content="aHR0cHM6Ly9pbXBhY3RvZXNwYW5hbm90aWNpYXMuY29t" />

Impacto España Noticias Impacto España Noticias

Disney cobrará un precio adicional a los clientes no vacunados en el parque temático

La táctica fue admitida a menudo y públicamente: hacer la vida lo más difícil posible a los no vacunados mientras ven cómo sus amigos y familiares vacunados se benefician de regalos y privilegios

Noticias 25 de octubre de 2022 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
tokyo_tokyo-disneyland-e1666533328220
Disney

Los clientes que muestren una prueba de vacunación o una prueba de PCR negativa recibirán un 20% de descuento en la entrada al parque temático de Disney en Tokio, mientras que a los clientes no vacunados se les cobrará una tarifa adicional.

La propagación del miedo persiste en muchas regiones de Asia a pesar de que la historia general en torno a la “amenaza” de los casos covid ha caído y la mayoría de los países occidentales básicamente abandonaron sus esfuerzos por imponer mandatos y restricciones. Con el fin de imponer sus propios dictados por motivos políticos, Disney parece estar aprovechando al máximo el actual entusiasmo en Japón.

Los clientes que presenten una prueba de vacunación o una prueba de PCR negativa obtenida en los tres días anteriores a la admisión recibirán ahora un 20% de descuento en el precio de la entrada al parque temático de Tokio Disney. Los clientes que no estén vacunados pagarán las tarifas previas.

La medida es un remanente de las propuestas políticas de 2020 creadas por las asociaciones público-privadas. Las grandes empresas y el gran gobierno trabajan juntos para persuadir u obligar a la población a cumplir con los requisitos de las vacunas (o cualquier otra exigencia). Los documentos publicados por el Imperial College de Londres al comienzo de la epidemia de 2020 revelan la estrategia del palo y la zanahoria.

Las autoridades gubernamentales y las empresas desarrollaron específicamente una serie de recompensas para los que se vacunaran y sanciones para los que no lo hicieran, principalmente a través de prácticas de denegación de servicio como la retirada de los espacios públicos o incluso de la participación económica. Las empresas cooperaban con el gobierno para hacer cumplir la ley, utilizando la justificación de los derechos de propiedad privada para reprimir a los no vacunados.

Así, los gobiernos podrían eludir las disposiciones constitucionales relativas a la libertad individual. Pueden argumentar que no están infringiendo los derechos de nadie y que tienen todo el derecho a negar el servicio a quienes suponen una “amenaza”. Es una treta legal, pero funciona.

La Casa Blanca intentó reducir gradualmente la competencia con las grandes empresas y eliminar las opciones públicas promulgando mandatos de vacunación para los empleados mediante una orden ejecutiva. La dificultad era que las empresas más pequeñas podían seguir atendiendo a los no vacunados. El decreto comenzó con las empresas de 100 o más empleados, pero era evidente que pronto se cubrirían todas las organizaciones.

La mayoría de los propietarios de pequeñas empresas que se negaron a cooperar ya no estarían en el negocio si Biden y sus manipuladores hubieran tenido éxito, dejando solo a las cadenas corporativas como fuente de comercio. El pueblo estadounidense no tendría más remedio que vacunarse y reforzarse para poder pagar lo esencial y mantener su empleo, o tendría que recurrir al mercado negro.

Afortunadamente, un número suficiente de estados conservadores se negaron a cumplir y se opusieron a los mandatos, demostrando que podían actuar con mayor eficacia que los que imponían limitaciones y requisitos de vacunación. Como resultado directo, las demandas de vacunación se desplomaron y las naciones occidentales se dieron cuenta de que había un enfoque mejor para gestionar la aparición del COVID.

Las naciones asiáticas no han experimentado el mismo nivel de rebelión, y todavía existen numerosos mandatos. A pesar de las abrumadoras pruebas de que sus políticas de “Cero Covid” son inútiles, China sigue aplicándolas. El gobierno japonés empleó una campaña de “vergüenza pública” y presión de grupo como estrategia para conseguir el cumplimiento y se basó menos en los mandatos y nunca llegó a imponer máscaras. Este enfoque ha hecho que la población sea extremadamente obediente, dado el colectivismo inherente a la sociedad japonesa.

Dado que ahora podemos ver lo que el establishment pretendía conseguir en EE.UU. o en Europa, es crucial estudiar el dramático contraste entre Asia y Occidente en lo que respecta a los resultados de la burocracia pandémica. Podemos ver lo que habrían hecho empresas como Disney si no hubiera habido una oposición tan fuerte a los mandatos.

El objetivo final era utilizar las recompensas por el cumplimiento y las sanciones por el desafío en todo, desde el comercio informal hasta el ocio. La táctica fue admitida a menudo y públicamente: hacer la vida lo más difícil posible a los no vacunados mientras ven cómo sus amigos y familiares vacunados se benefician de regalos y privilegios. Parece que Disney sigue queriendo llegar a esta conclusión, aunque la pandemia haya terminado hace tiempo.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Whaatsapp: 635967726

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN