content="aHR0cHM6Ly9pbXBhY3RvZXNwYW5hbm90aWNpYXMuY29t" />

Impacto España Noticias Impacto España Noticias

Últimas noticias

Cómo funciona la propaganda, el miedo, y por qué tantos han caído en ella

Desde marzo de 2020, la gran mayoría de las personas en todo el mundo han renunciado voluntariamente, sin cuestionar ni resistencia, a sus derechos más básicos y han estado obedeciendo ciegamente las medidas draconianas de las "democracias liberales" cada vez más autoritarias

Noticias 03/01/2023 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
OIP (1)
Cómo funciona la propaganda

Desde marzo de 2020, la gran mayoría de las personas en todo el mundo han renunciado voluntariamente, sin cuestionar ni resistencia, a sus derechos más básicos y han estado obedeciendo ciegamente las medidas draconianas de las "democracias liberales" cada vez más autoritarias y sus reglas completamente absurdas.

La persistente propaganda uniforme del gobierno y los principales medios de comunicación, así como la mente humana, son citadas como causas por aquellos que estudian este proceso retroactivamente.

Este artículo toma estas dos cosas para arrojar luz sobre la situación actual. Aquellos que continúan haciendo la vista gorda y se niegan a lidiar con los traumas que han llevado a su pasividad hasta este punto son cómplices de la creciente tiranía y los posibles desarrollos distópicos.

 Miedo, abnegación y sumisión: algunas razones por las que a nadie parece importarle

Por Lily

La propaganda triunfa sobre la información
La política y los medios de comunicación han utilizado sofisticadas técnicas de propaganda para desinformar y desilusionar con éxito a la mayoría del público. Muchas personas, por ejemplo, no saben que la prueba de PCR examina solo "fragmentos" del virus y no infecciones, y que la prueba de PCR con frecuencia produce pruebas falsas positivas. La prueba PCR es inútil desde una perspectiva médica porque no detecta infecciones. Pero debe utilizarse para justificar los procedimientos de confinamiento. Como tal, proporciona cobertura para una amplia gama de resultados negativos, incluida la alienación de los viejos, la intimidación de los niños, la destrucción de la economía y el aislamiento de ambos.

Ese gobierno es estúpido o malicioso si se niega a notar estos vínculos o los oculta a propósito, causando un daño severo, y supongo que todos sabemos que de hecho NO son estúpidos, sino que solo emplean innumerables políticos idiotas útiles.

 Si estas personas son conscientes de estos vínculos, están participando en un comportamiento criminal y deben ser llevadas ante la justicia.

Las personas que obtienen todas sus noticias de las mismas fuentes son más propensas a creer falsedades, como la que las personas que ven lo que hay detrás de toda la locura marchan junto con la extrema derecha o los nazis. Este es el mejor ejemplo de una técnica clásica de encuadre, en la que se nos hace creer que algo es cierto porque encaja dentro de un marco predeterminado.

Los pensadores críticos e independientes están enmarcados para ser asociados con la derecha o los nazis. En el encuadre, se establece un marco específico en el que se espera que pensemos; Por ejemplo, "las mujeres no pueden conducir" y "los hombres solo quieren una cosa".

Durante la pandemia, la narrativa fue que a las protestas contra las medidas de Covid-19 asistieron principalmente nazis y neonazis. Además, quien habla allí solo puede ser un nazi. De hecho, los participantes en estas protestas son casi en su totalidad personas pacíficas que defienden sus derechos básicos. El encuadre nazi clásico sólo sirve para demonizar a los opositores políticos. Debido a que los ciudadanos promedio probablemente nunca o casi nunca han tratado con técnicas de propaganda y, por lo tanto, no las conocen, se enamoran de ellas antes de formar su opinión. Entonces, ¿por qué la gente debería rebelarse si están mal informados o han sido engañados en clichés o encasillados pensando a través de un encuadre inteligente?

En su libro 'Warum schweigen die Lämmer?' (transl. '¿Por qué los corderos están en silencio?') Rainer Mausfeld escribe bajo el título "Gestión de la opinión" cómo los medios de comunicación nos manipulan a través de la selección, la descontextualización y la recontextualización, es decir, "sacándonos de contexto, poniéndonos en un contexto diferente". También está la gestión de la indignación, que es cómo lidiar con puntos de vista opuestos. Aparte de nazis, neonazis y extremistas de derecha, encontramos marcos como "teóricos de la conspiración" y "opositores a la vacunación".

En Alemania, el término "Corona Leugner" (transl. "negador de Covid") fue acuñado para estar semánticamente vinculado a los negadores del Holocausto. Sin embargo, la etiqueta "antisemita" es la más difamatoria. Tal acusación hace imposible cualquier discusión sustantiva. La perversidad de esta acusación fue palpable para mí como judío cuando me etiquetaron como antisemita por atreverse a criticar a nuestros "Grandes Líderes".

Eso es precisamente lo que quieren los propagandistas. El método de poner a los oyentes en trance mediante ciertas técnicas de propaganda para evitar su clara capacidad de juzgar es un poco más sutil. Esto se encuentra en 'Propaganda', un libro favorito de Joseph Goebbels y escrito por Edward Bernays, sobrino de Siegmund Freud, en 1928. Bernays describe la técnica de dramatizar y repetir, que ha sido utilizada por nuestros principales medios de comunicación durante años: Siempre nos encontramos con los mismos temas, ya sea que consumamos televisión, radio o medios impresos: coronavirus, personas muertas – "todo es terrible y en la desesperación"-, guerra, crisis económica, crisis alimentaria, etc.

Despertar intencionalmente los miedos
El aspecto más importante para entender la situación actual es, sin duda, que los medios de comunicación han inculcado implacable y permanentemente el miedo a la muerte. La población ha sido y sigue siendo traumatizada masiva o retraumatización.

Como resultado, la mente deja de funcionar en gran medida, y los traumatizados ya no ven las conexiones más básicas. Solo unas pocas personas notaron una completa disparidad entre el alarmismo mediático y el número de pacientes y muertes desde el principio.

Me encontré con una "Receta de siete pasos para generar interés y demanda de la vacuna contra la influenza (o cualquier otra)" durante mi investigación en abril de 2020. Glen Novak, subdirector del departamento de relaciones públicas de los CDC, lo escribió en 2009, y desde entonces ha desaparecido de Internet. Sin embargo, hay otra de sus piezas de éxito todavía disponible. Además, el libro de Anat Gesser-Edelsberg y Yaffa Shir-Raz 'Risk Communication and Infectious Diseases in an Age of Digital Media' contiene un capítulo sobre este tema.

Despertar el interés y la demanda suena normal para un consultor de relaciones públicas al principio. Sin embargo, el documento lo tiene todo:

Paso 1: Un villano entra en escena, el virus asesino.
Paso 2: Los expertos nacionales expresan preocupación y predicciones nefastas.
Paso 3: Los periodistas científicos de periódicos conocidos retoman el tema y difunden el miedo y el terror.
Paso 4: Las imágenes de muerte y sufrimiento apoyan este "mensaje", véase, por ejemplo, la ciudad de Nueva York.
Paso 5 y 6: Dramatiza y repite.
Paso 7: La aparición del caballero blanco: la vacuna.

Según Novak, es necesario "crear preocupación, alarma y miedo". Habla de "tácticas de intimidación". Rara vez he leído un plan tan pérfido. No puedo decir que este plan se haya utilizado en todo el mundo, precisamente siguiendo el libro de jugadas de Novak, sin embargo, la similitud es sorprendente. Por lo tanto, no ha sido sorprendente cuando un documento filtrado reveló que los ministerios del Interior alemán y austriaco estaban trabajando exactamente con este miedo, es decir, el miedo a morir por asfixia. Los ministerios llamaron a intimidar a las personas con el temor de que cualquiera que no obedezca las reglas pueda infectar fatalmente a otros.

Esta técnica de miedo e intimidación ha logrado que más del 90% de las personas respeten las reglas: distanciamiento social, uso de máscaras y pruebas. Algunos médicos escribieron ya en abril de 2020 que todas las intervenciones no farmacéuticas ("NPI") serían inútiles en la propagación del virus. Una intervención se basa en la evidencia si numerosos científicos de renombre han validado su efectividad. Incluso la OMS declaró que todos los ensayos aleatorios, es decir, el nivel científico más alto, mostraron que las máscaras faciales no tienen ningún efecto. Este es el estado actual del conocimiento de la comunidad científica.

No ha cambiado. Se necesitarían nuevos estudios aleatorios para anular esto. Incluso si algún comité hubiera aprobado inmediatamente dicho estudio en abril de 2020, no se podrían haber esperado resultados antes de mediados de 2021. En cambio, hemos estado escuchando las opiniones de "expertos" y los hallazgos de estudios vulnerables no aleatorios desde marzo de 2020. Si le pregunta a los CDC hoy sobre la base científica para el uso de máscaras, obtendrá un folleto que dice que hay "evidencia" de eficacia. Todos deberían darse cuenta de que han sido engañados y engañados.

Basándome en los aspectos presentados hasta ahora, me queda claro que una de las principales razones por las que la gente está de acuerdo con este "sinsentido" científicamente no probado y legalmente difícilmente justificable es el miedo. Miedo a los peligros supuestamente letales de un virus, miedo a amenazar con castigos en caso de incumplimiento, miedo a ser rechazado, miedo a la extinción, etc. Este miedo se mantiene con nuevas y desconcertantes medidas, nuevos mensajes y grotesca arbitrariedad, así como otros escenarios como la guerra o el cambio climático.

Obediencia
La psicología profunda añade otra dimensión a la comprensión del comportamiento humano. Sigmund Freud distinguió el Id, el ego y el superego. Id describe el inconsciente, que controla en gran medida a las personas sin su conocimiento. El ego es la personalidad de una persona, y el superyó, según Freud, es un nivel idealizado. Esto incluye todas las normas e ideas que la persona ha adoptado del mundo exterior.

Nuestros padres ocupan este nivel al comienzo de nuestras vidas y nos dicen lo que creen que es correcto o incorrecto. Sin embargo, no nos dicen: "Lo hago de esta manera o de aquella otra", sino "uno lo hace de esta manera o de aquella otra", porque ellos también están sujetos a un proceso de estandarización social. Mientras no hayamos desarrollado nuestra propia conciencia, nuestros padres sirven como nuestra conciencia externa.

Una maduración exitosa en un adulto incluye el conflicto entre el Id, el ego y el superego para que nuestra conciencia se forme. Entonces sabemos lo que está bien y lo que está mal para nosotros y tenemos una conciencia dentro de nosotros. Aquellos que no logran progresar en este proceso transfieren las normas del superego a los superiores, a las autoridades o incluso al estado.

Luego obedecen esto, escuchan lo que viene "de arriba" y "cumplen con su deber". Esta es la fuente de la obediencia a la autoridad, la obediencia anticipatoria, que en última instancia permite que las dictaduras funcionen. Alguien que ha desarrollado su ego, que ha desarrollado su propia conciencia desde el superego inicial, no aceptará todo lo que dicen las autoridades, sino que formará su opinión y actuará independientemente.

Además, la mayoría de la gente no puede imaginar que su superego se vuelva contra ellos. Los niños idealizan a sus padres incluso después de haber sido crueles con ellos; En algunos casos, mantienen esta idealización como adultos. Este comportamiento es especialmente grave en las víctimas de abuso: en numerosos casos, aman o buscan el amor del abusador que acaba de herirlos profundamente. Esto puede resultar en experiencias disociativas severas, incluso esquizofrenia.

Los psicólogos y los médicos se refieren a esto como identificación con el agresor: al identificarnos con el agresor, reducimos nuestro miedo al agresor. Algo similar sucede cuando alguien ha transferido las normas del superego al estado: "El estado tiene buenas intenciones con nosotros, nos cuida". Actualmente, parece que la mayoría de la gente cree exactamente eso. A muchas personas les resulta difícil creer que el estado o el gobierno tienen malas intenciones hacia nosotros.

Esto empeora aún más si los representantes del Estado son corruptos, criminales o incluso maliciosos: muchos deben repeler esta idea desde adentro porque no pueden soportarla. También es aterrador que la clase media de nuestra sociedad, es decir, los funcionarios públicos, los funcionarios de salud, la policía, los directores de escuelas, etc., implementen exactamente lo que se les dice y actúen como si simplemente estuvieran cumpliendo con su deber. ¿Por qué no tienen la idea de que aquí se dan órdenes ilegales, que resistir es su deber real? Es como si estas personas nunca hubieran oído hablar de la disidencia.

Pero la arbitrariedad se lleva a cabo: "Nuestros" representantes han ideado un sistema que les permite violar la Ley Fundamental aprovechando 50 resultados de PCR positivos médicamente sin sentido (estadísticamente equivalentes a 15 resfriados) por cada 100.000 habitantes; están socavando la Ley Básica, robándonos nuestras libertades y otros derechos, obligándonos a vacunarnos peligrosamente, imponiendo una coerción de máscara autolesiva ordenada por el estado y tolerando voluntariamente la destrucción de nuestra economía.

¿Por qué no hay un torrente de rabia? ¿Por qué no hay una acción correspondiente? ¿Quién impide que los perpetradores causen más estragos? En cambio, más de la mitad de la población todavía apoya las medidas porque creen que todo es para su beneficio. Aquellos que expresan preocupaciones son perseguidos, marginados y criminalizados. El comportamiento de la mayoría puede interpretarse como síndrome de Estocolmo hasta cierto punto. Durante una situación de rehenes u otro evento violento, describe el fenómeno psicológico en el que la víctima desarrolla simpatía por el perpetrador. Como resultado, no es de extrañar que a la gente le encante apoyar a aquellos que toman las medidas más drásticas.

Esto significa que una parte considerable de la población simpatiza con su torturador más molesto. Asegura que la economía sea destruida, que los niños estén traumatizados y atormentados, que los ancianos estén aislados y que las personas estén en desacuerdo entre sí. Afortunadamente, hay quienes han mantenido la calma, que ven a través de esto, y que no quieren ver a esta camarilla viciosa salirse con la suya.

La presión para cumplir
La tendencia a adaptar las propias percepciones, opiniones o comportamientos a los de la sociedad o de un grupo de referencia se conoce como conformidad o conformismo. "Todos lo hacen de esa manera" o "si todos lo hacen de esa manera, no puede estar mal" son respuestas comunes.

Las razones de la conformidad son numerosas: el deseo de pertenecer, el deseo de evitar la atención negativa. Esto puede resultar en oportunismo. Aquellos que son inseguros conductualmente buscan información del grupo. El comportamiento conformista ignora las propias necesidades al tiempo que impide el cambio social. Los individuos casi siempre han estado a la vanguardia del cambio social y científico. Las medidas que inducen al miedo y al pánico de los gobiernos y los medios de comunicación, que están todas alineadas, actualmente están ejerciendo mucha presión sobre las personas para que se ajusten.

Quien se arriesga a no pertenecer también corre el riesgo de perder su trabajo y ser excluido de su círculo de amigos y familiares. Los políticos ya han insinuado que solo las personas vacunadas recuperarán (temporalmente) el pleno acceso a derechos básicos como ir al cine, ir de compras, viajar, etc. Muchas personas han declarado que se vacunaron para que la normalidad pueda regresar.

 Miedo, abnegación y sumisión, Lily, 1 de enero de 2023
Según Martin Luther King, "Nunca, nunca tengas miedo de hacer lo correcto, especialmente si el bienestar de una persona o animal está en juego. Los castigos de la sociedad son pequeños en comparación con las heridas que infligimos a nuestra alma cuando miramos hacia otro lado".

Las implicaciones psicológicas de la evolución
Si profundizamos en la psicología, especialmente en la psicología evolutiva y del desarrollo, podemos ver que la obediencia ha sido fundamental para la supervivencia humana durante milenios. Nuestros antepasados fueron probablemente los hombres más brutales y las mujeres más sumisas. En estas condiciones, los obedientes se adaptaron a situaciones políticas temerosas y establecieron sus familias. Sofía Scholl, Rosa Luxemburgo y Juana de Arco no tuvieron hijos; Su reproducción era puramente mental, basada en sus ideas.

La obediencia y la adaptación, hasta la negación de la propia identidad, han estado profundamente grabadas en el inconsciente colectivo durante muchas generaciones, tal vez milenios, y dan forma a nuestro pensamiento, sentimientos y comportamiento. Aquellos que quieren superar estas estructuras de miedo-obediencia deben ser conscientes no sólo de los traumas históricos de la sociedad, sino también de su continua eficacia en el presente y el desarrollo de su propia psicodinámica interna.

Los psicólogos desempeñaron un papel importante en la explotación de la confianza de las personas en la autoridad y condicionándolas a la sumisión. El hecho de que los prisioneros de Guantánamo usen máscaras es una de las técnicas de tortura psicológica utilizadas. Su objetivo es infiltrarse en la mente de la víctima. El requisito de usar máscaras en el contexto de la "crisis de Corona" equivale a una tortura psicológica del público.

Aquellos que usan estos mecanismos sin piedad y brutalmente contra su población están del lado de las camarillas gobernantes. Una señal nueva, desconcertante y aterradora se envía a intervalos regulares:

Compulsión de máscara, confinamiento, mutaciones virales, segunda y tercera olas, y posiblemente una "enfermedad aún más terrible". A través del miedo engañoso y el pánico sobre el "virus asesino", la llamada élite priva a las personas de derechos básicos, que pueden reclamar en pedazos a cambio de un buen comportamiento, como la aceptación de la vacunación.

Esta estrategia no funcionará para todos. ¡La Ley Fundamental es un derecho fundamental, no un derecho de misericordia! ¡Reclamaremos nuestros derechos!

El déficit de información o el manejo no practicado de la propaganda, las diversas formas de miedo, obediencia a la autoridad y obediencia, la presión para conformarse y las oportunidades de beneficiarse de la situación se encuentran entre las razones fundamentales de la obediencia ciega que hemos visto en los últimos años. Aquellos que no cumplen, que están bien informados, que no están irritados por la propaganda, que no tienen miedo, que resisten la presión de conformarse y renunciar a las ganancias también afectarán el cambio social, político y científico.

Cada uno de ustedes contribuye al hecho de que los humanos recuperan la fe en sí mismos, sienten el deseo de libertad y se levantan contra la injusticia, la arbitrariedad y la dictadura.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

YOUTUBE:https://youtube.com/@impactoespananoticias

Odysee: https://odysee.com/@impactoespa%C3%B1anoticias:a

WhatsApp: 635967726

Te puede interesar

Lo más visto

descargar

Los club de alterne tendrán que dar de alta a las prostitutas

Impacto España Noticias
Noticias 07/02/2023

El Tribunal Supremo (TS) ha fijado que el hecho de que una mujer trabaje en un club de alterne y, además, ejerza "eventualmente" la prostitución por cuenta propia "no diluye las obligaciones del empresario de darles de alta en la Seguridad Social

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN