content="aHR0cHM6Ly9pbXBhY3RvZXNwYW5hbm90aWNpYXMuY29t" />

Impacto España Noticias Impacto España Noticias

El aislamiento de Rusia es una fantasía occidental

Seis meses después está claro que Moscú sigue manteniendo, si no reforzando, las relaciones con otros países

Noticias 04 de agosto de 2022 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
rusia
Rusia

Tras la Guerra de Ucrania, los países occidentales decidieron doblegar a Rusia sancionando su economía y aislándola del resto del mercado mundial. Seis meses después está claro que Moscú sigue manteniendo, si no reforzando, las relaciones con otros países. La economía rusa se ha visto privada de muchos recursos y salidas, pero el país ha salido airoso de las sanciones, al menos de momento. El Kremlin continúa su ofensiva en Ucrania y, cuanto más tiempo transcurra, será peor para la OTAN y para Ucrania.

Si las sanciones han dañado la economía rusa, no conseguirán doblegar al Kremlin. Rusia está acostumbrada a las sanciones y se ha preparado para ellas. Tiene muchos socios comerciales que no se han sumado al boicot occidental, entre ellos varias grandes potencias, y sigue comerciando con Europa Occidental, que sigue dependiendo del petroleo y el gas ruso, entre otgras materias primas.

El contraste entre la reunión del G7, en la que participaron todos los países occidentales, dos meses antes, y la reunión del G20 en Indonesia, el mes pasado, es sorprendente. En la primera reunión, las grandes potencias acordaron crear un mecanismo para “limitar el precio de los hidrocarburos rusos” de forma indirecta, en particular a través de los seguros marítimos.

En el G20, en cambio, Indonesia se negó a boicotear a Rusia, mientras que los Estados miembros se limitaron a expresar en la reunión “su profunda preocupación por las consecuencias humanitarias de la guerra”, sin ninguna decisión concreta ni declaración conjunta de condena de la invasión rusa.

El aislamiento de Rusia, principal arma de Occidente para acabar con la guerra, no ha cuajado fuera de Europa y Norteamérica. El continente africano, antaño coto de Occidente, es un ejemplo llamativo de este relativo fracaso: sólo 28 de los 54 países africanos votaron a favor de la resolución de condena de la invasión rusa de Ucrania, con la abstención de muchos pesos pesados como Argelia, Marruecos, Sudáfrica y Etiopía.

Durante su visita a Egipto, el 24 de julio, Lavrov, destacó la excelente cooperación bilateral con el gobierno, especialmente a través de las exportaciones de grano y la puesta en marcha de la primera central nuclear egipcia, construida por Moscú. Fue la primera etapa de una gira diplomática durante la cual visitó Etiopía, Uganda y la República Democrática del Congo.

Lo mismo ocurre con los Brics, tres de cuyos cuatro miembros se abstuvieron de apoyar la resolución de condena a Rusia en la ONU. Brasil, el único país que votó a favor del texto, expresó sin embargo su oposición a las sanciones occidentales. En cuanto a los países del Golfo, siguen vinculados a Rusia por los acuerdos en el seno de la OPEP+, que fijan las cuotas de producción de crudo y, por tanto, de rebote, los precios del petróleo en los mercados internacionales. Las monarquías petroleras se han negado hasta ahora a implicarse en el juego de las sanciones o a elegir explícitamente el bando occidental en la Guerra de Ucrania.

La mayoría de los países del sur se han negado a oponerse a Moscú en todas las direcciones y han optado por un cierto equilibrio. Eso les permite preservar sus vínculos económicos y comerciales con Occidente, pero también su cooperación energética y de seguridad con Rusia. Es el caso de India e Irán, que son grandes importadores de armas rusas.

El plan para ‘humillar’ a Rusia ha fracasado
Poco después del inicio de la Guerra de Ucrania, las potencias occidentales no vacilaron en hablar de “humillar” a Rusia para provocar el colapso de su economía.

Los gobiernos occidentales han esgrimido algunos resultados espectaculares de las sanciones como prueba de su eficacia: la congelación de 300.000 millones de dólares pertenecientes al Banco Central ruso, la contracción de la producción petrolera rusa en un 17 por cien, el hundimiento de la producción de automóviles y la reducción de las importaciones de tecnología, la inflación del 15,9 por cien en un año, etc.

Sin embargo, en su último informe el FMI estima que “la economía rusa debería verse menos afectada por las sanciones de lo esperado”. De hecho, el PIB se contraerá un 6 por cien en 2022, menos del 8,5 por cien previsto por la organización en abril. El desempleo está en su punto más bajo, con un 3,9 por cien de la población activa. En cuanto al rublo, su cotización es más elevada que antes de la guerra, tanto frente al dólar como frente al euro. El Banco Central ruso ha estado almacenando cientos de miles de millones de oro durante años.

Quienes no han soportado la presión son las potencias europeas, que están experimentando una devaluación del euro seguida de un aumento de los precios, combinado con un crecimiento bajo o incluso nulo. La crisis de poder adquisitivo y la preocupación por el abastecimiento energético ocupan un lugar destacado en la agenda europea, lo que a la larga podría socavar su unidad interna contra Moscú.

Mientras hablan de “poner de rodillas” a Rusia, los propios países europeos, como España, incumplen las sanciones y compran gas ruso a través de países y empresas intermediarios.

Asia superó a Europa como mayor cliente de petróleo ruso por primera vez en abril de 2022. Rusia, amenazada en los mercados occidentales, se dirige masivamente a los clientes asiáticos, librando una guerra de precios que hace que sus productos sean más competitivos que en el pasado.

India también ha aumentado considerablemente sus importaciones de petróleo ruso hasta 600.000 barriles diarios, frente a los 90.000 de antes de la crisis. Las refinerías indias compran el petróleo ruso a bajo precio (95 dólares el barril frente a los 119 dólares de los mercados internacionales) y luego lo reexportan a Europa a un precio elevado. Estos beneficios, colosales para la industria india, se obtienen a costa de los consumidores europeos, que ven cómo se dispara su factura energética.

Por supuesto, China ha aumentado sus importaciones de petróleo y gas ruso a precios reducidos, lo que hace que su economía sea ahora mucho más competitiva que antes de la guerra.

Bajo la égida de Moscú, Pekín y Nueva Delhi se está estableciendo un sistema de comercio y pagos internacionales paralelos. Entre ellas, el uso del yuan en lugar del dólar en las transacciones internacionales, el desarrollo de un sistema de pagos que compita con el sistema Swift y el proyecto de Transporte Internacional Norte-Sur, que conectará los puertos de Rusia, Irán e India.

La laguna más evidente del paquete de sanciones se encuentra en el corazón de Europa: de los 97.000 millones de dólares que Rusia recibió por exportaciones de energía en los primeros 100 días de la guerra en Ucrania, 59.000 millones procedían de la Unión Europea. La Unión Europea, que recibe el 45 por cien de sus importaciones de gas natural de Rusia, no ha podido encontrar una alternativa al gas ruso.

Los pocos acuerdos firmados con nuevos proveedores, como Qatar, Azerbaiyán, Argelia o Israel, tardarán en materializarse por razones técnicas obvias. El transporte de gas requiere la construcción de gasoductos, terminales de gas equipadas para deslicuar el gas y, por supuesto, una flota de gigantescos buques metaneros que Europa no tiene actualmente.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

TEAMING, DONA UN EURO AL MES

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Whaatsapp: 635967726

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN