La élite dirigente occidental: su desarrollo y su traición

Estos nefastos planes de la minoría dirigente occidental representan obviamente una amenaza significativa para la libertad individual a escala mundial. Por desgracia, ya se han aplicado parcialmente

Opinion 03/03/2024 Instituto Mises
descargar
Foro Económico Mundial

La élite dirigente occidental se ha convertido en oligárquica por naturaleza; su influencia política y económica es desproporcionada e incluso perjudicial para la sociedad. Es necesario, por tanto, repasar su evolución histórica y exponer sus objetivos actuales.

En primer lugar, hay que reconocer que es natural y necesario que la sociedad tenga una élite. Murray Rothbard escribió sobre el ideal de los «aristócratas naturales» que «viven en libertad y armonía con sus semejantes, y ascienden ejerciendo su individualidad y sus más altas capacidades al servicio de sus semejantes, ya sea en una organización o produciendo eficientemente para los consumidores».

Una sociedad libre necesita esos «aristócratas naturales» porque son sus principales impulsores e inspiradores. Las grandes iniciativas empresariales suelen correr a cargo de personas previsoras y motivadas, dispuestas a hacer más sacrificios y asumir más riesgos que la media. Toda la sociedad se beneficia indirectamente de las iniciativas de estas personas.

El problema, por tanto, no es la existencia de una élite per se, sino el hecho de que ya no está compuesta principalmente por «aristócratas naturales». Hoy está compuesta por lo que Rothbard llamó «aristócratas artificiales»: «los que gobiernan por medio de la coerción», es decir, con la ayuda del Estado. Los pensadores «maquiavélicos» fueron los primeros en describir a esta élite oligárquica de forma sistemática; se referían a la «minoría organizada y gobernante», por oposición a la mayoría desorganizada y controlada.

 Como escribió Gaetano Mosca en su obra La clase dominante, «El poder político nunca ha estado ni estará fundado en el consentimiento explícito de las mayorías. Siempre ha sido, y siempre será, ejercido por minorías organizadas, que han tenido y tendrán los medios, variables según las épocas, para imponer su supremacía a las multitudes.»

De hecho, cuando se convierte en oligárquica, la minoría dirigente utiliza la coerción para influir en las decisiones políticas e incluso en los valores sociales, en beneficio de sus propios intereses económicos e ideológicos. Sin embargo, no es todopoderosa ni omnisciente; su poder nunca se adquiere plenamente y no siempre ejerce su influencia con gran habilidad.

Como en todas partes, las sociedades occidentales siempre han tenido «minorías organizadas», pero éstas han evolucionado con el tiempo. El poder político de esta élite ha aumentado constantemente, junto con la expansión del Estado y el capitalismo de amiguetes que facilita. Citando de nuevo a Mosca: «En la medida en que el Estado absorbe y distribuye una parte mayor de la riqueza pública, los dirigentes de la clase dominante disponen de más medios de influencia arbitraria sobre sus subordinados y escapan más fácilmente al control de cualquiera».

No hay que suponer que la introducción de la «democracia» haya reducido la influencia de esta minoría dirigente en la sociedad, ya que este sistema político ha ido inexorablemente acompañado de un considerable desarrollo del poder estatal. En efecto, incluso en una «democracia liberal», la mayoría desorganizada y generalmente desinformada no tiene prácticamente ninguna influencia sobre, por ejemplo, la política exterior y monetaria de sus gobiernos.

 /contenido/22098/denuncia-por-10-billones-de-euros-de-la-economia-de-la-corrupcion
Tres fases de desarrollo
Es posible identificar tres fases en la evolución de la minoría dirigente. Durante el siglo XIX, esta minoría se aproximaba bastante a la élite natural ideal descrita anteriormente. En ausencia de Estados fuertes y de instituciones supranacionales, las minorías dirigentes (en plural) tenían inicialmente una visión más nacional que internacional, buscaban más el poder económico que el político y tenían una orientación más industrial que financiera.

En Francia, el conde de Saint-Simon escribió sobre los «industriales», a los que describió en una carta abierta al rey Luis XVIII como «los dirigentes naturales y permanentes del pueblo».

Naturalmente, estas minorías siempre pensaron primero en sus propios intereses (aunque también eran filántropos). No obstante, las inversiones de estas minorías gobernantes contribuyeron en gran medida al aumento de la prosperidad de que disfrutó Occidente durante el «largo» siglo XIX.

Así pues, su relación con el resto de la sociedad era más bien simbiótica, a pesar de las tensiones reales relacionadas con las condiciones sociales de la industrialización temprana. Por ejemplo, hasta la Primera Guerra Mundial, estas minorías gobernantes apostaron por la deflación y el libre comercio y mantuvieron cierto nivel de control monetario a través del patrón oro.

La minoría dirigente moderna se consolidó entonces, con el desarrollo del capitalismo financiero a finales del siglo XIX, en torno al poder creciente y cada vez más político de los «banqueros internacionales» y sus extensas familias. El historiador Carroll Quigley los describió así, a los Rothschild, los Morgan, los Rockefeller y los demás:

Estas familias de banqueros se diferenciaban de los banqueros ordinarios en aspectos distintivos: eran cosmopolitas e internacionales; estaban cerca de los gobiernos y se preocupaban especialmente por las cuestiones de la deuda pública; . . . se dedicaban casi por igual al secretismo y al uso secreto de la influencia financiera en la vida política.

En esta segunda fase, surge la minoría dirigente occidental, internacional, politizada y orientada principalmente hacia las finanzas.

Esta descripción del núcleo de la minoría dirigente occidental sigue siendo la misma hoy en día, a pesar de los grandes cambios que ha experimentado el sistema financiero en el último medio siglo. Alrededor de este núcleo, por supuesto, hay que contar a los dirigentes políticos y altos funcionarios, así como a los editores y directores de los principales medios de comunicación y a los dirigentes de muchas empresas multinacionales occidentales.

Como ya se ha mencionado, esta politización de la minoría dirigente está estrechamente relacionada con la rápida expansión del papel del Estado en la sociedad desde finales del siglo XIX, que primero aumentó su control sobre la producción (control estatal sobre industrias clave), luego sobre el dinero (abandono del patrón oro) y después sobre el consumo (introducción de controles de precios).

Como escribió Albert Jay Nock: «Es más fácil confiscar la riqueza (a los productores) que producirla; y mientras el Estado haga de la confiscación de la riqueza una cuestión de privilegio legalizado, tanto tiempo durará la disputa por ese privilegio.»

Fase 3: Globalismo mesiánico y nefasto
Con la Segunda Guerra Mundial y el auge del keynesianismo, la inflación monetaria —este azote artificial de la mayoría— se convirtió en una importante herramienta para el enriquecimiento de las grandes instituciones bancarias. Con la financiación de las economías occidentales en la década de 1970, los intereses de la minoría dirigente comenzaron a divergir claramente de los intereses de la economía «real» basada en la producción en la que participa la mayoría. La élite oligárquica occidental entró entonces en su tercera fase.

En las últimas décadas, esta minoría dirigente occidental se ha vuelto mucho más ambiciosa y agresiva que antes. Ahora está plenamente imbuida de una misión ideológica, incluso mesiánica, para cambiar el mundo. El rendimiento de las inversiones y el control de los recursos ya no son los únicos objetivos, ni siquiera los más importantes; la actual minoría dirigente tiene un deseo tecnocrático de modelar las sociedades, de controlar y dirigir su evolución.

De hecho, su propósito actual puede resumirse en una palabra: control. Se trata de controlarlo todo: las personas, las finanzas, los alimentos, la energía, la salud e incluso la naturaleza.

Esto significa debilitar los Estados-nación acelerando la transferencia de la soberanía nacional a las autoridades supranacionales. Para convencer a la mayoría de que el globalismo político es la única esperanza para la humanidad, se han fabricado crisis que se presentan como insolubles a nivel del Estado soberano.

Las tres principales crisis creadas con este fin son la «crisis» climática, la «crisis» pandémica y la «crisis» de la inmigración. Esta última también sirve para diluir a las naciones étnicamente homogéneas, y así disminuir la resistencia social y cultural natural al globalismo político.

Las Naciones Unidas y las instituciones gubernamentales y organizaciones no gubernamentales que orbitan a su alrededor desempeñan un papel clave. Por citar algunos ejemplos, la Organización Mundial de la Salud debe estar facultada para introducir una herramienta de salud digital que permita controlar a las poblaciones bajo pretextos de salud pública.

La Unión Europea debe imponer obligaciones y restricciones al comportamiento de los individuos y las empresas europeas (véase la Directiva sobre Informes de Sostenibilidad Corporativa, la Ley de Servicios Digitales y el Green Deal). La introducción de monedas digitales por parte de los bancos centrales permitirá controlar todas las transacciones económicas individuales. El monedero digital permitirá la introducción de un sistema de créditos sociales, al estilo chino.

Todas estas iniciativas están coordinadas por el Foro Económico Mundial y son pasos progresivos hacia el objetivo de establecer un gobierno mundial bajo el control de la minoría financiera gobernante occidental.

Oponerse a un enemigo del pueblo
Estos nefastos planes de la minoría dirigente occidental representan obviamente una amenaza significativa para la libertad individual a escala mundial. Por desgracia, ya se han aplicado parcialmente. Se trata nada menos que de una traición de la minoría dirigente occidental a sus propias sociedades. La minoría dirigente occidental se ha convertido con el tiempo en un enemigo del pueblo, al que las mayorías no tienen más remedio que oponerse.

Es obligatorio volver a la situación que prevaleció durante parte del siglo XIX, cuando la minoría dirigente occidental era mayoritariamente una élite económica. Es decir, la minoría dirigente debería estar compuesta esencialmente por los «aristócratas naturales» de Rothbard.

Cuando la libertad corre tanto peligro como hoy, me vienen a la mente estas palabras de Ludwig von Mises: «Cada uno lleva una parte de la sociedad sobre sus hombros; nadie es eximido de su parte de responsabilidad por los demás. . . . Lo elija o no, todo hombre se ve arrastrado a la gran lucha histórica, a la batalla decisiva en la que nos ha sumido nuestra época».

Comparte en Redes Sociales

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

YOUTUBE:https://youtube.com/@impactoespananoticias

Odysee: https://odysee.com/@impactoespa%C3%B1anoticias:a

WhatsApp: 635967726

Últimas noticias
Te puede interesar
AAA

Sánchez dimisión: no ha dejado "títere con cabeza"

Inma Castilla de Cortázar Larrea
Opinion 14/02/2024

"No podemos, ni debemos, ni queremos, ni pensamos quedarnos inactivos, todas las energías de la sociedad civil se seguirán aglutinando para detener este proceso del abominable 'Plan de Pedro Sánchez' "

Lo más visto

Suscribete a Impacto España Noticias

IENTV, Copyright IEN,2024. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional

IEN