Impacto España Noticias Impacto España Noticias

Últimas noticias

Invasión de los verificadores de hechos

“Otra fuerza que impulsa el crecimiento del complejo de comprobación de hechos es la necesidad de imponer la lealtad a las ideas progresistas que no pueden sobrevivir por sí mismas.”

Corrupción 01 de abril de 2022 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
fc-1024x576
fact-checking

En los últimos  años, un grupo de verificadores de hechos ha atravesado las instituciones del periodismo y se ha instalado en los medios de comunicación estadounidenses y del resto del mundo como una agencia reguladora privatizada y casi gubernamental. ¿Qué hay de malo en los hechos, dirá usted? 

Impulsada por el pánico a la desinformación, la industria del fact-checking está desplazando la obligación principal de los medios de comunicación de la búsqueda de la verdad a la defensa de vagas nociones de seguridad pública, que ellos mismos definen. En el curso de esta transformación, los periodistas se están convirtiendo en policías de alquiler cuyo trabajo es hacer cumplir un consenso oficial que es tratado como un bien cívico por aquellos que se benefician de -y pagan por- su protección.

En Meta -la empresa matriz de Facebook e Instagram- el contenido marcado como falso o engañoso se rebaja en los algoritmos de la plataforma para que lo vea menos gente. Google y Twitter tienen reglas similares para enterrar las publicaciones. En realidad, el nuevo “Ministerio de la Verdad” público-privado de Estados Unidos y España sirve principalmente a los intereses de las plataformas tecnológicas y de los agentes del Partido Demócrata que financian y apoyan la empresa de comprobación de hechos. 

Esto, a su vez, convence a un gran número de estadounidenses normales de que el producto noticioso oficialmente sancionado que reciben es una estafa que cubre el pellejo, una actitud que marca a muchos millones de personas como vectores potencialmente peligrosos de desinformación, lo que justifica más censura, aumentando aún más el cinismo del público hacia la prensa y los poderes institucionales a los que ahora sirve abiertamente. La desconfianza y la represión se alimentan mutuamente, y la presión aumenta hasta que el sistema se rompe o explota.

¿Ha habido alguna historia más enérgicamente verificada por los hechos que la del portátil de Hunter Biden? La noticia se dio a conocer pocas semanas antes de las elecciones presidenciales de 2020, y fue enterrada con tanta eficacia por las acusaciones de desinformación y las prohibiciones de las redes sociales que se convirtió en sinónimo del poder de la nueva burocracia reguladora de la verdad. Poco después de las primeras informaciones sobre el portátil, Kevin Roose, de The New York Times, reconocía modestamente el papel que habían desempeñado los periodistas de desinformación como él en la presión sobre las empresas tecnológicas para que tomaran “más y más rápidas medidas para evitar que se difundiera información falsa o engañosa… con el fin de evitar que se repitiera la debacle de 2016”.

Y funcionó. Solo que resulta, como reconoce ahora The New York Times, que la información original silenciada por los fact-checkers era correcta. ¿De qué se trataba? Ah, sí, las pruebas de los negocios corruptos en los que estaban implicados el entonces candidato Joe Biden, su familia y una empresa energética ucraniana. Un artículo del Times de la semana pasada y las publicaciones de IEN sobre una investigación en curso del Departamento de Justicia sobre Hunter Biden señala de paso que los correos electrónicos relevantes para la investigación “fueron obtenidos por el New York Times de un caché de archivos que parece haber salido de un ordenador portátil abandonado por el Sr. Biden en un taller de reparación de Delaware”. El correo electrónico y otros de la caché fueron autentificados por personas familiarizadas con ellos y con la investigación”.

He aquí otro incidente reciente que ilustra por qué algunas personas podrían desconfiar de la afirmación de las autoridades de verificación de hechos de que están actuando para proteger al público. El mes pasado, Instagram colocó una etiqueta de advertencia en el post de un abogado estadounidense de derechos humanos que culpaba del aumento de la inflación en Estados Unidos a la “avaricia empresarial”. Desde luego que no. Los verificadores de hechos independientes comprobaron debidamente que la afirmación “carecía de contexto y podía confundir a la gente”.

La advertencia se refería a una comprobación de hechos del medio de comunicación francés Agence France-Presse (AFP), respaldado por el gobierno. Con la autoridad de ese único artículo, que cita a tres expertos estadounidenses -un empleado de un grupo de reflexión neoconservador, otro liberal y un profesor universitario de economía-, el post ofensivo desapareció.

Puede que te preguntes por qué el verificador de hechos designado por Facebook para una afirmación sobre la inflación en Estados Unidos es una agencia francesa respaldada por el Estado, o quién determina cuántos expertos se necesitan para emitir un dictamen y qué cualificaciones hacen que uno sea “experto”. Todas ellas son buenas preguntas que debían hacerse hace cinco o seis años, cuando las incoherencias lógicas del tamaño de un planeta todavía podían ser un lastre. 

A estas alturas, es como argumentar que las leyes fiscales de Estados Unidos no tienen sentido. El complejo industrial de comprobación de hechos no es una sociedad de debate o una rama de la ciencia que persigue la verdad dondequiera que ésta se encuentre. Es un accesorio institucional con cientos de millones de dólares de financiación detrás, junto con batallones de ONGs y autoridades periodísticas anteriormente arruinadas que están más que felices de cobrar grandes cheques y proclamar que los burócratas gobernantes de Estados Unidos en la FDA, el CDC, el FBI, la CIA, la Fed -y toda la sopa de letras de las agencias gubernamentales- junto con el Partido Demócrata gobernante, nunca se equivocan en nada, al menos en nada importante.

Lo que no quiere decir que los verificadores de hechos sean inflexibles. Todo lo contrario. Un asunto resuelto este mes con un solo enlace y unas cuantas citas elegidas a mano a favor del burócrata federal veraz X o del noble títere de carne del partido gobernante. Y puede ser fácilmente reajustado unos meses más tarde con diferentes enlaces si los vientos políticos cambian, revisando el registro del pasado sin reconocer nunca los errores de juicio o de hecho.

Este escenario exacto se ha reproducido docenas de veces solo en los dos años desde que comenzó la pandemia. ¿Recuerdan que en mayo de 2020 Donald Trump dijo que estaba “seguro” de que las vacunas estarían disponibles a finales de año? La NBC comprobó esa afirmación y determinó que “los expertos dicen que necesita un “milagro” para tener razón”. En octubre, cuando Trump dijo que la vacuna era inminente, una organización llamada Science Feedback, uno de los socios oficiales de Facebook para la comprobación de hechos, declaró que “la vacunación generalizada de Covid-19 no se espera antes de mediados de 2021.” En realidad, el despliegue de la vacuna comenzó dos meses después, en diciembre de 2020. 

Desde entonces, el complejo de comprobación de hechos de Estados Unidos y España ha gastado cantidades desmesuradas de tiempo y energía vinculando a “Trump”, “los partidarios de Trump”, “las regiones del país que apoyaron a Donald Trump” y, por supuesto, a los queridos “antivacunas” como la causa de una aceptación de la vacuna más baja de lo esperado, ya que la vacuna pasó de ser un símbolo de la grandiosidad payasa y las mentiras de Trump a simbolizar la sabiduría de sus oponentes, defensores de La Ciencia.

Luego están esos momentos difíciles de pasar por alto en los que los informes fácticos de obvios errores se recontextualiza como “mayormente falsos” o “engañosos”, con el fin de evitar a los funcionarios políticos y a sus patrocinadores la molestia de defender sus políticas impopulares. 

A principios de febrero, el Washington Free Beacon informó de que la administración Biden estaba “dispuesta a financiar la distribución de pipas de crack a los drogadictos como parte de su plan para avanzar en la “equidad racial””. El informe fue rápidamente aprovechado por los comentaristas y políticos conservadores que recogieron el hecho de que millones de estadounidenses verían tal plan como, a primera vista, idiota, y caricaturescamente racista, y, por lo tanto, una vergüenza para la Casa Blanca. 

En otros tiempos, la revelación podría haber llevado a algún burócrata de bajo nivel a dar un paso al frente para caer en la trampa, o al menos admitir la culpa. Pero los tiempos han cambiado, y ahora, en lugar de gestionar las consecuencias públicas de la metida de pata, la guardia avanzada de la oficina de comprobación de hechos puede emitir decretos oficiales de que nunca hubo una metida de pata y que cualquier sugerencia de la misma es una información errónea, al tiempo que se borran las pruebas de las opiniones contrarias.

Que es exactamente lo que ocurrió en el caso del brillante plan de algún burócrata de repartir pipas de crack gratis para promover la “equidad” racial. A los pocos días, el lobby del fact-checking entró en acción para defender el honor de la Casa Blanca. Snopes y Politifact declararon que el informe del Beacon era “mayormente falso”, mientras que Factcheck.org lo calificó de información errónea. 

The New York Times, The Washington Post, CNN, Reuters, Forbes, USA Today, y docenas de otros miembros del cluster de verificación de hechos de los medios de comunicación emitieron veredictos similares, respaldados por sus nombres de marca y por grupos que suenan oficialmente en universidades de renombre.

Lo que llama la atención aquí, aparte del nivel de unanimidad, es que ninguno de los verificadores de hechos cuestionó la afirmación de que la subvención del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) incluía la financiación de “kits para fumar de forma segura” que se distribuirán a los consumidores de drogas. Por el contrario, simplemente se hicieron eco de la negación del gobierno de que las pipas de crack se incluirían en los kits -una negación hecha solo después de la publicación del artículo del Beacon- y luego aprovecharon el hecho de que no todos los 30 millones de dólares destinados a la subvención se utilizarían para comprar los kits, algo que el Beacon nunca había afirmado, para asegurar que toda la historia era falsa. 

Al más puro estilo estalinoide, Snopes añadió una nota del editor a su entrada en la que explicaba que había cambiado su calificación de “Mayormente falso” a “Desactualizado” después de que el HHS “estipulara que la financiación federal no se utilizaría para incluir pipas en los kits para fumar de forma segura”. Traducción: La información del Beacon fue esencialmente precisa todo el tiempo, y etiquetarla como falsa fue una táctica para ganar tiempo para que el gobierno preparara una respuesta que luego pudiera aplicarse retroactivamente para reescribir el pasado.

Al poner un sello oficial en las manipulaciones obvias del lenguaje, los verificadores de hechos autorizan la cobertura falsa y engañosa por parte de los medios de comunicación que juegan a la pintoresca práctica del siglo XX de informar de manera objetiva -declarando bolas y golpes- mientras también batean para el equipo demócrata. La convergencia de la verificación de hechos y las prioridades del Partido Demócrata no es una cuestión de especulación. 

El Comité Nacional Demócrata pide que se establezca una “política de desinformación política” y cita repetidamente las asociaciones de la Red Internacional de Comprobación de Hechos con empresas tecnológicas como modelo para la política nacional de censura del partido.

Una vez que los verificadores de hechos emitieron sus veredictos profesionales, aparecieron múltiples artículos que criticaban el informe del Beacon al tiempo que afirmaban sus afirmaciones centrales. El Chicago Tribune denunció el “engañoso alboroto de las ‘pipas de crack'” en un artículo que también reconocía que el “delgado tubo de cristal utilizado para fumar crack y otras drogas” es, de hecho, “la parte clave de los llamados kits para fumar de forma segura” distribuidos por grupos locales. Pero en lugar de llamar la atención sobre el uso de pipas para fumar crack -una asociación incómoda cargada de connotaciones desagradables y potencialmente racistas-, el artículo prepara a los lectores para que entiendan que los “tubos delgados” son “una parte inocua del arsenal” de los especialistas en reducción de daños. 

En su propio artículo sobre la controversia, The New York Times reconoció que “algunos programas de reducción de daños incluyen pipas estériles, que se emplean para fumar metanfetamina y fentanilo, así como crack”, antes de declarar con la máxima seriedad que “los verificadores de hechos no partidistas han desacreditado la afirmación” de que el gobierno de Biden “tenía la intención de pagar la distribución de pipas”.

El episodio ilumina una de las ironías centrales del auge de los reguladores narrativos. El fact-checking se apoya en el respeto de los lectores por los antiguos valores periodísticos, como la objetividad, sin reconocer el papel de los medios de comunicación de prestigio en el debilitamiento deliberado de esos valores al implicarlos en la continuidad del racismo, el sexismo y otras intolerancias tóxicas. El resultado es un doble juego familiar pero peculiar: Si un artículo señala que una red de activistas burocráticos y educativos está inculcando la noción de que las matemáticas son racistas, esa afirmación es histeria de la derecha. Pero cuando un periodista determina que las pipas de crack son inocuas, eso es “fact-checking”, comprobación de hechos .

“Otra fuerza que impulsa el crecimiento del complejo de comprobación de hechos es la necesidad de imponer la lealtad a las ideas progresistas que no pueden sobrevivir por sí mismas.”

En cuanto a la acusación de partidismo manifiesto, el historial de los nuevos “fact-checkers” habla por sí mismo. Durante las elecciones de 2020, los “fact-checks” se utilizaron repetidamente como armas contundentes para neutralizar la información que era potencialmente perjudicial para Joe Biden -el portátil de Hunter es el ejemplo más atroz, pero solo uno de los muchos. Durante la campaña de las primarias demócratas, Biden fue atacado sistemáticamente por haber contribuido al encarcelamiento masivo con su proyecto de ley sobre el crimen de 1994.

“Ese proyecto de ley sobre el crimen de 1994, sí contribuyó al encarcelamiento masivo en este país”, dijo la entonces candidata presidencial Kamala Harris a los periodistas en 2019, cuando se presentó contra Biden. 

Al año siguiente, después de que Biden lograra la nominación de su partido, un post de Instagram de un partidario de izquierda de Bernie Sanders que lo acusaba de contribuir al encarcelamiento masivo fue marcado como “Falso” con una etiqueta que advertía a los usuarios: “Los verificadores de hechos independientes dicen que esta información no tiene ninguna base”.

Sin embargo, el fact-checking no se originó como un complot partidista demócrata contra la realidad. Se convirtió en una característica necesaria del nuevo complejo industrial periodístico para inocular a las grandes plataformas tecnológicas de la presión reguladora del gobierno y la amenaza de demandas “privadas” del sector de las ONG. En otras palabras, fue una concesión de las empresas tecnológicas a la amenaza no tan sutil de que si no empezaban a censurarse a sí mismas, el Estado podría romper sus ventanas o sus monopolios. En ese marco, al menos, la comprobación de hechos es tan potencialmente peligrosa para los demócratas bajo una Casa Blanca y un Congreso controlados por los republicanos como lo es para los republicanos cuando los demócratas gobiernan Washington.

Pero en realidad, cuando se trata de beneficiarse de la censura estatal, los demócratas y los republicanos no son iguales. Otra fuerza que impulsa el crecimiento del complejo de verificación de hechos es la necesidad de imponer la lealtad a las ideas progresistas que no pueden sobrevivir por sí mismas. Despojados de su lenguaje especializado y de su contexto social y burocrático, los artículos clave de la fe eclesiástica progresista son repulsivos para la mayoría de los votantes en general, independientemente de su género o raza. Esto es cierto para el enfoque racializado de la educación, que acaba de ser rechazado rotundamente por los padres de San Francisco en las recientes elecciones al consejo escolar. También es el caso de los llamamientos a desfinanciar a la policía, a enseñar la ideología transgénero a los niños de preescolar y de los enfoques de la adicción que parecen promover el consumo continuado de drogas.

Las políticas de las que los funcionarios de la administración Biden se habrían jactado frente a una audiencia de académicos y administradores de salud pública suenan diferentes -es decir, locas- para las personas que no han sido socializadas para aceptar las patrañas de la clase profesional. Ahí es donde entran los fact-checkers con sus insignias de hojalata y su inmerecido aire de autoridad. Pueden declarar que una historia no es simplemente errónea o exagerada, sino peligrosamente defectuosa, porque nosotros, los verificadores de hechos, pagados por los gigantes de la tecnología y las ONG que a su vez están financiados por una marea aparentemente interminable de dinero oscuro de multimillonarios que quieren estar despiertos, o al menos comprar una póliza de seguro de vigilia, lo dijimos.

Dejando a un lado la política, los fact-checkers llenan un vacío en el sistema de gobierno estadounidense, que cada vez más y desde hace al menos varias décadas, no se parece en nada al sistema descrito en las aulas de educación cívica y en los libros de texto del instituto. Dado que el Estado estadounidense ejerce ahora rutinariamente su poder mediante decretos administrativos, en lugar de mediante leyes aprobadas por los representantes elegidos por el pueblo, debe confiar en funcionarios no contratados para hacer cumplir sus dictados. 

Este método de gobierno libera a los responsables políticos de cualquier obligación de construir amplias mayorías que apoyen sus ideas. Tal vez sea realmente una buena idea distribuir pipas de crack a los adictos porque salvará vidas, como afirman sus defensores. Pero si creyeran que tienen la verdad de su lado, podríamos esperar ver a las personas que defienden estas políticas argumentando sus méritos y convenciendo a una coalición de votantes para que las apoyen. En lugar de ello, vemos lo contrario: el uso desnudo del poder y la coacción para sofocar los argumentos de personas que creen que tienen un mandato del cielo, y que la verdad es lo que ellos dicen que es.

Los verificadores de hechos han demostrado ser oficiales de cumplimiento cruciales para el Estado, filtrando la información problemática antes de que llegue al público, torturando “los hechos” hasta que se ajusten a las narrativas oficialmente sancionadas, y difamando a los disidentes como peligros para el público o títeres de Vladimir Putin. Esta es la ecología de la información en la que vivimos, y como periodista puedo decir que apesta.

La comprobación de los hechos se remonta a principios del siglo XX, cuando las publicaciones la utilizaban como procedimiento de auditoría interna para garantizar la exactitud de su trabajo antes de publicarlo. Este mecanismo de control de calidad interno era costoso y requería mucho tiempo, pero daba a las publicaciones que lo empleaban un aire de confianza y prestigio.

Todo eso cambió cuando llegó Internet y acabó con el control de los medios de comunicación sobre las noticias. El primero de los sitios modernos de comprobación de hechos, Snopes, se creó en 1994 como una de las primeras comunidades online organizadas en torno a los mitos urbanos. FactCheck.org le siguió en 2003, y PolitiFact -ahora gestionado por el Instituto Poynter- se creó en 2007. Esta nueva generación de verificadores de hechos tenía una relación conflictiva con Internet. Reconocían el inmenso poder de un índice de información global para investigar en tiempo real y desmentir las afirmaciones falsas de los funcionarios públicos. Pero, al mismo tiempo, veían que Internet socavaba los cimientos de la autoridad del periodismo ante el público y destruía su modelo de negocio.

Las líneas de tendencia del periodismo y la comprobación de hechos se han movido en direcciones opuestas desde hace tres décadas. Entre 1990 y 2017, los periódicos diarios y semanales perdieron más de un cuarto de millón de puestos de trabajo, más de la mitad de su plantilla. El declive se aceleró durante la pandemia, con al menos 6.154 trabajadores de medios de comunicación despedidos desde principios de marzo de 2020 hasta agosto de 2021 y 128 organizaciones de noticias cerradas durante el mismo período. 

A medida que el periodismo se derrumba, se abre un espacio para las prácticas sucesoras agrupadas bajo la bandera de la lucha contra la desinformación. En 2014, había 44 organizaciones de verificación de hechos en Estados Unidos, según el censo del Reporters’ Lab de la Universidad de Duke. En el censo de junio de 2021, había 341 “proyectos activos de verificación de hechos”, 51 más que el año anterior.

“Los editores esperan que la comprobación de hechos se convierta en una fuente de ingresos. Ahora mismo, son sobre todo las grandes empresas tecnológicas las que compran”, rezaba el titular de un artículo publicado el pasado septiembre por el Nieman Lab de la Universidad de Harvard. En otras palabras, las mismas plataformas de Internet que han convertido el periodismo en una cáscara hueca, al tiempo que incentivan el clickbait hiperpolarizado que ha hecho trizas la confianza del público en los medios de comunicación, y que resultan ser los principales donantes del Partido Demócrata con un interés existencial en complacer al gobierno, son también los benefactores de un nuevo metaperiodismo que se sitúa por encima de la mera información como árbitro final de lo que es cierto, al tiempo que se beneficia de unos costes laborales que son una fracción de lo que se gastaba en las redacciones tradicionales.

Los verificadores de hechos de hoy en día ya no tienen tiempo para mantener la honestidad de sus propias publicaciones porque están liderando una cruzada para cazar y exponer falsedades peligrosas en todos los demás lugares. Un ejemplo de la revista The New Yorker, otra justamente famosa por el cuidado y la calidad de su departamento interno de verificación de hechos, ilustra el cambio. 

En 2018, Talia Lavin, una fact-checker de la revista, utilizó su cuenta personal de Twitter para acusar falsamente a un veterano de combate de la Marina estadounidense discapacitado que trabajaba como agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos de tener un tatuaje nazi porque confundió una insignia utilizada por la unidad en la que sirvió en Afganistán con un símbolo fascista. Tras borrar el tuit y criticar al ICE por haber sacado a la luz su error, Lavin dimitió de The New Yorker. “Siento que he cometido un pequeño error y que me ha destrozado la vida”, dijo entonces.

No es así. El error de Lavin se convirtió en una audición pública que lanzó su carrera como “fact-checker” con un nuevo estilo y “experta” en extremismo. Semanas después de dejar The New Yorker, fue contratada por Media Matters como “investigadora del extremismo de extrema derecha”. En menos de un año había firmado un contrato para un libro.

Lo notable es que el acto inicial de Lavin formaba parte de una campaña mucho más amplia en la que personas que se consideran activistas y periodistas de izquierdas ejecutan las directivas de seguridad nacional de la Casa Blanca. La “Estrategia Nacional para Contrarrestar el Extremismo Doméstico” de la administración Biden, publicada el pasado mes de junio, fue uno de los muchos documentos de seguridad nacional que pedían la ampliación de las autoridades de vigilancia y los poderes legales del gobierno en lo que equivalía a una nueva Ley Patriótica con esteroides. La estrategia pide que se aumente la vigilancia de las redes sociales y que se apliquen nuevas políticas de control para los empleados del gobierno y de las fuerzas del orden, lo que también describe exactamente lo que estaba haciendo Lavin.

El actual aparato estadounidense de comprobación de hechos se construyó para resolver una afirmación no probada: que la falta de reglamentos gubernamentales sobre las redes sociales inclinó la elección de 2016 a favor de Donald Trump. “Los más destacados verificadores de hechos del país libraron una batalla perdida contra la avalancha de noticias falsas durante la campaña presidencial”, declaraba un artículo de Politico publicado poco después de las elecciones. 

El artículo se basaba en la falsa premisa de que existía en ese momento una jerarquía reconocida de “prominentes fact-checkers”. La realidad era que en el panorama periodístico anterior, la comprobación de hechos era un trabajo reservado sobre todo a los recién licenciados universitarios cuyo aprendizaje en el oficio periodístico consistía en asegurarse de que los atareados reporteros informan correctamente de la fecha de las primeras elecciones democráticas de Moldavia tras la caída de la Unión Soviética. Uno no puede dejar de maravillarse ante la audacia de las poderosas ONGs que plantan historias en la prensa para fomentar una ilusión sobre el poder de los verificadores de hechos que en poco tiempo creó esa misma realidad.

Al principio, Mark Zuckerberg se resistió a las acusaciones de que la vigilancia de las redes sociales, o la falta de ella, era responsable de los resultados de las elecciones de 2016, diciendo que era “una idea bastante loca” y que era “extremadamente improbable que los engaños cambiarán el resultado.” Pero bajo la presión de los principales demócratas, incluida Hillary Clinton, un empuje coordinado del grupo de organizaciones sin ánimo de lucro del partido, y un golpe de sus propios empleados, entre los que se encuentran algunos de los mayores donantes del Partido Demócrata, Zuckerberg se doblegó.

El 17 de noviembre de 2016, una nueva organización llamada International Fact-Checking Network (IFCN) publicó una carta abierta al atribulado CEO de Facebook. “Estaríamos encantados de hablar con usted sobre cómo sus editores podrían detectar y desmentir afirmaciones falsas”, ofreció generosamente la IFCN en nombre de los firmantes de la carta, un grupo de 20 organizaciones de comprobación de hechos nominalmente independientes agrupadas en su red. Al mes siguiente, Facebook anunció que la IFCN sería su principal socio en una nueva iniciativa de verificación de hechos que examinará la información -toda la información- en la mayor y más influyente plataforma de medios sociales del mundo. ¿Quién es la IFCN?

La IFCN se puso en marcha en 2015 como una división del Instituto Poynter, una organización de medios de comunicación sin ánimo de lucro con sede en San Petersburgo, Florida, que se autodenomina “líder mundial en periodismo” y que se ha convertido en un eje central en el complejo de contrainformación en expansión. La financiación de Poynter procede del triunvirato que sustenta el sector no lucrativo de Estados Unidos: Las empresas tecnológicas de Silicon Valley, las organizaciones filantrópicas con agendas políticas y el gobierno de Estados Unidos.

El sector sin ánimo de lucro, como se le llama eufemísticamente, es un inmenso y laberíntico motor de activismo ideológico y financiero que se valoró en casi 4 billones de dólares en 2019, la inmensa mayoría de los cuales se dedica a causas “progresistas”. La financiación inicial de la IFCN provino de la National Endowment for Democracy, respaldada por el Departamento de Estado de Estados Unidos, la Omidyar Network, Google, Facebook, la Fundación Bill y Melinda Gates y la Open Society Foundations de George Soros.

La IFCN, que no cuenta con una membresía formal, actúa como órgano superior para las docenas de organizaciones de comprobación de hechos agrupadas bajo su paraguas que han respaldado su código de principios. Según el sitio web de la organización, su misión es “reunir a la creciente comunidad de verificadores de hechos de todo el mundo y a los defensores de la información objetiva en la lucha mundial contra la desinformación”.

La operación de verificación de hechos de la IFCN ofrece algo diferente a todos los diversos actores que directa e indirectamente dan forma a su misión. 

Para los funcionarios del gobierno, proporciona un medio para externalizar tanto los mensajes políticos como las responsabilidades de la censura. Para las empresas tecnológicas, es un método de ejercer el control sobre sus propios reguladores al ponerlos en nómina. Y para los periodistas, que ven cómo se hunde su industria y se erosiona su estatus a medida que el público se vuelve contra ellos, es un trabajo constante en uno de los únicos campos de crecimiento que le quedan a los medios de comunicación, como reguladores de la información.

Las consecuencias para cualquiera que se resistiera al nuevo mandato eran graves. Las empresas de medios sociales y las redacciones que no siguieron el programa y dieron poder a las brigadas de tecnócratas de la verdad fueron acusadas de ayudar a Rusia, traer el fascismo a Estados Unidos, apoyar la supremacía blanca y cosas peores.

En contra de la imagen que se prefiere de los científicos de datos, que ofician neutralmente las reclamaciones desde la barrera, los fact-checkers tienden a ver su trabajo en términos salvacionistas. En su último día de trabajo en 2019, el director fundador de la IFCN, Alexios Mantzarlis, publicó una entrada en su blog en la que escribió: “los fact-checkers ya no son un movimiento de reforma periodística de rostro fresco; son árbitros arrugados de una guerra sin prisioneros por el futuro de internet.”

Mantzarlis ofreció una útil visión general de la misión que les guía, que consiste en hacer retroceder la marea del populismo potenciado por Internet y restaurar las jerarquías del conocimiento, que, en la mente tecnocrática, son el fundamento adecuado de las sociedades liberales. Mantzarlis trabaja ahora en Google como responsable de políticas.

La pandemia arrojaría una luz especialmente dura sobre el papel de los verificadores de hechos como policías de la información para la élite del poder estadounidense, y los peligros de ese papel. Lejos de identificar la “desinformación peligrosa”, los verificadores de hechos fueron fundamentales en el esfuerzo múltiple para suprimir las investigaciones sobre los orígenes de la pandemia mundial que ha matado a casi 6 millones de personas.

En febrero de 2020, The Washington Post reprendió al senador de Arkansas Tom Cotton por promover una “teoría conspirativa” “desacreditada” de que el COVID-19 se había escapado de un laboratorio. En mayo de 2020, Glenn Kessler, del Post, que es miembro del consejo asesor de la IFCN, dijo que era “prácticamente imposible” que el virus hubiera salido de un laboratorio. Esos eran los hechos… hasta un año después, cuando Kessler publicó un nuevo artículo en el que explicaba cómo la “teoría de la fuga del laboratorio se volvió repentinamente creíble”.

¿Cómo entender el proceso epistemológico que puede llevar a un experimentado fact-checker a dar un giro de 180 grados en un asunto de máxima importancia pública en menos de un año? La respuesta simple, que no tiene nada que ver con el carácter o el talento individual de Kessler, es que cuando realmente cuenta, el papel del fact-checker no es investigar la verdad, sino defender la credibilidad de las fuentes oficiales y sus narrativas preferidas. La opinión de Kessler cambió en el mismo momento en que la maquinaria del Partido Demócrata comenzó a trazar un nuevo rumbo en un tema que estaba perjudicando al partido en las urnas.

Una característica clave del aparato moderno de comprobación de hechos es que los errores individuales pueden convertirse rápidamente en fallos del sistema. El hecho de que los distintos miembros de la IFCN, repartidos por organizaciones de noticias de todo el mundo, estén mayoritariamente de acuerdo entre sí no es ninguna sorpresa, ya que el consenso es el objetivo de su trabajo. 

Pero en una red cerrada, el consenso basado en el error puede adquirir fácilmente el peso de la regulación legal, con una aparente unanimidad que sirve como “prueba” de que las opiniones contrarias están ridículamente mal informadas, o son peligrosas, o simplemente son una locura. Eso es precisamente lo que ocurrió cuando Google, Facebook y Twitter, con todo el peso de los “hechos” detrás de ellos, censuraron colectivamente la información sobre la conspiración de las filtraciones de los laboratorios “marginales”.

También hay cuestiones que afectan más directamente a la salud pública, como la seguridad de las vacunas y el enmascaramiento. El pasado mes de noviembre, el BMJ, una revista médica británica fundada en 1840, publicó un artículo basado en las afirmaciones de un denunciante que había trabajado para Ventavia Research Group, cuando la empresa fue contratada por Pfizer para colaborar en sus ensayos de la vacuna COVID-19. Según el informe del BMJ, el denunciante, Brook Jackson, alegó que durante los ensayos Ventavia había “falsificado datos, no había cegado a los pacientes, había empleado a vacunadores sin la formación adecuada y había tardado en hacer un seguimiento de los acontecimientos adversos notificados”. 

Después de una semana de tráfico récord en el sitio web del BMJ, la revista descubrió que las publicaciones que compartían el artículo en las redes sociales estaban siendo etiquetadas con la conocida advertencia: “los verificadores de hechos independientes dicen que esta información podría confundir a la gente.”

¿Quién lo dice? La determinación fue hecha por Lead Stories, una de las organizaciones asociadas en la red de Facebook que, en una muestra de datos tomada en enero de 2020, fue responsable de la mitad de todas las comprobaciones de hechos de ese mes en la plataforma de medios sociales. No hace falta una lectura especialmente atenta para ver que, mientras que la investigación original del BMJ está escrupulosamente elaborada con pruebas sólidas y afirmaciones mesuradas, el desmentido de Lead Stories se basa en insinuaciones chapuceras, juegos de manos y una credulidad subyacente hacia las fuentes oficiales.

En su “comprobación de hechos”, Lead Stories llama la atención sobre el hecho de que la cuenta de Twitter de Jackson “estuvo de acuerdo con la crítica del activista antivacunas y difusor de desinformación sobre la COVID, Robert F. Kennedy Jr., a la historia de Barrio Sésamo en la que el Gran Pájaro anima a los niños a vacunarse contra la COVID-19”. Este es el tipo de argumento ad hominem, difícil de seguir y que rompe la lógica, que sería expulsado de la sala en un campamento de debate de la escuela secundaria, pero que se ha convertido en la última palabra en asuntos reales de salud pública.

Tampoco es posible apelar a estas decisiones en la práctica. Cuando los editores del BMJ apelaron a Lead Stories para que retirara la etiqueta de advertencia de “falta de contexto” que había colocado en el artículo original del BMJ, el editor del sitio de comprobación de hechos, Alan Duke, negó toda responsabilidad.

“A veces los mensajes de Facebook sobre las etiquetas de comprobación de hechos pueden sonar demasiado agresivos y aterradores”, respondió Duke a la revista. “Si tienes un problema con sus mensajes, deberías hablarlo con ellos, ya que no podemos cambiar nada de eso”. Los editores del BMJ se dirigieron entonces a Facebook, donde les dijeron: “Los verificadores de hechos son responsables de revisar el contenido y aplicar las calificaciones, y este proceso es independiente de Meta”. ¿Está lo suficientemente claro para ti? Patea rocas, bobo.

Lo que quiero decir aquí es que la convergencia del poder gubernamental con la verificación de hechos no es una conspiración ni un accidente. Un informe de 2018 de la Columbia Journalism Review ofrecía “lecciones para la colaboración entre plataformas y editores a medida que Facebook y los medios de comunicación se unen para luchar contra la desinformación”. También ofrecía una advertencia:

“Si Facebook crea asociaciones de comprobación de hechos completamente nuevas, inmensamente poderosas y totalmente privadas, con organizaciones de noticias aparentemente de espíritu público, se hace prácticamente imposible saber en interés de quién y según qué dinámica están operando nuestros sistemas de comunicación pública.”

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN