Que los árboles nos dejen ver el bosque

"El frente popular tiene un puente de mando, en el que estuvieron ETA y Rodríguez Zapatero cuando era un proyecto, y en el que hoy están Sánchez, el proyecto de ETA y Esquerra Republicana de Cataluña cuando están en el Gobierno"

Opinion 14/03/2024 Jaime Mayor Oreja
aa
Jaime Mayor Oreja

Hay una frase proverbial, «los árboles no dejan ver el bosque», que pese a ser muy reiterada y utilizada, en muchas ocasiones, casi siempre, es útil y válida para acercarse a la verdad cotidiana. A veces se olvida que no nos gobierna un partido, unas siglas, ni siquiera una coalición. Nos gobierna un frente popular, un proceso político y cultural de ruptura, que nos conduce a la balcanización y al totalitarismo, razón por la cual estamos obligados siempre a evaluar y valorar todo el conjunto.

 Todo lo que está pasando estos días en el seno de una de las partes del frente, el Partido Socialista, es por supuesto de una extraordinaria gravedad, y por ello de perturbación para todos los miembros del frente. Pero no nos puede hacer olvidar nunca ni su naturaleza ni la necesaria evaluación de conjunto. Lo que estoy señalando es que lo que habrá que analizar en esta agenda electoral del 2024, es el resultado y la evolución del frente al final del año.

 El frente popular tenía tres escenarios para esta agenda 2024 en el ámbito nacional: Galicia, País Vasco y Cataluña. En Europa, en las elecciones europeas, compiten las siglas, a diferencia de lo que sucede en el interior de España. El frente popular tiene un puente de mando, en el que estuvieron ETA y Rodríguez Zapatero cuando era un proyecto, y en el que hoy están Sánchez, el proyecto de ETA y Esquerra Republicana de Cataluña cuando están en el Gobierno. 

 El PNV y Junts están, por supuesto, en el frente popular, pero desubicados. Además, Junts no está en el puente de mando, pero al haber extremado su posición, es determinante, decisivo y crucial en la fecha de hoy, para el desarrollo y evolución del frente, por mucho que irrite a sus socios. En los frentes, siempre los más radicales y extremistas tienden a ganar, y quienes son más moderados, suelen perder, por la propia naturaleza de los mismos. Los frentes populares no tienen límites, ni morales ni legales, y no lo olvidemos, tampoco democráticos, porque tienden al totalitarismo desde el extremismo.

 El escándalo actual de la pieza, aparentemente más moderada del frente, el Partido Socialista, va a exigir de los demás apoyo y solidaridad, porque el único límite que tienen todos ellos, es que no pueden perder el poder, de ninguna de las maneras. 

 En términos prácticos, estoy diciendo que, en los próximos días, necesitan que se apruebe la ley de la Amnistía, por compleja y difícil que sea su aplicación y desarrollo posterior. 

 El Frente Popular no ha alcanzado el poder en Galicia, una extraordinaria noticia para todos aquellos que diagnosticamos que este proceso es letal para España. Pero también es verdad que el elemento más extremista de esta asociación, el BNG, se ha convertido ya en la pieza fundamental de la alternativa de la izquierda en Galicia.

 Este avance del bloque le permitió declarar a Arnaldo Otegui, actual portavoz del proyecto de ETA, que este resultado confirma que hoy hay cuatro comunidades, País Vasco, Navarra, Galicia y Cataluña, que avalan la existencia de un estado plurinacional. Lo siguiente es la Ley de la Amnistía, como acabo de explicar. La ley de Amnistía no es el punto final, pero es parte esencial del proceso que nos gobierna: «sin amnistía no hay proceso». Pero cuando se pongan en marcha las diferentes mesas de diálogo creadas en estos últimos meses, veremos cómo nos aproximamos a la autodeterminación.

Por supuesto que, en su punto de origen, no vendrá como un derecho unilateral de secesión, sino que se producirá un proceso basado en una serie de aproximaciones sucesivas, en las que se necesitará primero legitimar los instrumentos de los referéndums, bien sea siguiendo el modelo de Quebec en Canadá, o el modelo escocés de Gran Bretaña.

Pero una vez celebradas las elecciones gallegas, y apuntada la necesidad de la Ley de la Amnistía, volviendo al marco electoral del 2024, detengamos la mirada en la fecha del 21 de abril, en la que se celebran las elecciones vascas. Pienso que muchos no entienden la trascendencia de estas elecciones para el futuro de España, escondida por el ruido del escándalo del Partido Socialista.

 La clave hay que situarla en la suma de los escaños del “Frente popular vasco”, esto es, si entre el proyecto de ETA, más el Partido Socialista y Sumar, obtienen la mayoría de la cámara vasca, con 38 diputados. Hay quien piensa que es una suma indiferente, que lo importante es la suma del PNV y PSOE, porque dicen que Sánchez, entre ETA y el PNV, prefiere a este último.

/contenido/22286/pere-aragones-adelanta-las-elecciones-en-cataluna-y-las-convoca-para-el-12-de-ma

Se olvidan de que, en el puente de mando del frente están Sánchez y el proyecto de ETA, éste último como capitán general de la ruptura, que es el proyecto que hoy, lamentablemente, guía a España, y que relevó a la reconciliación y reforma de la transición. 

Es posible, no lo niego, que el partido socialista y que incluso ETA, ante la debilidad creciente del primero, puedan escoger durante un tiempo limitado la alianza del Partido Socialista con el PNV. Pero si el frente de izquierdas y de ruptura, esto es básicamente el proyecto de ETA, alcanza la mayoría, antes que después, pero durante la legislatura, -y por ello necesitan mantener a Sánchez en el Gobierno de España-, desplazarán al PNV del poder, imitando el modelo experimentado contra Unión del Pueblo NAVARRO en el Ayuntamiento de Pamplona.

El único rival del frente, el único que le puede impedir alcanzar el poder, objetivo esencial para ETA, es el PNV, a quien detesta, una vez destruido el constitucionalismo español como alternativa. Nos guste o no, la polarización PNV- ETA va a ser brutal en estas elecciones, y quienes tengan pánico a ETA se refugiarán en el PNV y, por el contrario, la moda dominante en el País Vasco impulsará el crecimiento muy llamativo de la sigla Bildu, esto es, el proyecto de ETA.

 La trascendencia para el futuro de España de un País Vasco y de una Navarra dominados por el frente resulta indudable. Probablemente lo más decisivo de esta agenda electoral del año. Porque en Cataluña, el hecho del nacionalismo como mero puente unidireccional, en un único sentido, de una sociedad conservadora, tradicional y religiosa a otra asentada en la extrema izquierda y en el extremo desorden, simplemente se confirmará. La gran pregunta ante este inquietante escenario para España es cuál debe ser el papel de los partidos políticos, de las organizaciones culturales y de las personas del País Vasco que no estamos en el frente popular.

 La pregunta es si hay que dejarse llevar por la inercia, que será lo más probable, o no. La pregunta es qué se puede hacer para explicar, para alertar, una obviedad que, por ello, es más difícil de trasladar a la sociedad vasca y española. «Las elecciones del 2024 en el País Vasco pueden significar el elemento decisivo del reemplazo y sustitución del PNV por el proyecto de ETA».

Por respeto a quienes tienen que tomar esta posición y también por el hecho de no estar en la política activa, lo único que me atrevo a decir es que ya hay que centrarse en el trabajo y el diseño para el presente y, sobre todo, para el futuro de una alternativa cultural y política al proyecto de ETA que va a gobernar el País Vasco y Navarra. 

Comparte en Redes Sociales

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

YOUTUBE:https://youtube.com/@impactoespananoticias

Odysee: https://odysee.com/@impactoespa%C3%B1anoticias:a

WhatsApp: 635967726

Últimas noticias
Te puede interesar
descargar

Vascos transterrados por el terrorismo de ETA

Antonio Elorza
Opinion 07/02/2024

"El fanatismo vasco ha acabado con la vida de cientos de vidas, miles de heridos, asesinatos sin resolver y cientos de terroristas cumpliendo largas condenas de cárcel. El único balance que ETA ofreció a la sociedad vasca fue un reguero de sangre y de dolor, conflictos sociales y políticos y un rechazo total de la ciudadanía vasca y española."

Lo más visto
sabadell-banco

DEMANDA JUDICIAL CONTRA EL BANCO DE SABADELL

Impacto España Noticias
Editorial 13/04/2024

Nuestro compañero JOSÉ JUAN CANO VERA, 87 años, analista y ex político, ha puesto  en manos del conocido bufete de abogados CALERO GARCÍA, al objeto de iniciar una demanda contra el BANCO DE SABADELL

Suscribete a Impacto España Noticias

IENTV, Copyright IEN,2024. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional

IEN