content="aHR0cHM6Ly9pbXBhY3RvZXNwYW5hbm90aWNpYXMuY29t" />

Impacto España Noticias Impacto España Noticias

El sufrimiento que padecieron jóvenes trans después de hacerse la cirugía de género y luego se arrepintieron

Una joven estadounidense y un hombre británico han hecho públicos sus graves arrepentimientos tras haber sido sometidos a procedimientos hormonales y quirúrgicos

Noticias 03 de septiembre de 2022 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
Ritchie-Herron
Ritchie Herron

Estados Unidos – California; Reino Unido – . Una joven estadounidense y un hombre británico han hecho públicos sus graves arrepentimientos tras haber sido sometidos a procedimientos hormonales y quirúrgicos por personal médico de “afirmación del género” en dos continentes distintos. Ambos luchan en sus países para evitar que otros sufran los problemas médicos y los traumas que ellos padecen ahora. 

Chloe Cole, que es del Valle Central de California, “salí del closet ante mis padres como chico transgénero a los 12 años”. 

“En julio de 2017, los padres de Chloe la llevaron a un terapeuta pediátrico. La niña fue diagnosticada con disforia por un especialista en género un mes después. Ella escribió en su testimonio: Cuando mis padres preguntaron sobre la eficacia de los tratamientos hormonales, quirúrgicos y de otro tipo de “afirmación” en niños disfóricos, sus preocupaciones fueron muy rápidamente desechadas por los profesionales médicos. Yo ni siquiera sabía que existían los tratamientos de afirmación hasta que lo fui .

La única persona que no me afirmó fue el primer endocrinólogo que conocí. Se negó a ponerme bloqueadores y expresó su preocupación por mi desarrollo cognitivo. Sin embargo, fue fácil acudir a otro endocrinólogo para que me recetara bloqueadores y testosterona, igual que para obtener una segunda opinión para cualquier otro problema médico. Después de solo dos o tres citas con el segundo endocrinólogo, me dieron el papeleo y los formularios de consentimiento para los bloqueadores de la pubertad (Lupron) y los andrógenos (DepoTestosterona), respectivamente”.

Chloe comenzó a tomar bloqueadores de la pubertad en febrero de 2018, cuando tenía 13 años, y recibió su primera inyección de testosterona un mes después. A la edad de 15 años, solicitó una ‘cirugía superior’. Su especialista en género la derivó a un cirujano de ‘afirmación de género’. 

“Después de mi primera consulta con el cirujano, nos animaron a mis padres y a mí a asistir a una clase de “cirugía superior”, en la que había unos 12 chicos de sexo femenino a masculino (FTM). Me llamó la atención inmediatamente lo temprano que parecían algunos de ellos en su transición y que algunos eran mucho más jóvenes que yo; yo tenía 15 años en ese momento y llevaba 3 años de transición. En retrospectiva, la clase ayudó inadvertidamente a afirmar mi decisión por el sentido de comunidad que me proporcionaba ver a chicas como yo pasando por lo mismo”.

Chloe llegó a someterse a la operación que le amputaría los pechos. 

 Chloe-Cole
A los 16 años, Chloe llegó a arrepentirse de sus decisiones y se “des-transformó”, un término que significa desistir de la auto-identificación transgénero para aceptar el sexo biológico de uno. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan que el número de jóvenes estadounidenses que se identifican como transgénero casi se ha duplicado desde 2017.

 “Los trabajadores de la salud están capacitados para seguir estrictamente el sistema de atención afirmativa, incluso para los pacientes infantiles, en parte debido a la prohibición de la ‘terapia de conversión’ de California”, dijo Chloe.

“A pesar de todas estas consultas y clases, no creo que entendiera todas las ramificaciones que conllevaban las decisiones médicas que estaba tomando. No me di cuenta de lo traumática que sería la recuperación, y no fue hasta casi un año después de la operación cuando me di cuenta de que podría querer amamantar a mis futuros hijos; nunca podré hacerlo como madre.  

 Lo peor de mi transición serían los efectos sobre la salud a largo plazo que no consintiera en su momento. Desarrollé problemas en el tracto urinario durante mi transición que parecen haber empeorado desde mi de-transición. Se me forman coágulos de sangre en la orina y soy incapaz de vaciar completamente la vejiga. Dado que mi sistema reproductivo aún se estaba desarrollando mientras tomaba testosterona, su funcionamiento general es completamente desconocido. Tengo cambios irreversibles y es posible que tenga complicaciones para el resto de mi vida. La medicina moderna me defraudó”.

Ahora, con 20 años, Chloe ha testificado ante legisladores de California, Luisiana, Florida y Ohio, y está luchando para que los legisladores aprueben el proyecto de ley 454 de la Cámara de Representantes de Ohio, también conocido como Ley para Salvar a los Adolescentes de la Experimentación (SAFE). Si el proyecto de ley de Ohio se convierte en ley, protegería a los adolescentes del estado de someterse a una intervención médica sobre su disforia de género como hizo Chloe. 

El texto del proyecto de ley afirma: “Los estudios demuestran sistemáticamente que la gran mayoría de los niños que no se ajustan a su género o que experimentan angustia al identificarse con su sexo biológico llegan a identificarse con su sexo biológico en la adolescencia o en la edad adulta, lo que hace innecesarias la mayoría de las intervenciones médicas”. Además, los estudios han demostrado que “las tasas de suicidio, las consecuencias psiquiátricas y las tasas de mortalidad siguen siendo muy elevadas” después de la intervención médica, y la intervención hormonal conlleva riesgos médicos tan graves como enfermedades cardíacas, cánceres e infertilidad irreversible.

 FotoJet-26
Ritchie Herron

Ritchie Herron, de New Castle, declaró al Daily Mail que años de intentar enterrar su atracción por el mismo sexo lo dejaron con “depresión, ansiedad y trastorno obsesivo-compulsivo, utilizando comportamientos repetitivos para enmascarar su infelicidad”. 

A los 20 años, Ritchie pensó que había encontrado la respuesta cuando hombres mayores en una sala de chat de Internet le dijeron que “debía ser trans”. Dijo a Times Radio:

“Simplemente me sentí… superado por esta idea. Estaba muy obsesionado con ella. Estos foros de Internet o salas de chat en 2013 … son como diagnosticar el uno al otro, pero está dirigido sobre todo por  hombres mayores, que – no quiero faltar al respeto a nadie – pero parecía que realmente querían la transición más que yo. Era un asunto de vida o muerte: ‘Tienes que hacer esto ahora mientras eres joven. Mírame, me voy a arrepentir. Deberías hacerlo ahora porque podrás parecer una mujer’”. 

Tras una serie de crisis mentales, el joven fue derivado a un psicólogo. Tras contarle que sufría disforia de género, le remitieron a una clínica de género. 

Para evitar la larga lista de espera, Ritchie decidió acudir a una clínica de género privada en Escocia, y pidió un préstamo inmediato para cubrir dos citas. “Los médicos de cabecera que trabajan en el sector privado… pueden dar diagnósticos, así que conseguí dos diagnósticos privados con dos días de diferencia en Escocia con un préstamo de pago inmediato”. 

La única persona que no se mostró del todo conforme fue un familiar. 

“Llevé a un miembro de la familia a una [cita], y dijo: ‘Él tiene muchos problemas y es muy obsesivo con su objetivo. Está tomando una dosis alta de ISRS [inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina] y ustedes lo están presionando’.   

Y entonces hicieron quedar a esa persona como una extremista. … Se cerró completamente esa línea. Y otros miembros de la familia se unieron a ella, de todos modos”. 

A Ritchie se le diagnosticó “transexualismo” tras dos citas de 30 minutos. 

Un psiquiatra le recetó bloqueadores de testosterona, lo que hizo que Ritchie desarrollara pechos. 

A los 26 años, se cambió a un vestuario femenino y comenzó a identificarse como una mujer llamada Abby. 

En marzo de 2015, comenzó a acudir a las citas en la clínica de género del Servicio Nacional de Salud (NHS) en Newcastle en marzo de 2015. El NHS es el sistema sanitario inglés financiado con fondos públicos. “La primera pregunta que te hacen allí es: “¿Quieres operarte los genitales?””, dijo al Daily Mail. 

Inicialmente dijo que sí, pero cuando le remitieron a una cirugía de vaginoplastia en julio de 2015, se negó, diciéndole a su terapeuta que no estaba seguro. “Me preguntaron constantemente, constantemente, y me remitieron de nuevo en 2016”. Nuevamente lo postergó. En 2017, recibió otra derivación. Ritchie dice que volvió a expresar sus dudas, pero le dijeron: “Estás basado en las hormonas. Estás viviendo a tiempo completo como Abby. … Simplemente vamos a darte el alta”. Aterrado de perder la terapia que se había convertido en su salvavidas, “me entró el pánico y dije: ‘vale'”. 

El 23 de mayo de 2018, Ritchie se sometió a una cirugía genital que fue pagada por el NHS. Se le extirparon los genitales externos y se le remodeló la zona genital para que se pareciera a una vagina.

 Ritchie-Herron
Ritchie perdió “mucha sangre” y, debido a los analgésicos, estuvo “entrando y saliendo de la conciencia todo el tiempo” durante los días siguientes a la operación. Su primer pensamiento lúcido fue: “Dios, ¿qué he hecho?”, dijo. 

En los siguientes “tres, cuatro años, fue lo más suicida que he tenido en mi vida. Ahora estoy mucho mejor, pero esos tres años siguientes… fueron devastadores”, dijo a Times Radio. 

Ritchie, que ahora es un funcionario de 35 años, cuenta que la intervención médica por su disforia de género le ha dejado infértil y sin deseo sexual, y que sufre incontinencia, una entrepierna entumecida, dolor continuo y cicatrices mentales y físicas. Vaciar su vejiga es un proceso doloroso de diez minutos.

“La narrativa en torno a esto siempre se centra en los niños y en los menores de 18 años e incluso en los menores de 25 años, y es como si en la sociedad se sintiera que cuando llegas a los 25 años, eres algo descartado. Y por eso me sentí realmente obligado a contar mi historia, porque hay mucha gente como yo que, a partir de cierta edad, se piensa que ya no tienes esa edad, así que no nos importas, pero la realidad es que… yo era extremadamente vulnerable. … En 2014, tuve un montón de problemas de salud mental. Tomaba una alta dosis de ISRS para la ansiedad y la depresión. … Estaba muy mal mentalmente, lo que me ha costado mucho, mucho trabajo durante la última década para vivir una vida de normalidad”. 

Ritchie afirma que el NHS no tuvo en cuenta su mala salud mental ni le asesoró sobre los riesgos de la cirugía genital cuando le extirparon los testículos y el pene. Está preparando una demanda contra el NHS. 

El Daily Mail informa de que las clínicas de género del NHS han experimentado un aumento del 1.700% en las derivaciones en los últimos diez años. 

“Esto es una avalancha a punto de producirse”, dijo Ritchie a The Mail on Sunday. “La transición se está vendiendo a la gente a gran escala. … Dentro de unos años, estoy seguro de que tendremos bufetes de abogados preguntando a la gente si ha hecho la transición y quiere reclamar una indemnización”.

  Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

TEAMING, DONA UN EURO AL MES

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Whaatsapp: 635967726

Te puede interesar

descargar

EL REY SUINTILA (NO EMÉRITO)

Juan Eladio Palmis
Opinion 27 de septiembre de 2022

Hubo un rey, que se llamó Suintila, que gobernó la Ibérica durante el año 621 al 631 en la cuenta del tiempo que les salió de sus sedosas sotanas a los curas enumerar con un amplio desprecio hacia nuestro millonario origen

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN