Impacto España Noticias Impacto España Noticias

VIUDAS DE HAMBRE

Somos más de dos y millones de viudas y nadie se acuerda de nosotras, una pena y peor, una injusticia haciendo cola en Cáritas o en una ONG

Opinion 10 de diciembre de 2021 José Juan Cano Vera
2485_12

Unas seis mil doscientas entradas, visitas, nos han llegado a los ordenadores y equipos de Redacción de los digitales, desde distintas regiones españolas, replanteando el gravísimo problema social y humano de las viudas, separadas y divorciadas que durante años han dedicado, y hasta entregado sus vidas al hogar familiar, esposas y madres y abuelas que no han tenido vacaciones, ni protecciones especiales — como se les ha prometido por diversos gobiernos- de todos los colorines políticos, acorde con sus sacrificios personales, y sí el olvido sistemático de los partidos amnésicos, y con el silencio mostrenco del movimiento feminista de un populismo agresivo asexuado por su radicalismo hormonal.

«Tampoco las feministas de la Moncloa, catorce ministras, nos dice una lectora de Ciudad Real, han movido un dedo o han tomado iniciativas a nuestro favor porque cuando fallecen nuestros maridos o compañeros de hecho, si la pensión no la mejoran, terminamos viviendo miserablemente, y si él tuvo una segunda pareja, los  ochocientos euros se parten por la mitad, nos quedamos viviendo en una choza en la sierra o con un hijo si no está en el paro.

Somos más de dos y millones de viudas y nadie se acuerda de nosotras, una pena y peor, una injusticia haciendo cola en Cáritas o en una ONG.»
 
En fin este es el crudo testimonio de una viuda que ha cumplido los sesenta y nueve años y anda en la indigencia en una sociedad quebrada y en un estado del Derecho que en cambio destina miles de millones de euros en propaganda escasamente objetiva.

Está claro que España no es una nación para ancianos donde desde antes de la pandemia la ancianedad se paga muy caro y cobra poco, un país que fabrica pobres mayores que como hemos comprobado en la residencias se mueren sin los famosos escudos sociales.
 
En este análisis tenemos que llamar la atención, duramente, cuando el pensionista o la, fallecen con anteriores problemas matrimoniales, separados, la crisis es galopante y se dispara directamente a los hijos menores que sufren consecuencias hasta mentales.
 
En otros paises los gobiernos no retienen impuestos a esta clase al borde la pobreza. Ya me dirán cómo resuelven sus vidas con los precios en alza, la luz muy cara y sin salidas laborales, salvo ese mundo sumergido de las limpiadoras o cuidadoras de enfermos graves o mayores sin ningún apoyo decente. Se matan trabajando en el hogar y en otros temporalmente.Y amenazadas de sanciones laborales.
 
Cuando observamos en las pantallas de las tv el lujo de la tribu femenina política nos asombra el poco tacto, resulta ofensivo que hasta la famosa ministra de Trabajo, la proletaria Yolanda Diaz, se cambie de traje hasta tres veces al día. Seguramente por tanto sudor en el tajo, a la vez que promoviendo otro partido, como si España lo necesitara.
 
Nos mean, pero dicen que llueve, en Murcia, ni siquiera ese eslogan culterano.

Lo peor para cualquier gobierno es verse retratado fielmente por sus propias contradicciones, como es el caso de un feminismo vocinglero en el asunto de la violencia de género que ellas llaman machista. Resulta amigas lectoras que desde que Pedro Sánchez es presidente del equipo, julio de 2018, con los 106 juzgados especializados en violencia de género no ha creado NINGUNO nuevo. Sigue habiendo un tercio de provincias sin ellos, y el ochenta por ciento de los partidos judiciales no lo tienen. Já.
 
EPILOGO. Vistas con ojos españoles las soluciones que manejan los alemanes y nórdicos para enfrentarse al reto planteado por las nuevas generaciones — y millones de parados jovenes– de pensionistas son realmente rompedoras, hay imaginación, evidentemente.

Como sabemos el abultado número –unos diez millones de españolitos– que van a acceder al sistema de pensiones en los próximos diez años tensionará aún más sus precarios equilibrios, pues aquí, en España, el ministro Escrivá, que destaca más por su soberbia que por su talento, se ha limitado a subir las cotizaciones a empresarios, obreros, funcionarios y empleados, imputando la responsabilidad de las pensiones futuras sobre los hombros del maestro armero, nuestros salarios de hoy.

Otro día tocará los impuestos, nuevos, ya en manos del sanedrin populista, a los que hay que echar de comer aparte.

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Sureste Press

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

Impacto Espana Noticias,Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

Política,Noticias