que compartir.

En la amistad que surge, valorar al otro no se mide por lo que posee, ni por lo que es: el afecto se le profesa por ser quien es. Nos encontramos pues con la comprensión, aceptación y deseo de recorrer con el amigo, con el vecino del despacho de la facultad, codo con codo, un camino de mejora, de búsqueda de la verdad. Todo muy distinto a lo que nos está pasando en las diferentes Facultades Españolas, donde ni se conocen pero sí abundan los roces por estereotipos ideológicos donde parece más un mercado de productos que un recinto de sabiduría. No cabe la menor duda de que sentirse valorado por uno mismo es un gran tesoro. Ya San Agustín de Hipona, grande entre los grandes, comentaría que no existe amor verdadero si no hay amor a la verdad, y que  “ verum y bonum” son dos realidades indisociables.

¿Cuáles serían entonces los retos y propuestas para la misión de la Universidad ante las elecciones de 2023?

Sigue siendo una gran  contribución que la distingue  por los servicios que presta, donde al finalizar los estudios, nuestros alumnos salen al mundo del trabajo y de ellos depende la verdadera construcción de un nuevo modo de convivencia en el que se propugne de manera irrenunciable defender la dignidad humana y dicha defensa entraña fomentar una solidaridad universal entre personas y países que erradiquen hambre y pobreza, proporcione servicios sociales dignos y elimine toda barrera para acceder a la ciencia y a la cultura.

Tal como se ve, dicha cruzada, hoy mismo no es tarea fácil. Habrá que remar contracorriente, y para evitar ser arrastrados por el torbellino del relativismo, deberán tener además de magnífica preparación profesional, unas sólidas convicciones que habrán de fraguarse, como arraigados hábitos operativos, en los años de su permanencia en los campus universitarios. Todo lo demás será día tras día marear la perdiz y hacer un nido de avispas ideológicas. Catedráticos universitarios de primera fila lo siguen argumentando , donde en vez de ser centros de sabiduría se han convertido en bares de colegas para ambientar sus ideas revolucionarias, por supuesto, con la aprobación silenciosa de rectores y afines. De ello y de más, me llega desde la Universidad de Jaén que el día a día el tema se las trae y fuerte. 

Hoy, la causa de la crisis universitaria y, que en gran medida ha generado la subversión de valores, es que la institución universitaria ha dejado de ser un paradigma vital y se ha convertido en un paradigma de conocimiento útil, en el que el quehacer universitario se limita a transmitir conocimientos, si tienes suerte, conocimientos novedosos, enseñar técnicas avanzadas, adiestrar en el acceso a la base de datos y en el manejo de dispositivos y programas informáticos, pero prescinde de fomentar hábitos morales no utilitarios. Así, no resulta aventurado afirmar que los años en que los estudiantes permanecen en las aulas hacen de ellos personas que saben más, pero no podemos asegurar que los hagan mejores individuos, mejores ciudadanos. Este cambio de paradigma ha ocasionado también una mutación del rol del profesor universitario, que ha dejado de ser un maestro que imitar para convertirse, en el mejor de los casos, en un inventor a quien admirar. 

Así, el gran reto que hemos de afrontar desde nuestras universidades consiste en recuperar el espíritu genuino de estos grandes y sabios recintos, adaptándolos con creatividad a las actuales circunstancias, sin obviar la excelencia en el cultivo de los saberes útiles y de algunas destrezas profesionales específicas. Es más que alentador cuando la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior del 2009, titulada “La nueva dinámica de la educación superior y la investigación para el cambio social y el desarrollo, promovida por la UNESCO”, declarase: La educación superior debe no solo proporcionar competencias sólidas para el mundo de hoy y de mañana, sino contribuir además a la formación de ciudadanos dotados de principios éticos, comprometidos con la construcción de la paz, la defensa de los derechos humanos y los valores de la democracia. De ello ya han pasado 13 años pero el tema, por desgracia va a más.

  Deseamos que existan auténticos partidos políticos que de manera eficaz tengan presente lo que muchos deseamos. Sabemos que existen opciones políticas que van a luchar por ello, es posible que de tales luchas salgan mal parados pero habrá merecido la pena, sacar a la palestra una vez más que la Universidad no es un cajón de ratones ni una cantina malparada. Que la Universidad del presente y del futuro sigan siendo, a pesar de todo, los centros neurálgicos de la verdad y de la investigación en pro de la vida de nuestra ciudadanía.

  Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

TEAMING, DONA UN EURO AL MES

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Whaatsapp: 635967726

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN