content="aHR0cHM6Ly9pbXBhY3RvZXNwYW5hbm90aWNpYXMuY29t" />

Impacto España Noticias Impacto España Noticias

La ONU y el Foro Económico Mundial tras la “guerra contra los agricultores” para provocar hambre

“Es indispensable el control público de la utilización del suelo”, decía la declaración de la ONU, un preludio de la ya infame “predicción” del Foro Económico Mundial de que en 2030 “no serás dueño de nada”

Noticias 28 de julio de 2022 Alex N.
Foro-de-Davos-resumen-1-1024x576-1-1024x570

Los expertos afirman que los objetivos de desarrollo de la «agenda 2030» están en la base de las políticas de sostenibilidad que podrían conducir a la escasez de alimentos

El creciente ataque regulatorio a los productores agrícolas, desde Holanda y Estados Unidos hasta Sri Lanka y otros países, está estrechamente vinculado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la “Agenda 2030” de las Naciones Unidas y a los socios de la ONU en el Foro Económico Mundial (FEM), según declararon numerosos expertos.

 De hecho, varios de los 17 “Objetivos de Desarrollo Sostenible” (ODS) de la ONU están directamente implicados en las políticas que están exprimiendo a los agricultores, los ganaderos y los suministros de alimentos en todo el mundo.

Miembros de alto nivel del Partido Comunista Chino (PCCh) dentro del sistema de la ONU ayudaron a crear los ODS y actualmente están ayudando a dirigir la implementación del plan global de la ONU.

 GettyImages-1237781716-600x363-1
Si no se controla, múltiples expertos dijeron que las políticas de sostenibilidad respaldadas por la ONU sobre la agricultura y la producción de alimentos conducirían a la devastación económica, la escasez de productos críticos, la hambruna generalizada, y una dramática pérdida de las libertades individuales.

 El fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (FEM), Klaus Schwab, es visto en la apertura de la Agenda de Davos del FEM en Cologny, cerca de Ginebra, el 17 de enero de 2022. 
Millones de personas de todo el mundo se enfrentan ya a una peligrosa escasez de alimentos, y las autoridades de todo el mundo afirman que esta situación empeorará a medida que avance el año.

Hay una agenda detrás de todo esto, dijeron los expertos.

 Incluso la propiedad privada de la tierra está en la mira a medida que la producción global de alimentos y la economía mundial se transforman para cumplir los objetivos globales de sostenibilidad, según muestran los documentos de la ONU revisados.

Como explica la ONU en su sitio web sobre los ODS, los objetivos adoptados en 2015 “se basan en décadas de trabajo de los países y de la ONU”.

 Una de las primeras reuniones en las que se definió la agenda de la “sostenibilidad” fue la Conferencia de la ONU sobre Asentamientos Humanos, conocida como Hábitat I, que adoptó la Declaración de Vancouver.

En ella se argumentaba que “la tierra no puede ser tratada como un bien ordinario controlado por individuos” y que la propiedad privada de la tierra es “un instrumento principal de acumulación y concentración de la riqueza y por lo que contribuye a la injusticia social”.

“Por consiguiente, es indispensable el control público de la utilización del suelo”, decía la declaración de la ONU, un preludio de la ya infame “predicción” del Foro Económico Mundial de que en 2030 “no serás dueño de nada”.

Numerosas agencias y funcionarios de la ONU han esbozado su visión de la “sostenibilidad” desde entonces, incluyendo peticiones para restringir drásticamente la energía, el consumo de carne, los viajes, el espacio vital y la prosperidad material.

 Según los expertos entrevistados, algunos de los líderes corporativos más ricos y poderosos del mundo están trabajando con los comunistas en China y otros lugares en el esfuerzo por centralizar el control sobre la producción de alimentos y aplastar a los agricultores y ganaderos independientes.

GettyImages-1211156698-600x400-1

 Soldados militares chinos marchan en la Plaza de Tiananmen en Beijing, China, el 28 de abril de 2020. 
El FEM, una red de grandes empresas multinacionales que colabora estrechamente con el PCCh, es un “socio estratégico” de la ONU en la Agenda 2030.

La creciente regulación de la producción de alimentos e incluso los esfuerzos por cerrar muchas granjas y ranchos se producen mientras funcionarios de todo el mundo, como el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el jefe del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, David Beasley, advierten de la inminente escasez de alimentos en todo el mundo.

 Sin embargo, en lugar de relajar las restricciones y fomentar una mayor producción, los gobiernos occidentales y muchos gobiernos que dependen de la ayuda están tomando medidas aún más duras.

Los agricultores holandeses, que ya se encuentran en un punto crítico, respondieron este verano con protestas masivas en todo el país. Esto siguió a los violentos disturbios en Sri Lanka relacionados con la escasez de alimentos causada por la política gubernamental.

GettyImages-1241614185-600x400-1

Los gobiernos y las organizaciones internacionales han alegado varios pretextos para las controvertidas políticas, que van desde el aumento de la “sostenibilidad” y la protección de diversos tipos de flora y fauna hasta el fomento de la “justicia económica” e incluso la devolución de tierras a los pueblos indígenas.

Sin embargo, según los críticos de estas políticas, el objetivo no es preservar el medio ambiente ni luchar contra el cambio climático.

En cambio, los expertos advierten que el discurso de la “sostenibilidad” y las demás justificaciones son una herramienta para obtener el control de los alimentos, la agricultura y las personas.

 “El objetivo final de estos esfuerzos es reducir la soberanía tanto de las naciones como de las personas”, explicó el presidente Craig Rucker, de Committee for a Constructive Tomorrow (CFACT), una organización de políticas públicas especializada en cuestiones medioambientales y de desarrollo.

“La intención de quienes impulsan esta agenda no es salvar el planeta, como pretenden, sino aumentar el control sobre las personas”, continuó Rucker en una entrevista con The Epoch Times, añadiendo que el objetivo es centralizar el poder a nivel nacional e incluso internacional.

Objetivos de desarrollo sostenible de la ONU-Agenda 2030

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, a menudo denominados “Agenda 2030”, fueron adoptados en 2015 por la ONU y sus estados miembros como guía para “transformar nuestro mundo”.

Aclamados como un “plan maestro para la humanidad” y una “declaración de interdependencia” global por altos funcionarios de la ONU, los 17 objetivos incluyen 169 metas que involucran todas las facetas de la economía y la vida.

“Todos los países y todas las partes interesadas, actuando en colaboración, aplicarán este plan”, declara el preámbulo del documento, señalando repetidamente que “nadie se quedará atrás”.

 GettyImages-1030420990
Entre otros elementos, el plan de la ONU pide la redistribución de la riqueza nacional e internacional en el Objetivo 10, así como “cambios fundamentales en la forma en que nuestras sociedades producen y consumen bienes y servicios”.

Utilizar el gobierno para transformar toda la actividad económica es una parte fundamental de los ODS, ya que el Objetivo 12 exige “modalidades de consumo y producción sostenibles”.

Entre las metas específicas esbozadas en el Objetivo 12 hay varias directamente relacionadas con las políticas agrícolas que socavan la producción de alimentos. Entre ellas, “la gestión sostenible y el uso eficiente de los recursos naturales”.

Y lo que es más importante, el documento exige “la gestión ecológicamente racional de los productos químicos y de todos los desechos a lo largo de su ciclo de vida, de conformidad con los marcos internacionales convenidos”.

Como parte de esto, las personas y especialmente los agricultores deben “reducir significativamente su liberación a la atmósfera, el agua y el suelo a fin de minimizar sus efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente”.

Otros ODS de la ONU que están directamente vinculados a lo que los críticos han llamado la “guerra contra los agricultores” incluyen el Objetivo 14, que aborda “la contaminación marina de todo tipo, en particular la producida por actividades realizadas en tierra, incluidos los detritos marinos y la polución por nutrientes”. La ONU describe regularmente la agricultura y la producción de alimentos como una amenaza para el océano.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), dirigida actualmente por el ex viceministro de Agricultura y Asuntos Rurales del PCCh, Qu Dongyu, está ayudando a liderar esta tarea.

En su informe de 2014 “Construyendo una visión común para la agricultura y alimentación sostenibles“, la controvertida agencia de la ONU pide restricciones drásticas en el uso de fertilizantes, pesticidas, emisiones y agua en el sector agrícola.

Como ejemplo de cómo debe reformarse la agricultura para ser considerada sostenible por la ONU, el informe de la FAO declara que “el uso excesivo de fertilizantes nitrogenados es una de las principales causas de la contaminación del agua y de las emisiones de gases de efecto invernadero”.

GettyImages-81380713-600x389-1

La FAO, con sede en Roma, no respondió a una solicitud de comentarios.

Otro de los 17 ODS que tiene un impacto directo en la agricultura y la producción de alimentos es el Objetivo 2 con sus llamamientos a la “agricultura sostenible” y la “producción sostenible de alimentos”.

El Objetivo 6, por su parte, aboga por la “gestión sostenible del agua”, que incluye varias metas relacionadas con el uso del agua en la agricultura y los vertidos.

Dado que los líderes de la ONU consideran que la agricultura y la producción de alimentos son factores clave que contribuyen al supuesto cambio climático provocado por el hombre, el Objetivo 13 también es importante. Pide a los gobiernos que “integren las medidas relativas al cambio climático en las políticas, estrategias y planificación nacionales”.

El Objetivo 15, que trata del uso sostenible de los ecosistemas terrestres, también tiene múltiples metas que afectan a la agricultura y la producción de alimentos.

En todo el mundo, los gobiernos nacionales y regionales están trabajando con las agencias de la ONU para implementar estos objetivos de sostenibilidad en la agricultura y otros sectores.

Por ejemplo, en respuesta a los acuerdos de biodiversidad de la ONU, la Unión Europea ha promulgado varios programas de biodiversidad respaldados por la ONU, como Natura 2000 y la Estrategia de Biodiversidad de la UE para 2030, que han sido citados por el gobierno holandés y otros en sus políticas agrícolas.

La ONU también se jacta públicamente de su papel en la imposición de los ODS en Sri Lanka y otras naciones que sufren escasez de alimentos y calamidades económicas vinculadas a los mismos programas de sostenibilidad global.

En todo el mundo, casi todos los gobiernos nacionales dicen que están incorporando los ODS de la ONU a sus propias leyes y reglamentos.

Foro Económico Mundial: ¿”Socios en el crimen”?

Junto a la ONU hay varias de las llamadas “partes interesadas” que son fundamentales para aplicar las políticas de desarrollo sostenible a través de las llamadas “asociaciones público-privadas”.

En el centro de ese esfuerzo está el cada vez más controvertido Foro Económico Mundial, que desde 2020 ha estado impulsando una transformación total de la sociedad conocida como el “Gran Reinicio”.

En 2019, el FEM firmó una “asociación estratégica” con la ONU para impulsar la Agenda 2030 dentro de la comunidad empresarial mundial.

wef-600x390-1

El acuerdo oficial definió “áreas de cooperación para profundizar el compromiso institucional y acelerar conjuntamente la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

Muchos de los principales responsables de la Agenda 2030, incluidos altos dirigentes de la ONU como el actual secretario general de la ONU, Antonio Guterres —un socialista autoproclamado—también han trabajado con el FEM durante décadas.

Y el FEM ha sido explícito con sus objetivos. Recientemente lanzó una “Alianza de Acción Alimentaria” (FAA, por sus siglas en inglés) que admite en su sitio web que la Agenda 2030 de la ONU “orienta la ambición de la FAA para proporcionar una plataforma duradera y a largo plazo para la acción de múltiples partes interesadas en los sistemas alimentarios para cumplir con los ODS”.

Junto a la “Cumbre de Sistemas Alimentarios” de la ONU en septiembre de 2021, la FAA del FEM publicó un informe en el que esboza su propia “agenda de liderazgo para la colaboración de múltiples partes interesadas para transformar los sistemas alimentarios”.

Entre otros elementos, el documento resume las ideas de la FAA sobre “el apoyo a las asociaciones de sistemas alimentarios transformadores, y su propuesta de valor más allá de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU de 2021 para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU”.

La preocupación pública del FEM por transformar la agricultura y el suministro de alimentos se remonta a más de una década, al menos.

En colaboración con varias empresas, el FEM publicó en 2010 un informe en el que se esbozaba una “Nueva visión de la agricultura” que incluía una “Hoja de ruta para las partes interesadas”. En él participan muchas de las mayores empresas alimentarias del mundo que dominan el mercado y son propietarias de innumerables marcas populares.

El sitio web del FEM está repleto de información que pretende justificar una transformación total del suministro de alimentos por parte de las “partes interesadas”.

“A medida que los sistemas alimentarios mundiales estén cada vez más interconectados, será necesaria una coordinación eficaz entre un conjunto diverso de partes interesadas”, afirma el FEM en su plataforma de “Inteligencia Estratégica”, citando frecuentemente a la FAO como fuente.

“El potencial para elaborar nuevos enfoques sistémicos de los sistemas alimentarios que incluyan a un conjunto diverso de partes interesadas presenta oportunidades para ayudar a alimentar al mundo de forma sostenible en el futuro”, afirma el grupo.

Las frecuentes referencias de la organización a las “partes interesadas” se refieren a los gobiernos, las empresas y las llamadas “Organizaciones No Gubernamentales” (ONG) que a menudo son financiadas por esas mismas empresas y gobiernos. Todos ellos colaboran en el tema.

Por ejemplo, el FEM se jacta de haber incorporado a gigantes empresariales como Coca-Cola y Unilever para promover un “futuro más sostenible”.

La Fundación Rockefeller, que acaba de publicar un informe sobre cómo “reajustar la mesa” y “transformar el sistema alimentario de Estados Unidos”, también es un actor clave.

Los “Centros de Innovación Alimentaria” del FEM en todo el mundo están destinados a ser una parte importante de esta transformación global.

En su intervención ante el Foro Económico Mundial sobre la “transformación de los sistemas alimentarios y el uso de la tierra” en la Semana de la Agenda de Davos del año pasado, el primer ministro holandés, Mark Rutte, anunció que los Países Bajos acogerían la “Secretaría de Coordinación Global de los Centros de Innovación Alimentaria de la Economía Mundial”.

La Secretaría, continuó, “conectará a todos los demás Centros de Innovación Alimentaria” que “facilitarán la creación de las asociaciones que necesitamos”.

Ni el FEM ni la Fundación Rockefeller respondieron a las solicitudes de comentarios sobre su papel en la Agenda 2030 o las políticas agrícolas que se están llevando a cabo en todo el mundo.

Otras organizaciones y entidades implicadas en el esfuerzo son poderosas fundaciones exentas de impuestos como la Fundación Gates, los gobiernos regionales al estilo de la UE que proliferan en todo el mundo y diversos grupos financiados por ellos.

Exprimiendo a los agricultores y al suministro de alimentos

En todo el mundo, las políticas gubernamentales alineadas con los ODS de la ONU están exprimiendo a los agricultores, especialmente a los productores más pequeños e independientes que no pueden absorber los costes añadidos de la regulación y el control adicionales.

GettyImages-1241731798-600x400-1

En Sri Lanka, donde se celebran las ideas de sostenibilidad de la ONU, el presidente Gotabaya Rajapaksa, ahora destituido, anunció en la cumbre climática COP26 de la ONU en 2021 que su gobierno iba a prohibir los fertilizantes y pesticidas químicos.

“Recientemente, Sri Lanka restringió las importaciones de fertilizantes químicos, pesticidas y weedicidas debido a la preocupación por la salud pública, la contaminación del agua, la degradación del suelo y los impactos en la biodiversidad”, dijo Rajapaksa a los líderes mundiales ante la aclamación generalizada.

“Aunque con la oposición de los grupos de presión atrincherados, esto ha creado oportunidades para la innovación y la inversión en la agricultura orgánica, que será más saludable y sostenible en el futuro”, añadió.

En realidad, aunque se revocaron rápidamente, las políticas produjeron una escasez catastrófica de alimentos, hambre generalizada y, finalmente, una revuelta popular que derrocó al presidente y a su gobierno.

En 2019, el gobierno socialista de Sri Lanka también se asoció con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente para lanzar la Campaña Mundial de Nitrógeno de las Naciones Unidas, con el fin de promover las políticas sobre nitrógeno respaldadas por la ONU que ahora proliferan en todo el mundo.

En los Países Bajos, sede de la Secretaría del “Centro de Innovación Alimentaria” del FEM, las autoridades están imponiendo políticas sobre el nitrógeno que se espera que diezmen el sector agrícola altamente productivo de la nación. Los planes también incluyen la expropiación generalizada de explotaciones agrícolas.

“Los planes de expropiación del gabinete son una auténtica declaración de guerra contra el sector agrícola”, dijo el diputado holandés Gideon van Meijeren, del Foro para la Democracia (FVD), en De Dagelijkse Standaard. “Bajo falsos pretextos, se está despojando a los agricultores de sus tierras, se están demoliendo granjas centenarias y se está destruyendo totalmente a las familias de los agricultores”.

Los expertos advirtieron de las peligrosas consecuencias que se derivan de estas políticas de sostenibilidad, como la escasez de alimentos, el aumento de los precios, el malestar social, etc.

“Se puede vislumbrar el futuro verde y sostenible contemplando ahora Holanda y Sri Lanka”, dijo Bonner Cohen, miembro del Centro Nacional de Investigación de Políticas Públicas.

Y sin embargo, la agenda se está extendiendo rápidamente. La semana pasada, las autoridades federales canadienses anunciaron restricciones similares sobre los fertilizantes y el nitrógeno, tras una serie de restricciones sobre la producción de energía, lo que provocó la indignación de los funcionarios provinciales y los agricultores.

En Irlanda, el Reino Unido y otras naciones europeas, diversos esfuerzos gubernamentales también están encaminados a reducir la producción agrícola en el marco de programas de sostenibilidad.

Mientras tanto, además de continuar con las políticas que pagan a los agricultores para que no cultiven alimentos, el gobierno de Biden está tratando de imponer las métricas y los informes “ambientales, sociales y de gobernanza” respaldados por el FEM a las empresas a través de la Comisión de Bolsa y Valores.

Las asociaciones de agricultores y más de 100 miembros del Congreso argumentaron que el plan llevaría a la quiebra a los pequeños y medianos agricultores que no pudieran cumplir con los requisitos de información sobre el clima para hacer negocios con las empresas públicas, incluso cuando el mundo avanza hacia una escasez generalizada de alimentos.

En parte, los expertos afirman que la insistencia en este tipo de políticas se debe a que quienes las imponen están en gran medida aislados de los daños que causan.

“Las élites mundiales de los gobiernos, las organizaciones transnacionales y los consejos de administración de las empresas —bien representadas en el FEM— están tan atrapadas en su virtud de exhibición del clima, de la que muchas esperan beneficiarse económicamente mediante inversiones en energía verde, que tardan en darse cuenta de que están completamente alejadas de la realidad”, añadió el Dr. Cohen, del Centro Nacional de Investigación de Políticas Públicas, especializado en cuestiones medioambientales.

“Pocos de los que imponen regulaciones a los agricultores han pisado alguna vez una granja”, continuó. “En virtud del poder y la riqueza que ya tienen estas personas, están protegidos de las consecuencias de las políticas erróneas que imponen al resto del mundo. Esa carga la soporta la gente corriente de todo el mundo, de la que los de Davos y sus socios en el crimen no saben nada”.

El objetivo es quebrar las granjas independientes y centralizar el control: Expertos

El Dr. Sterling Burnett, que tiene un doctorado en ética medioambiental y dirige el Centro Arthur B. Robinson de Política Climática y Medioambiental del Instituto Heartland, sin ánimo de lucro, explicó que el desastre de Sri Lanka ofrece un adelanto de lo que le ocurrirá a Estados Unidos y Europa si los responsables políticos continúan siguiendo la agenda de sostenibilidad de la ONU.

“No es una guerra contra la agricultura, es una guerra contra la pequeña agricultura y los agricultores independientes”, dijo  en una entrevista telefónica. “Es una guerra en apoyo de las industrias agrícolas de élite y a gran escala”.

GettyImages-1241609559-600x402-1

Aunque los ODS de la ONU hablan de ayudar a los “pequeños productores de alimentos”, Burnett argumentó que las granjas y ranchos independientes están en el punto de mira de la ONU para ayudar a consolidar el control sobre el suministro de alimentos.

Los responsables políticos están “en el bolsillo” de los grandes intereses corporativos, como Conagra, Blackrock, State Street, Vanguard y otros, dijo.

“Les gustaría que todos sus pequeños competidores desaparecieran”, dijo, reiterando las preocupaciones expresadas por muchos otros expertos.

El director ejecutivo de Blackrock, Larry Fink, cuya firma gestiona más dinero que cualquier otra empresa del mundo, “quiere imponer sus valores a las empresas utilizando el dinero de otras personas”, añadió Burnett.

Fink, que forma parte de la junta directiva del poderoso Consejo de Relaciones Exteriores y colabora estrechamente con el FEM, es uno de los principales artífices de la presión para imponer a las empresas estadounidenses las métricas “medioambientales, sociales y de gobernanza”.

“Se trata de los súper ricos imponiendo sus valores al resto de nosotros”, dijo Burnett, señalando que estaban contentos de trabajar con los comunistas en este esfuerzo.

“En lo que respecta al Foro Económico Mundial, no se puede tener un Gran Reinicio si no se restablece el suministro de alimentos, porque los alimentos son necesarios para todo el mundo”, continuó. “Stalin lo reconoció: Quien controla los alimentos controla al pueblo. Lo mismo con la energía”.

Mientras los precios se disparan y los agricultores quiebran, las grandes empresas, aliadas con los gobiernos y las organizaciones internacionales, recogerán los pedazos.

Mientras tanto, como se ha visto recientemente en Sri Lanka, es probable que la gente hambrienta, llevada al límite, reaccione.

“La gente no se moría de hambre el 6 de enero”, dijo Burnett, refiriéndose a la protesta y los disturbios del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos. “La crisis de la cadena de suministro está ocurriendo, los estantes ya se están quedando vacíos, y cuando la gente tiene hambre no se va a quedar sentada sin hacer nada”.

El fundador y jefe del American Policy Center, Tom DeWeese, un destacado experto y crítico de las nociones de sostenibilidad de la ONU, advirtió que la guerra contra los agricultores formaba parte de una agenda más amplia para despojar a la gente de su libertad.

“Siempre en el pasado, cuando las fuerzas tiránicas querían gobernar el mundo, construían ejércitos e invadían, rompían cosas, mataban a la gente y forzaban el sometimiento”. “Ahora nos enfrentamos a una fuerza diabólica que ha descubierto la manera de conseguir que renunciemos voluntariamente a nuestras libertades y les ayudemos a subyugarnos”.

“¿Cuál podría ser una herramienta tan poderosa? La amenaza del Armagedón Ambiental”, dijo DeWeese, señalando el discurso del cambio climático provocado por el hombre como el principal ejemplo.

Citando a numerosos funcionarios y documentos de la ONU, DeWeese dijo que la agenda no era salvar el clima, sino transformar el planeta y centralizar el control sobre la población.

Además de la ONU y el FEM, grandes empresas como Vanguard y Blackrock están trabajando para tomar el control del suministro de alimentos, dijo.

Ya hay un pequeño puñado de empresas en las que esas dos firmas de inversión son los principales accionistas que dominan la industria mundial de alimentos y bebidas. Al tomar el control de la agricultura, lo controlarán todo.

“El objetivo es tener el control total de la producción de alimentos”, dijo, señalando que pretenden poseer todas las semillas e incluso cultivar carne sintética en instalaciones que ya están siendo respaldadas financieramente por Bill Gates y otros multimillonarios.

bill-gates-600x400-1

Los cultivos transgénicos también ocupan un lugar destacado en la agenda.

La ONU, el FEM y otros también están avanzando en la promoción de insectos y malezas como alimentos. En todo el mundo occidental están apareciendo rápidamente instalaciones de producción de proteínas de insectos.

Pero la cosa se pone aún más oscura, según DeWeese.

“Si la gente se muere de hambre, es mucho más fácil subyugarla”, observó, y añadió que la despoblación y el control de la humanidad han estado en la agenda de las élites mundiales durante décadas.

La llamada “guerra contra los agricultores” también se produce en medio de lo que los críticos han descrito como una “guerra contra la energía” respaldada por el gobierno que está afectando a la agricultura y prácticamente a todos los demás sectores.

Esto incluye la limitación de la exploración energética, el cierre de centrales eléctricas, el cobro de tasas e impuestos especiales y otras políticas que han provocado un rápido aumento de los costes en todo el mundo occidental, aunque no en lugares como China.

Los expertos entrevistados instaron a los estadounidenses a resistirse a la guerra contra los agricultores y a las políticas de sostenibilidad respaldadas por la ONU utilizando diversos medios. Entre ellos, la implicación política, la modificación de los hábitos de compra, la búsqueda de fuentes alternativas de alimentos, como los agricultores locales, y otras medidas.

La ONU no respondió a las solicitudes de comentarios

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

TEAMING, DONA UN EURO AL MES

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Whaatsapp: 635967726

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN