LOS EQUIPOS PSICOSOCIALES, ¿UNA SEGUNDA BALA DE PLATA?

En algunos casos se prueba con videos y audios la manipulación de la madre, y como adoctrina a los memores contra el padre, pese a ello, no toman las pruebas en cuenta

Noticias 10/04/2023 Salvador Gimenez
OIP
LOS EQUIPOS PSICOSOCIALES

La estrategia de la bala de plata consiste en denunciar al padre (habitualmente) de falsos maltratos y/o abusos a su hijo/a, cuya modalidad más común es presentar directamente una denuncia contra padre, o bien lograr que el menor, tras haber sido convenientemente adiestrado y aleccionado por la madre (habitualmente), declare tal atrocidad ante un Juez en medio de un procedimiento de divorcio o de modificación de medidas.

Pero además, existe una segunda modalidad, o “Segunda Bala de Plata”, que se está poniendo en práctica a través de los equipos psicosociales, a donde acuden los menores, cuando la primera bala “ha fallado”, convenientemente adiestrados en lo que tienen que decir que gracias a artículos como este, cada vez son más personas quienes están alerta de esta despiadada estrategia, muchos padres son acusados falsamente, con las consecuencias que eso conlleva, no solo una posible entrada en prisión, si no destrozar la vida del padre.

Este medio ha destapado muchos casos donde madres alineadas con jueces y equipos psicosociales practican la bala de plata, hemos conversado con algunos jueces, hemos preguntado como en muchos casos los jueces no toman en consideración informe médicos de madres con problemas psicológicos, la respuesta nos deja perplejos, precisamente los jueces cuando conocen esos problemas evitan quitar la custodia a la madre, luego vienen casos como la madre que se tiro desde un quinto con su hija de 7 años, ¿Quién es el responsable cuando esto pasa, teniendo el conocimiento?

Los miembros equipos psicosociales se limitan constatar las verbalizaciones del menor, sin en modo alguno evaluar la veracidad de estas ni lo fidedigno con la realidad, y sin tener en cuenta las pruebas que sobre la manipulación de los menores se hayan podido aportar al procedimiento de divorcio en curso, en algunos casos se prueba con videos y audios la manipulación de la madre, y como adoctrina a los memores contra el padre, pese a ello, no toman las pruebas en cuenta.

Esta Segunda Bala de Plata se basa en el sesgo que tengan los miembros del equipo psicosocial, que parten de la premisa que la madre es buena por naturaleza, o en el “buenismo” ya que si lo dice el menor “será cierto” y que no se plantean que lo que dice el menor pueda ser falso y que éste este manipulado, ni que la madre, igualmente, les pueda estar manipulando también a ellos, el hombre es culpable en cualquier situación.

Los trabajadores sociales de los equipos psicosociales están cualificados para evaluar la capacidad parental de los progenitores, pero no para identificar y evaluar el maltrato y la manipulación que sufren los menores, con la ideología de genero impuesta en los juzgados, padre que entre en este sistema, tiene pocas posibilidades de tener alguna sentencia favorable en ningún caso.

Los equipos psicosociales están siendo usados como “Notarios” para blanquear la manipulación que están sufriendo los menores, que acuden a sus exploraciones totalmente desamparados e indefensos, y a quienes hacerles verbalizar esas instrucciones en contra de su padre les causa graves daños y traumas de muy difícil cura, como nos confirman diferentes expertos, los daños son irreparables.  

Con esta medida, se está dilapidando el interés del menor, que por Ley es superior y debe prevalecer en todo momento, y el sufrimiento que están padeciendo con ello al interés que tenga la madre en contra del padre, y al interés de evitar que la madre pueda quedar como maltratadora y que está adiestrando a los niños.

Según este sesgo ideológico la madre es buena por ser mujer, y sus actos no se analizan ni se contrastan. Si una madre toca los genitales de un chico de 13 años no significa nada, aun habiéndolo llevado a cabo, y probado, si simplemente se insinúa respecto de un padre irá a la cárcel y tendrá toda la condena social y judicial. ¿Por qué esa diferencia? ¿es que los menores no sufren igual si lo hace la madre?

Los colegios son cómplices, en muchas ocasiones, del adiestramiento que están recibiendo de la madre, pero se callan no alzan la voz para no verse envueltos y no delatar la situación, denunciar a una madre no está bien visto y puede traerles consecuencias.

¿Es que un niño que le están adiestrando para odiar a su padre, sin motivo, no sufre? ¿Quién defiende estos niños?

En qué consiste un informe psicosocial:

El informe debería recabar cómo es y se desarrolla la relación de los menores con sus padres. Cómo es la relación entre los padres. Cómo se llevan las cuestiones fundamentales, la educación, la manutención, y cómo se está llevando en la práctica la custodia y régimen de visitas.

Porque en ese momento la situación es eventual pero el cómo se esté produciendo puede dar pistas de cómo será en el futuro. Sobre los padres se debe evaluar cuestiones como su capacidad y grado de motivación. La disponibilidad laboral en relación con los cuidados necesarios de los menores.

Por supuesto una de las partes fundamentales del informe, es desentrañar si el menor o menores tienen alguna preferencia. Si prefieren convivir con uno de los progenitores, si que sea con uno u otro no va a ser relevante. Si la mejor fórmula es en la que se comparte esa función. Porque salvo en casos en los que acontecen asuntos más complicados, lo cierto es que los menores lo que quisieran es seguir como siempre.

Así las cosas, el informe debe proponer en sus conclusiones un tipo de guarda y custodia para el caso concreto. Una propuesta de régimen de visitas para el caso de que un progenitor no tenga la custodia.  

En los casos en los que los menores han sufrido las consecuencias de las denuncias instrumentales que se llevan a cabo en las denominadas “estrategias de las balas de plata”, y uno de los progenitores ha conseguido la custodia única por la denuncia, el psicosocial no puede determinar esas relaciones parentales, entre ambos padres, dado que, a uno de los padres, como decimos, normalmente al padre, se le ha privado indebidamente de tener una relación normal y de forma habitual con sus hijos.

 ¿Cómo resuelven los equipos psicosociales estas situaciones? ¿es adecuada esa prueba en estos casos?

La prueba psicosocial debe plasmar las medidas que son más convenientes en el caso concreto y plasmando sus conclusiones en lo que se conoce como el informe o el dictamen psicosocial que posteriormente será ratificado en sede judicial.

El psicólogo y el trabajador social analizan en profundidad a cada uno de ellos y cómo interactúan entre los padres. Si esa relación ha sido cortada de raíz y los menores están siendo adiestrados para tener unas determinadas preferencias, normalmente a favor de la madre, ¿el trabajador social y el psicólogo en una entrevista de cuarenta minutos a una hora estando acompañados los menores por el progenitor que les está adiestrando tiene capacidad de poder comprobar la realidad? ¿Estas tres entrevistas pueden ser el trampolín de la manipulación?

En este caso la madre o el padre, manipulador puede entender que es su forma de cerrar su estrategia de la bala de plata, ahora validada por los técnicos que son el auxilio judicial.

Imagínense por un momento unos niños que solo viven con un progenitor que restringe o prohíbe a los menores hablar con su padre y que su único contacto es ver a su padre en una sala artificial de un punto de encuentro supervisado por un técnico que escucha todo lo que dicen los menores y que el padre o madre con el que conviven les repite continuamente “esto es culpa de papá” “papá es malo” “papá es un mentiroso” “es la peor persona del mundo” “lo mejor que os puede pasar es que vuestro padre no forme parte de vuestras vidas” así todos los días durante un año ¿están eso niños en disposición de poder abordar una prueba psicosocial?

 Lo fácil, y es lo que esperan este tipo de progenitores es que el equipo psicosocial plasme la mala relación que tienen los menores con el padre no custodio, y si los menores han recibido el adiestramiento adecuado podrán incluso llegar a decir que “su padre les da miedo” y el equipo psicosocial, por el supuesto bien del menor, así lo reflejará ¿pero realmente es por el bien del menor o por el bien de la madre o para no poner en evidencia las decisiones que ya han sido tomadas previamente?

Estas son grandes preguntas que se hacen muchos de los padres que pasan por estas tesituras.

Para evitar contaminaciones, muchos abogados están solicitando un equipo psicosocial externo para paliar estas potenciales situaciones, Y hasta este punto era al que quieren llegar.

En todo caso, cabe remarcar que el informe psicosocial no es vinculante para la decisión del Juez, aunque en el 90% de los casos la custodia acaba a favor de las madres, aunque estas sean dañinas para los menores. Es decir que la propuesta de custodia que incluye el mismo puede o no ser la misma que decida el Juez, y esa es la clave.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

YOUTUBE:https://youtube.com/@impactoespananoticias

Odysee: https://odysee.com/@impactoespa%C3%B1anoticias:a

WhatsApp: 635967726

Te puede interesar
Lo más visto

Suscribete a Impacto España Noticias

IENTV, Copyright IEN,2024. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional

IEN