Últimas noticias

Un caso de manual de desinformación mediática: la caída de Bajmut

Por otro lado, es descendente, impulsada por los poderes fácticos que buscan manipular y controlar los procesos de pensamiento de la población en general

Noticias 24/05/2023 MPR
prensa-cc
“Desinformación”

Nuestra lengua evoluciona constantemente. Parte de esta evolución es ascendente, gracias a la inventiva de personalidades creativas o escritores comerciales. Por otro lado, es descendente, impulsada por los poderes fácticos que buscan manipular y controlar los procesos de pensamiento de la población en general.

Mi breve ensayo de hoy trata de este último fenómeno y de la introducción de la palabra “desinformación” en el lenguaje cotidiano. Esta palabra tiene una frescura encantadora, a diferencia de la palabra “propaganda”, que es anticuada y repulsiva.

La palabra “desinformación” tiene un contexto temporal e intencional específico: la utilizan los poderes fácticos y los grandes medios de comunicación que controlan para denigrar, marginar y suprimir las fuentes de información militar, política, económica y de otro tipo que puedan contradecir el discurso oficial del gobierno y diluir así el control de los que detentan el poder sobre la población en general.

Para eliminar la “desinformación” de la vida pública, Estados Unidos y los Estados miembros de la Unión Europea prohíben RT y otros medios de comunicación rusos en internet y en los canales de televisión por satélite y por cable. En Europa, la censura varía de un país a otro y es probablemente más radical en Francia y Alemania. Podría pensarse que estos Estados europeos están realmente en guerra con Rusia y no se limitan a echar una mano a Kiev.

En realidad, son estos Estados censurados y los medios de comunicación que transmiten sus mensajes con precisión taquigráfica en los medios impresos y electrónicos los que, día tras día, alimentan a la población con desinformación. Esta desinformación está cínicamente compuesta y consiste en una mezcla tóxica de “spin”, es decir, en una interpretación engañosa de los acontecimientos y mentiras descaradas.

La batalla por la ciudad de Bajmut, en la región del Donbas, o Artyomovsk, como se la conoce en Rusia, que ha durado meses, ha sido descrita de diversas maneras desde las altas esferas de Washington, Londres y Berlín. Cuando el resultado probable no estaba claro, la defensa de Bajmut se describió como heroica y una demostración del valeroso espíritu de lucha de los ucranianos.

Las cifras de bajas publicadas por Kiev, y luego pregonadas por Washington, sugerían que los rusos estaban desperdiciando tontamente las vidas de sus combatientes al utilizar oleadas de atacantes humanos al estilo de la Primera Guerra Mundial que eran diezmados por los defensores.

El mensaje era: las vidas rusas son baratas. El hecho de que la artillería rusa sobre el terreno superara en número y rendimiento a la ucraniana en una proporción de cinco a siete fue admitido libremente por los propagandistas occidentales que abogaban por aumentar los suministros a Kiev. No obstante, publicaron informes de bajas para los rusos que invertían la correlación de fuerzas. Se asumió, por supuesto correctamente, que la población era demasiado perezosa o desinteresada para echar cuentas.

En un momento dado, los asesores de Washington, Londres y Berlín dijeron que la defensa ucraniana de Bajmut tenía sentido porque inmovilizaba a las fuerzas rusas y daba tiempo a los ucranianos para entrenar y posicionar a sus hombres para la anunciada “contraofensiva” en la que invadirían las posiciones rusas en puntos seleccionados a lo largo de la línea de batalla de 600 millas y abrirían una brecha hasta el Mar de Azov, allanando el camino para la recaptura de Crimea.

Eran palabras y ambiciones grandiosas para justificar la continuación y el aumento de la ayuda militar occidental a Kiev.

En otro momento, los charlatanes dijeron que sería mejor que Ucrania dejara de perder hombres en Bajmut y lanzara en su lugar esta tan cacareada contraofensiva. Entonces nos dijeron que Bajmut era sólo una fantasía rusa, que no tenía ningún valor estratégico.

Durante las dos últimas semanas, el mando ruso ha estado emitiendo informes diarios sobre la captura gradual de Bajmut por parte de las fuerzas rusas, kilómetro cuadrado a kilómetro cuadrado.

Nos dijeron que controlaban el 75 por cien, luego el 80 por cien y, más recientemente, más del 90 por cien de la ciudad propiamente dicha, mientras que los bombardeos de artillería de los restantes edificios residenciales de gran altura utilizados por los defensores ucranianos para los ataques de francotiradores y los informes de inteligencia sobre los movimientos de las tropas rusas pulverizaban todo a su paso.

En ese momento, la atención de los medios de comunicación occidentales que defendían la verdad frente a la desinformación rusa se centró en los “éxitos” ucranianos en la reconquista de las localidades situadas en los flancos de Bajmut. Hace tan sólo tres días, el New York Times informaba a sus lectores de que estos “avances” ucranianos ponían a las fuerzas rusas que mantenían la propia ciudad en peligro de verse rodeadas y obligadas a rendirse o morir.

La posibilidad de que las ofensivas de flanqueo sólo tuvieran por objeto facilitar la retirada de los últimos soldados ucranianos de Bajmut y fueran toleradas por los rusos para evitar combates sangrientos a muerte, parece que no se le pasó por la cabeza a nadie en el New York Times.

Yevgeny Prigozhin, el dirigente del grupo Wagner que libró la mayor parte de los combates contra Bajmut sobre el terreno, reivindicó la victoria total a mediodía de ayer. Por la noche, el Presidente Vladimir Putin anunció a la opinión pública rusa la captura de Bajmut. Alegres mensajes de felicitación inundaron los servicios de mensajería de internet rusos, mientras la opinión pública celebraba una victoria tan emblemática como la batalla de Stalingrado.

Mientras tanto, los defensores de la opinión pública occidental contra la “desinformación” rusa se devanaban los sesos pensando qué decir. El New York Times de esta mañana sigue hablando de una batalla indecisa por Bajmut, haciendo hincapié una vez más en el control ucraniano de los flancos.

Dadas las pérdidas en hombres y material que han sufrido en la defensa de Bajmut, la rendición de la ciudad a los rusos será un duro golpe para la moral de los combatientes ucranianos cuando finalmente se admita.

También lo será la suerte de su comandante en jefe, el general Zaluzhny, que, según fuentes rusas, lleva dos semanas hospitalizado y permanece en estado crítico después de que un ataque ruso contra un centro de mando regional matara a la mayoría de los altos mandos que le rodeaban. Este es un testimonio del increíble éxito de la inteligencia militar rusa en la gestión de su potencia de fuego.

Mientras tanto, la atención de los medios de comunicación occidentales sobre Ucrania se desvía convenientemente hacia los viajes sin escalas del presidente Zalensky desde su gira europea a Oriente Medio, donde asistió a la reunión de la Liga Árabe, y luego, en un avión militar francés, a la reunión del G7 en Hiroshima, donde habló con otros jefes de Estado y se unió a ellos para las obligatorias fotos de grupo.

Todo el mundo habla de cuándo aceptará oficialmente Estados Unidos enviar F16 a Kiev. Para los difusores occidentales de desinformación, se trata de una maravillosa distracción de una guerra que claramente va mal para Kiev y, en particular, una distracción de la contraofensiva que cada día parece menos probable que los ataques militares rusos contra los centros de mando y almacenes de armas ucranianos.

La columna de humo y ceniza radiactiva que se elevó desde el depósito británico de proyectiles de artillería de uranio empobrecido de Jmelnitsky, en el oeste de Ucrania, tras un ataque con misiles rusos, así como los graves daños causados a las instalaciones de defensa antiaérea Patriot, cerca de Kiev, por un misil hipersónico ruso Kinzhal, nos dicen algo sobre el destino de los futuros suministros de armas occidentales a Ucrania.

Es interesante preguntarse cuánto tiempo más aguantarán los militares o los políticos ucranianos a su atareado presidente mientras el país desciende a los infiernos.

https://gilbertdoctorow.com/2023/05/21/the-western-media-disinformation-campaign-fall-of-bakhmut-a-case-in-point/

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

YOUTUBE:https://youtube.com/@impactoespananoticias

Odysee: https://odysee.com/@impactoespa%C3%B1anoticias:a

WhatsApp: 635967726

Te puede interesar
Lo más visto
aaa

Bruselas aprueba la fusión de Orange y MásMóvil

Impacto España Noticias
Economia 20/02/2024

"Los compromisos ofrecidos por las partes permitirán a Digi, el operador de red virtual móvil más grande y de más rápido crecimiento en España, responder a la fuerte presión competitiva que ejerce MásMóvil"

Suscribete a Impacto España Noticias

IENTV, Copyright IEN,2024. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional

IEN