Contacto Impacto España Noticias Contacto Impacto España Noticias

Últimas noticias

NAVIDAD NIHILISTA

Cualquier referéndum es algo más propio del populismo y la democracia directa que de la democracia representativa.

Opinion 12 de diciembre de 2021 MARIANO GALIÁN TUDELA
Screenshot_20211212_125313

“El trance europeo está  emanando del abandono de lo que han venido siendo los pilares fundamentales de Europa: derecho romano, filosofía griega y la fe cristiana”. 

Por 1954 Romano Guardini ya hablaba de esta pandemia nihilista, de esta enfermedad. Hoy, finalizando el 2021 nos podríamos cuestionar si es un trastorno de pasada o realmente es una enfermedad letal. 

Que haya salido el Reino Unido de la UE es grave, es más que grave y, hemos de distinguir con frecuencia entre “apariencia y realidad”, entre “profundidad y superficie”. Cualquier política, pertenece al mundo de lo aparente y superficial en principio. Muchas grandes crisis de la historia no han sido ni por casualidad políticas.

No hemos de constatar que lo grave de la dimensión europeísta de los británicos no es esta dimensión, sino los males existentes en sus profundidades que nos revelan a todos. Da la impresión que nadie tiene razón del todo en esta contienda. Ni la Unión Europea marcha bien ni la salida británica puede ser la bendita solución. En cualquier caso, nos da que pensar que sería preferible una reforma desde su interior que la segregación. Está claro que si Bruselas se ha equivocado, el Reino Unido se ha resbalado de lo lindo.

Cualquier referéndum es algo más propio del populismo y la democracia directa que de la democracia representativa. Algunos sectores ilustrados y jóvenes se decantaron por la permanencia en la Unión. Otro grupo se inclinaba por una secesión que comprometía a las generaciones futuras, pero ante todo recordar las ilustres ideas de Robert Schuman,uno de los genios que echaron a andar la buena UE, comentando “que si hubiese tenido que volver a empezar habría comenzado por la cultura, ya que siempre es preferible poner y afianzar los cimientos europeístas en lo más profundo y sólido”. Ahí queda eso.

Seguimos necesitando como “agua de mayo” la forja de unos Estados Unidos de Europa pero de otra manera muy distinta a la que está procediendo hoy. Una Europa fiel a sus raíces y los principios por los que nacieron, y que andan amenazadas por una doble barbarie, tanto exterior como interior: mundo islamista y mundo intelectual-moral laicista.

Las crisis que llevamos a cuestas no son solo económicas, sino políticas, morales y éticas, muchas de ellas afianzadas por la propia Unión Europea. Estamos de lleno ante una crisis profunda cultural, moral y religiosa, mires por donde lo mires. Ahora mismo en vez de buscar aquellos objetivos de solidaridad entre los estados miembros que procuraban los primeros creadores de la UE luchan por enarbolar banderas laicistas en contra de su tradición y los elementos culturales que han acampado durante años, queridos por sus gentes, no de una manera propositiva sino impositiva.

Atrás quedaron las grandes raíces europeas que forjaron un continente envidiable al resto de continentes, forjadores de una gran historia que los mismos mandatarios ahora están corrompiendo. Si a ello le añadimos una ciencia moderna ideologizada asistimos a su máximo crepúsculo. Ya, Ortega y Gasset afirmaba que dichos crepúsculos podrían ser matutinos o vespertinos.

El Nihilismo consiste en la negación del sentido de la realidad. Y como la cualidad del ser es la posesión de sentido , el nihilismo, niega el ser de la persona y, con él, la filosofía. Posiblemente, con precedentes griegos, surgió Europa en el siglo XVIII. Más tarde, Nietzsche fue, quizá más que responsable, su genial profeta. La última acometida del nihilismo tuvo lugar en los años sesenta con variadas manifestaciones, pero con una raíz filosófica o, mejor, cabría decir anti-filosófica: la teoría de la deconstrucción del posestructuralismo francés.

En contra de lo que pensamos, fenómenos como el totalitarismo, aunque se vistan con el ropaje de ideologías o creencias fuertes, viven, en el fondo del nihilismo. Ambos se alimentan de la negación de la condición personal de toda persona, y ella es una de las primeras y principales consecuencias de la barbarie del nihilismo.

Cuando se niega la verdad del sentido, sólo resta barbarie y violencia. Por eso, nada sería más torpe que culpar de la crisis a las religiones y, especialmente, al cristianismo. Por el contrario, siempre que Europa ha renunciado al cristianismo, se ha abandonado a la barbarie. Tampoco es casual que los padres fundadores de la unidad europea, en su inmensa mayoría, fueran cristianos. 

El panorama que nos encontramos es sombrío y sobrecogedor. La violencia criminal cada vez más presente, pero la historia nos enseña que Europa siempre ha renacido después de asomarse a la sima o, incluso, arrojarse a ella. Así sucedió con las amenazas de los totalitarismos. Europa los creó y Europa tuvo que derrotarlos.

Este hecho permite albergar alguna esperanza de que el crepúsculo pueda ser matutino, y el triunfo del nihilismo, precario y transitorio. En cualquier caso, el nihilismo no puede ni debe ser el destino de Europa. Sería, si acaso, su defunción. Mi amigo Rémi Brague, en su libro “la vía romana”, argumenta que Europa podría renacer en otras latitudes pues ella no es una realidad física o geográfica, sino espiritual.

Europa vivirá siempre allí donde habiten la luz del sentido jurídico romano, la filosofía verdadera, la religión cristiana, la buena ciencia, la democracia liberal y las buenas comunidades universitarias.

Ante tempestades y catástrofes que andamos viviendo en los últimos años, en pleno Adviento del 2021, necesitamos acertar con un buen diagnóstico. Y esa es la misión de la inteligencia. Puede parecer un recurso gremial, pero muchos andamos convencidos de que esta catombenihilista  es interior y sólo puede combatirse filosóficamente. El mundo bárbaro no sólo procede del exterior, llevan mucho tiempo entre nosotros, como decía Mac-Intyre, incluso gobernándonos.

La barbarie europea es endógena; el remedio sólo puede ser endógeno. Y no es otro que la superación del nihilismo. 

Felíz Adviento y Feliz Navidad.

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Te puede interesar

Screenshot_20220124_070855

500 AÑOS

MARIANO GALIÁN TUDELA
Opinion 24 de enero de 2022

Ataques a diestro y siniestro con auténticos misiles verbales y descalificativos a sus oponentes, igualmente poco fundamentados

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

actualidad

Noticias

Periódico Digital Nacional, cambio climatico

Política,Noticias,Contacto Impacto España Noticias