La heroica labor de los centros de ayuda a embarazadas que salvan a los bebés del aborto

“cuando se enfrentan a la pregunta, la mayoría de las mujeres preferirían no haber abortado, y la mayoría experimentan sentimientos de tristeza, culpa y arrepentimiento después del hecho”

Noticias 27/07/2023 Jonathon Van Maren
embarazo-parto-bebe-sonrie-mama-5-cosas-sorprendentes-en-el-embarazo-570x381-1

En junio, la CNN publicó lo que se anunció como una exposición titulada “Google ganó 10 millones de dólares al permitir anuncios engañosos contra el aborto de ‘clínicas falsas’, según un informe”. El informe en cuestión fue publicado por el llamado Centro para Contrarrestar el Odio Digital, una organización pro-aborto y pro-LGBT que se presenta a sí misma como un “grupo de derechos humanos” que existe con el propósito de presionar a las autoridades para que censuren el discurso que desaprueban.

Al igual que el Southern Poverty Law Center, simplemente recopilan informes de personas u organizaciones que expresan opiniones a las que se oponen, publican sus informes en medios de comunicación amigos y luego utilizan la cobertura de los medios (por organizaciones como la CNN) para pedir al gobierno que tome medidas.

El objetivo de su “denuncia” en Google era atacar a los crisis pregnancy center (centros de embarazos en crisis, también llamados centros de recursos para el embarazo o centros de embarazo pro-vida) que ofrecen a las mujeres alternativas al aborto.

Como señalaba el informe de la CNN: Según el informe, algunas personas que buscaban “clínicas de aborto cercanas” en Google encontraban resultados que las dirigían a los llamados “centros de crisis del embarazo”, que pueden intentar convencer a las mujeres que quieren abortar de que no sigan el tratamiento y ofrecerles técnicas de reversión de la píldora abortiva que no han sido probadas médicamente”. Nótese aquí que:

a) consideran que convencer a las mujeres para que no aborten es algo intrínsecamente malo y 

b) que mienten sobre las técnicas de reversión de la píldora abortiva. Han nacido bebés después de que los profesionales médicos intervinieran con éxito a mitad de un régimen de píldoras abortivas, eso no se cuestiona.
Este tipo de activismo es especialmente hipócrita en un momento en el que tanto los activistas como la prensa progresista exigen saber si el gobierno y el movimiento provida están dispuestos a dar un paso al frente y ayudar a las mujeres que viven en los “desiertos del aborto”, donde el aborto es en gran medida ilegal o no está disponible.

También ignora el hecho de que la mayoría de las mujeres acaban arrepintiéndose de haber abortado y, por tanto, dar a los asesores la oportunidad de persuadirlas de que elijan la vida y darles los recursos para facilitar esa elección debería ser considerado algo objetivamente positivo por todos. Como señalaba Bridget Ryder en The European Conservative este mes, “cuando se enfrentan a la pregunta, la mayoría de las mujeres preferirían no haber abortado, y la mayoría experimentan sentimientos de tristeza, culpa y arrepentimiento después del hecho”. 

Así se desprende de un estudio titulado “Los efectos de la rectitud y el tipo de decisión sobre el aborto en la satisfacción y la salud mental de las mujeres”, publicado en mayo en la revista Cureus, una publicación de la editorial científica Springer Nature Group y realizado por David C. Reardon, del Instituto Elliot de St Peters (Misuri); Katherine A. Rafferty, de la Universidad de Iowa en Ames; y Tessa Longbons, del Instituto Charlotte Lozier de Arlington (Virginia). Según el estudio de 226 mujeres postaborto: “El 60% [de las mujeres] declararon que habrían preferido dar a luz de haber recibido más apoyo de los demás o de haber tenido más seguridad económica”.  

Como señaló Ryder,

De las 226 mujeres encuestadas que habían abortado, el 33% identificó el aborto como deseado, el 43% como aceptado pero incoherente con sus valores y preferencias, y el 24% consideró el aborto como no deseado o coaccionado. Sólo las mujeres que habían considerado el aborto deseado y coherente con sus valores asociaron emociones positivas y ganancias en salud mental tras su decisión de abortar. ”Todos los demás grupos atribuyeron más emociones negativas y resultados de salud mental a sus abortos”, hallaron los investigadores.  

Los activistas abortistas citan con frecuencia un estudio realizado por la organización pro-aborto “Advancing New Standards in Reproductive Health” de 2015 que afirmaba que el 99% de las mujeres post-aborto no experimentan arrepentimiento; los autores de ese estudio se negaron a compartir sus datos con Reardon y los otros investigadores para un análisis independiente. Eso, para cualquier investigador que no esté motivado por sus propios fines ideológicos, es una señal de alarma.

Este nuevo estudio subraya la necesidad desesperada de más centros de crisis del embarazo y otros recursos pastorales, no menos. El hecho de que los activistas abortistas estén dispuestos a atacar los centros existentes para negar a las mujeres el acceso a su asistencia cuando la mayoría de ellas, si optan por el aborto, probablemente se arrepentirán más tarde de esa elección es repugnante.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

YOUTUBE:https://youtube.com/@impactoespananoticias

Odysee: https://odysee.com/@impactoespa%C3%B1anoticias:a

WhatsApp: 635967726

Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto
UE-elecciones

La Unión Europea se encamina a convertirse en un estado único

hierry Meyssan
Noticias 28/05/2024

Cuando la Unión Europea se haya convertido en un Estado único, sus 27 Estados habrán desaparecido, disueltos en la “caldera” de la UE, y las poblaciones de los países miembros ya no tendrán cómo oponerse a las decisiones de las instituciones europeas

Suscribete a Impacto España Noticias

IENTV, Copyright IEN,2024. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional

IEN