Últimas noticias

Prisión permanente revisable a la mujer que mató a su marido en silla de ruedas

Su marido, quien sufría ataxia cerebelosa de tipo degenerativo, y que debía utilizar una silla de ruedas; enterrarlo en una fosa excavada en una parcela alquilada unos meses antes y echarle sosa cáustica y otros compuestos químicos para disolverlo

Investigacion Judicial 08/05/2023 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
69e84b50-fafd-4c7c-a64e-29aa236a94de_16-9-discover-aspect-ratio_default_0
"Viuda Negra"

Aunque en un principio esquivó la pena más grave que recoge el código penal español, finalmente Beatriu F. C., conocida como la "viuda negra" de Godelleta ha sido condenada a prisión permanente revisable tras el recurso presentado por el Ministerio Fiscal y la acusación particular ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

Según la sentencia, el tribunal sustituye la pena de 25 años de cárcel que le había sido impuesta a Beatriu por el asesinato de su marido, el agente de policía local de Catarroja, Isaac Guillén Torrijos, por la de prisión permanente revisable. Este fallo atiende a la petición tanto de la fiscalía, como de la abogada que representa los intereses de los dos hijos menores de la víctima.

Cabe recordar que la acusada fue declarada culpable por un jurado popular y condenada a 25 años por un delito de asesinato con agravante de parentesco al estrangular con un cordón a su marido, quien sufría ataxia cerebelosa de tipo degenerativo, y que debía utilizar una silla de ruedas; enterrarlo en una fosa excavada en una parcela alquilada unos meses antes y echarle sosa cáustica y otros compuestos químicos para disolverlo.

Por qué no se aplicó en un primer momento
La primera sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Valencia desechó la aplicación de la prisión permanente revisable porque consideraba que la condena por asesinato ya llevaba implícito el agravante de alevosía, por lo que el hecho de que Isaac fuera una persona de especial vulnerabilidad debido a su condición física no debía contemplarse de nuevo en la sentencia porque sería una "quiebra del principio non bis in idem" por el que una misma persona no puede ser castigada dos veces por el mismo hecho.

Sin embargo la argumentación del fiscal y de la acusación particular señala que, precisamente el hecho de la víctima subiera al coche confiada porque no pensaba que "pudiera ser objeto de semejantes acciones por parte de su mujer" en un paraje extraño y sin móvil con el que poder pedir auxilio, ya debe contemplarse como alevosía por lo que sería aplicable el delito de asesinato.

A esto cabría añadir la indefensión derivada de la condición física de la víctima, que la convierte en una persona especialmente vulnerable. Es decir, uno de los supuestos contemplados en el código penal para la aplicación de la prisión permanente revisable.

Finalmente, el Tribunal Superior de Justicia de Comunitat Valenciana se ha mostrado a favor de los motivos presentados por el fiscal Vicente Devesa y la letrada Matilde López, y ha fallado a favor de la aplicación de la pena más grave del derecho español.

 El asesinato de Isaac Guillén
Según los hechos que se consideraron probados por el Tribunal del Jurado que declaró culpable a la "viuda negra" de Godelleta, durante los últimos meses del año 2019, la condenada decidió matar a su marido, con el que llevaba casada desde 2017 y ocultar su muerte. De este modo, preparó un plan que incluía el alquiler de una parcela rústica en Godelleta, donde mandó excavar una fosa. 

La tarde del 1 de diciembre de 2019 la acusada, acompañada de su hijo - que tenía 16 años en el momento de los hechos - , sacó a su marido del domicilio, lo subió al vehículo adaptado de éste y lo sentó en el asiento del copiloto. Antes de trasladarse hasta Godelleta, la condenada realizó una parada en la localidad de Xirivella para entregarle a una amiga los teléfonos móviles de su propiedad.

Una vez en el destino, intentó primeramente asfixiar a su marido abriendo la espita de una bombona de gas dentro del coche. Pasado un tiempo, al comprobar que seguía con vida, Beatriu cogió un cordón de una zapatilla y le estranguló hasta causarle la muerte.

Durante el estrangulamiento, el hombre llegó a revolverse contra la agresora, que le propinó diversos golpes, e intentó defenderse para impedir su muerte, aunque no tenía posibilidad real de oponer resistencia alguna por su «imposibilidad física y desvalimiento», precisa la resolución judicial.

Una vez perpetrado el crimen, la condenada sacó el cadáver del vehículo y, con la ayuda de su hijo, lo enterró en la fosa y arrojó sobre él sosa cáustica y otros productos químicos para disolverlo. Cuatro días después denunció ante la policía que no sabía nada de su marido desde la tarde del día 1. Además envió mensajes de texto desde el móvil del fallecido a sí misma y a amigos y familiares en los que se hacía pasar por Isaac para decir que estaba bien y pedir que no lo buscaran.

El grupo de Homicidios de la Policía Nacional destapó sus mentiras el 16 de junio de 2020 tras hallar el cadáver de su víctima gracias a la baliza de seguimiento instalada en su vehículo. Sin saberlo, ella les llevó hasta el lugar del crimen.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

YOUTUBE:https://youtube.com/@impactoespananoticias

Odysee: https://odysee.com/@impactoespa%C3%B1anoticias:a

WhatsApp: 635967726

Te puede interesar
Lo más visto

Suscribete a Impacto España Noticias

IENTV, Copyright IEN,2023. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional

IEN