content="aHR0cHM6Ly9pbXBhY3RvZXNwYW5hbm90aWNpYXMuY29t" />

Impacto España Noticias Impacto España Noticias

Un estudio en 365502 niños reveló que la vacuna Covid brinda poco o nada de protección contra el virus

La efectividad de la inyección Pfizer-BioNTech COVID-19 contra Omicron “disminuyó rápidamente en los niños, particularmente en los de 5 a 11 años”, según un estudio publicado el 28 de febrero.

Salud y Bienestar 04 de marzo de 2022 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
Niño-siendo-vacunado-1024x577
Vacunación

La efectividad de la inyección Pfizer-BioNTech COVID-19 contra Omicron “disminuyó rápidamente en los niños, particularmente en los de 5 a 11 años”,según estudio,2022.02.25.22271454v1.full.pdf. La prevención de la infección por COVID para vacunados en el grupo de edad más joven fue solo del 12%.

Los datos de este gran grupo de niños en Nueva York demuestran que la inyección contra el COVID brinda poca o ninguna protección contra la infección por SARS-COV2. El estudio examinó la incidencia de la infección por COVID-19 y las tasas de hospitalización en 365.502 niños de 5 a 11 años y 852.384 adolescentes de 12 a 17 años, tanto en personas totalmente vacunadas como no vacunadas.

Esto no es sorprendente dada la rápida aparición de la variante Omicron.
Estos mismos datos indican que los niños no vacunados ya están protegidos de la infección, obviando la necesidad de cualquier forma de profilaxis en este grupo de edad. Por lo tanto, cualquier propuesta para aumentar la dosis no solo es innecesaria, sino que invita a un mayor riesgo de daño.

Con beneficios tan marginales y decrecientes, no se puede justificar continuar con la vacunación.
Investigadores del Departamento de Salud del Estado de Nueva York y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Albany examinaron la eficacia de la inyección de Pfizer BioNTech en niños de 5 a 11 años y adolescentes de 12 a 17 años del 13 de diciembre de 2021 al 30 de enero de 2022. El estudio estuvo disponible en versión preliminar el 28 de febrero.

Según The New York Times , el autor principal del estudio, el Dr. Eli Rosenberg, informó a la Dra. Rochelle Walensky y otros funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre los datos de Nueva York a principios de febrero.

Los funcionarios de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) se enteraron de los datos casi al mismo tiempo.

Luego, algunos científicos de esas agencias presionaron para que los datos se hicieran públicos antes de una reunión de la FDA, programada para el 15 de febrero, para revisar la solicitud de Pfizer para la autorización de uso de emergencia de un régimen de tres dosis de su inyección para bebés y niños de 6 meses a 5 años años.

Pero los hallazgos del estudio recién se hicieron públicos el lunes 28 feb. del 2022.

El 11 de febrero, la FDA pospuso abruptamente la reunión para revisar la aplicación de Pfizer para bebés y niños, afirmando que Pfizer no tenía suficientes datos sobre la eficacia de una tercera dosis para ese grupo de edad.

Este artículo, examina los datos del estudio. También describe los defectos de algunas conclusiones de los autores .

El estudio examinó la incidencia de la infección por COVID-19 y las tasas de hospitalización en 365.502 niños de 5 a 11 años y 852.384 adolescentes de 12 a 17 años, tanto en personas totalmente vacunadas como no vacunadas.

Este estudio es importante porque existe evidencia limitada sobre la efectividad de la inyección BNT162b2 para niños de 5 a 11 años desde la aparición de Omicron.

Los autores resumieron sus hallazgos:
“En la era de Omicron, la efectividad contra los casos de BNT162b2 disminuyó rápidamente para los niños, particularmente los de 5 a 11 años.”.

Veamos los datos en el gráfico a continuación.

 Chicos-Table-1
Resaltado en rojo está la eficacia de la vacuna (VE) 12 %, asombrosamente baja en la prevención de la infección por COVID en el grupo de edad más joven durante la última semana de observación. Durante el período de tiempo indicado en el gráfico, el VE fue solo del 12%.

La tasa de nuevos casos de COVID en el grupo no vacunado fue de 70 por 100.000 niños por semana en comparación con 62 por 100.000 por semana.

Esto significa que sería necesario vacunar a 12.500 niños para prevenir una sola infección no grave de COVID-19.

La misma columna de datos también demuestra una fuerte tendencia a la baja a lo largo de la ventana de tiempo considerada. La efectividad de la inyección no solo es poco impresionante, sino que está empeorando.

La efectividad de la inyección para prevenir la hospitalización también es marginal en el mejor de los casos
Aunque los autores del artículo concluyen que “la vacunación de niños de 5 a 11 años protegió contra la enfermedad grave”, la VE todavía fue solo del 48 % para prevenir la hospitalización por COVID.

Esto corresponde a una Razón de Tasas de Incidencia (TIR) ​​de 1,9. Una TIR de 1,9 indica que una persona no vacunada tiene 1,9 veces más riesgo de ser hospitalizada en comparación con una persona con todas las inyecciones.

Tenga en cuenta que la eficacia de la «vacuna», VE del 48% en la prevención de la hospitalización y un abismal 12% en la prevención de la infección no cumple con la estipulación de la Autorización de uso de emergencia (EUA), que requiere que la intervención autorizada tenga una efectividad del 50%.

Por otro lado, un adolescente no vacunado de 12 a 17 años tiene 3,7 veces más riesgo de ser hospitalizado. Estos números son consistentes con los datos informados por los CDC para este grupo de edad.

¿Por qué la efectividad de la inyección es tan baja en los niños?
¿Por qué la inyección funciona tan mal en los niños?

El tiempo medio desde la vacunación en el grupo de 5 a 11 años fue de solo 51 días en comparación con 211 días en el grupo de mayor edad, por lo que esta diferencia no puede deberse a una disminución de la eficacia.

Ambos grupos estuvieron expuestos a Omicron, que es ampliamente reconocido por evadir la inmunidad mediada por inyecciones a tasas mayores que las cepas anteriores.

Los refuerzos están disponibles para los adolescentes, pero no se incluyeron en el estudio niños de 12 a 17 años que recibieron refuerzos.

Los autores proponen que la dosis de ARNm en las inyecciones formuladas para el grupo más joven puede ser demasiado pequeña:

«El hallazgo de una eficacia de la inyección, VE notablemente más baja contra la infección en niños de 11 años en comparación con los de 12 y 13 años, a pesar de la superposición de fisiología, sugiere que una dosis de vacuna más baja puede explicar la VE más baja de 5 a 11 años».

Estas opiniones se basan en el VE que se calculó por grupo de edad específico aquí:

 ve-Figure-1
La mayor eficacia de la inyección, (vaccine efficacy ,VE) se observa en adolescentes de 12 años, aparentemente los más pequeños (por peso corporal) en la cohorte de 12 a 17 años pero que reciben la dosis completa de ARNm de adulto. Los niños de 11 años son los más grandes de su cohorte pero reciben la dosis pediátrica.

Si examinamos el gráfico de cerca, los niños de 11 años (punteados en azul oscuro) no tienen la eficacia de la inyección, (vaccine efficacy ,VE) más bajo que en el grupo de 5 a 11 años.

La VE en niños de 11 años supera la de niños de 6, 7, 8 y 10 años al final del período de observación.

Esta estrategia de aumentar la dosis está mal fundamentada. Los niños de 11 años no tienen la VE más baja en su grupo de edad. Esto sugiere que una dosis mayor no necesariamente será de ayuda para ellos.

También probablemente daría lugar a eventos adversos más frecuentes en los niños más pequeños de esa categoría si se aumentara la dosis de la inyección en todos los niños de ese grupo de edad.

Sería más prudente usar un régimen de dosificación dependiente del peso para aumentar la VE en niños más grandes y mitigar el riesgo en los más pequeños.

Sin embargo, esto no sería pragmático. Se tendría que pesar con precisión a los niños y se tendría que calcular una dosis de inyección adecuada en función de su peso. Estas complejidades añadidas conducirán inevitablemente a errores de dosificación.

La efectividad de la inyección es menor en los niños porque ya están protegidos
La eficacia de la inyección, (vaccine efficacy ,VE) se calcula comparando el riesgo de enfermedad en los no vacunados con el de los vacunados.

Un examen más detenido de las tasas de infección en los no vacunados demuestra una clara diferencia entre los dos grupos de edad. Los niños no vacunados en el grupo de edad de 5 a 11 años tienen un riesgo sustancialmente menor de infectarse que los adolescentes no vacunados en cada semana de observación.

En otras palabras, una de las razones por las que la VE es tan baja en los niños es que, para empezar, son más resistentes a las infecciones.

Hay múltiples razones para esto, incluida la inmunidad natural.

Este hallazgo en los datos de Nueva York refleja la posición más reciente del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización del Reino Unido :

“Se estima que más del 85 % de todos los niños de 5 a 11 años habrán tenido una infección previa por SARS-CoV-2 a fines de enero de 2022 y aproximadamente la mitad de estas infecciones se deben a la variante Omicron. La inmunidad natural que surge de una infección previa contribuirá a la protección contra futuras infecciones y enfermedades graves”.

En EE. UU., según informa hoy The Washington Post, “la mayoría” de los niños ya se han contagiado de COVID.

Otro estudio reciente de niños de 3 a 11 años de edad midió el aumento de las respuestas de células T específicas y descubrió que eran el doble que las de los adultos. Los autores sugirieron que esto se debe en parte a las respuestas de reacción cruzada preexistentes a los coronavirus estacionales.

Hay múltiples razones para esto, incluida la inmunidad natural.

Este hallazgo en los datos de Nueva York refleja la posición más reciente del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización del Reino Unido :

“Se estima que más del 85 % de todos los niños de 5 a 11 años habrán tenido una infección previa por SARS-CoV-2 a fines de enero de 2022 y aproximadamente la mitad de estas infecciones se deben a la variante Omicron. La inmunidad natural que surge de una infección previa contribuirá a la protección contra futuras infecciones y enfermedades graves”.

En EE. UU., según informa hoy The Washington Post, “la mayoría” de los niños ya se han contagiado de COVID.

Otro estudio reciente de niños de 3 a 11 años de edad midió el aumento de las respuestas de células T específicas y descubrió que eran el doble que las de los adultos. Los autores sugirieron que esto se debe en parte a las respuestas de reacción cruzada preexistentes a los coronavirus estacionales.

Más allá del nivel inherente de protección que ya poseen los niños no vacunados, los datos demuestran claramente que la tasa de infección en los niños vacunados ya es menor que en los adolescentes vacunados durante la mayoría de las semanas.

 unvac-chart2
Dado que las tasas de infección en los niños vacunados ya son más bajas que en los adolescentes vacunados, no es necesario aumentar la dosis de ARNm en los más pequeños y, con toda seguridad, aumentará el riesgo de eventos adversos.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN