Regresando la mirada a la encrucijada: libertad o socialismo

La burocracia gubernamental es el dominio de los izquierdistas y otros enemigos de la civilización, y permanecer dentro de ella sofocará, por diseño, la propia innovación y ambición

Opinion 09/04/2024 Instituto Mises
capitalismo-socialismo
La burocracia gubernamental es el dominio de los izquierdistas

Ludwig von Mises comienza su libro Burocracia declarando que la cuestión principal a la que se enfrentaba Occidente en su época era si el hombre debía entregar su libertad al «gigantesco aparato de compulsión y coerción, el Estado socialista». Reformula: «¿Debe [el hombre] ser privado de su más preciado privilegio de elegir medios y fines y de configurar su propia vida?».

 Esta cuestión es inminentemente apremiante también en la actualidad, salvo que en Occidente, ocho décadas después, nos estamos tambaleando hacia el precipicio de la tiranía total, el destino que Mises escribió para evitar. Quizá lo más trágico es que pensaba que «sólo América» era libre de decidir su camino en la encrucijada hacia la libertad o la tiranía.

En retrospectiva, América ha elegido lo segundo. Cualquier hombre que valore la libertad y su patria debe, por tanto, trabajar para contrarrestar esta marcha hacia la tiranía y la destrucción. Para entender cómo, primero debemos entender lo que existía antes de nuestra tiranía moderna, cómo funciona la tiranía moderna, y entonces podremos razonar lo que hay que hacer.

La tiranía en la actualidad puede describirse acertadamente como el agua en la que nadamos; nuestros predecesores estarían positivamente horrorizados por la coacción desnuda y extrema de nuestros gobiernos y sus compinches comerciales.

Para comprender con exactitud hasta qué punto es omnipresente esta corrosiva corrupción, primero debemos entender una sociedad libre, y Mises comienza Burocracia sentando las bases de tal sociedad: «La economía de mercado es aquel sistema de cooperación social y división del trabajo que se basa en la propiedad privada de los medios de producción».

Así tenemos nuestro fundamento. La economía de mercado es el sistema libre que cultiva la cooperación social mediante el intercambio de medios valiosos, y estos intercambios son posibles gracias a la propiedad privada de dichos medios. En este sistema, los hombres dividen el trabajo y se especializan, alcanzando su máximo potencial productivo a través de la experiencia, mejorando así su propia posición y la de sus semejantes mediante intercambios de excedentes cada vez mayores.

 A través del intercambio, surgen estructuras sociales cada vez más complejas para facilitar una mayor producción. Estas plantas, granjas y fábricas son propiedad de empresarios, que constituyen la fuerza animadora de un mercado. Estos empresarios actúan en la incertidumbre, lo que significa que arriesgan su tiempo, esfuerzo y recursos para adivinar las necesidades de otros miembros de su sociedad, de modo que puedan intercambiar con ellos y lucrarse así del esfuerzo.

La obtención de lucros es, pues, el objetivo del empresario, y su búsqueda orienta las decisiones que toma en su empresa. Contrata a directivos encargados de gestionar de forma rentable una parte de su empresa. Comercializa innovaciones que satisfacen mejor las necesidades de los consumidores, ampliando su base de consumidores y, en consecuencia, sus lucros.

Intenta comercializar más productos de mayor calidad y a precios más bajos, esforzándose por competir con cualquiera que haga lo mismo, para seguir en el negocio un día más. No tiene margen para permitirse caprichos secundarios, ya que al hacerlo no obtiene más lucros.

Aunque la búsqueda empresarial del lucro a través del intercambio es lo que mejora a todos y eleva la calidad de vida general en este sistema libre, los empresarios no dictan en última instancia los resultados del sistema. Son los consumidores.

Al intercambiar con otros según sus valoraciones derivadas de su propia moralidad, gustos y estimaciones inciertas de su futuro, los consumidores dictan qué empresarios fracasan y cuáles triunfan. Ningún consumidor por sí solo tiene poder suficiente para otorgar o restar éxito a un empresario, pero el proceso orgánico del comercio ve a los consumidores como un grupo que recompensa a los mejores empresarios.

Este concepto de soberanía del consumidor nos permite deducir lógicamente que los negocios en esta sociedad libre reflejarían los deseos del consumidor, ya que esforzarse por cualquier otra cosa acabaría en pérdidas y finalmente en la quiebra.

En esta sociedad libre, los negocios no podrían imponer programas sociales no deseados, y el Estado no intervencionista estaría igualmente ausente de este ámbito, si es que existiera. La «ingeniería social» nunca existiría; las comunidades discriminarían de forma natural ejerciendo sus derechos de propiedad y la libertad de asociación resultante, promoviendo la normalidad y su cultura particular.

 Sin embargo, no vivimos en esta sociedad conceptual. Nuestros negocios no están naturalmente obligadas a competir. Por el contrario, a menudo se ven obligadas legalmente a burocratizarse, como en materia de recursos humanos, a costa, en última instancia, del consumidor.

Los derechos de propiedad están corroídos y la discriminación, salvo en las circunstancias más inconsecuentes, está proscrita. Nuestras libertades son cada vez menores a medida que pasan las generaciones. Existimos bajo un sistema de tiranía, que debe analizarse en comparación con el sistema anterior, más libre, para comprender cómo y en qué medida se ven afectadas nuestras comunidades.

En contra de los deseos de Mises, nuestros gobiernos son intervencionistas, y aunque el alcance de sus intervenciones varía, siempre han sido así. Nuestros gobiernos son y han sido siempre burocráticos, sobre todo a medida que los súbditos y los territorios en deuda con ellos se han hecho más numerosos. Además, cualquier estructura de gobierno necesita una burocracia, aunque tales estructuras dictan la función y los poderes de la burocracia más allá de la simple tarea de gobernar.

koldo-sanchez-mariscadaIlla, Armengol, Marlaska y Torres en un listado de 56 nombres para rendir cuentas sobre Koldo

Uno sólo puede estar en desacuerdo con la burocracia si también está en desacuerdo con la causa subyacente: la intervención gubernamental y la estructura del gobierno. En este punto, Mises dirige la típica indignación conservadora contra la burocratización a la causa subyacente, a saber, la centralización.

No es que la burocracia aparezca en cualquier sociedad ex nihilo, dispuesta a despojar de libertades a la gente normal mediante abusos arbitrarios de poder, sino que la burocratización es la única forma en que se desarrollan los gobiernos intervencionistas o los imperios lejanos. Deben formar administraciones sometidas a normas y reglamentos.

 Más allá de los argumentos conservadores habituales contra la burocracia, Mises se enfrenta a los progresistas. Estos progresistas, según Mises, ven la burocracia como un afloramiento del comercio no regulado, el resultado natural de dejar que los negocios crezcan hasta el punto de eclipsar a toda la competencia.

Esta realidad inmutable, argumentan los progresistas, permite a los negocios tiranizar a la gente normal y representa realmente la extinción del capitalismo en su transición a la siguiente etapa del desarrollo humano. Entendiendo que los empresarios en un libre mercado no podrían buscar otra cosa que la gestión por el lucro, Mises desmonta el argumento demostrando que la burocratización empresarial, la gestión por normas y las directrices por encima del lucro sólo pueden existir a través de la intervención económica.

Los impuestos y los obstáculos de la regulación pueden privar a las empresas preexistentes de capital adicional, pero eliminan a los nuevos competidores. Esto permite que las empresas que una vez tuvieron éxito, ahora el establishment, se atrofien y se entreguen a excesos como la burocratización y la promoción de programas sociales impopulares. Se ha erosionado la soberanía del consumidor, ya que los posibles intercambios en los que podría participar han sido preseleccionados por una autoridad externa.

Esta situación se ve agravada por el hecho de que las opciones de intercambio que llegan al consumidor no se producen únicamente por el afán de lucro, es decir, el mecanismo que garantiza que los negocios se ajusten a los deseos de los consumidores.

Como los negocios están protegidos de la competencia que habría existido en el mercado libre, los productos ofrecidos al consumidor podrían estar ahí simplemente para cumplir una agenda social o una normativa, no necesariamente para satisfacer al consumidor.

A ello se suma el creciente poder de los directivos para actuar según sus propios caprichos, al margen del afán de lucro del empresario, provocado por el debilitamiento de los derechos de propiedad de los empresarios y su incapacidad para despedir y contratar a voluntad. Ya no hay garantía de que los empresarios trabajen para satisfacer a los consumidores en la búsqueda del lucro, y por tanto el consumidor ha sido subyugado.

Pretender que los progresistas de hoy se erizan contra la burocracia sería anacrónico. Cada nueva iniciativa progresista es el presagio de una nueva oleada subsiguiente de progresistas cada vez más tiránicos dispuestos a emprender acciones radicales. Cuando se permiten los poderes del Estado, una entidad cuya única tendencia es la centralización, se fomenta la afición a ejercer un poder arbitrario.

Las burocracias, cada vez más amplias, son atendidas principalmente por los progresistas, ya que son ellos quienes defienden las políticas que hacen crecer las burocracias. Esto propaga aún más el progresismo, reforzando sus filas.

La mayoría de la gente, más allá de las divisiones políticas, reconoce este patrón, implícitamente o no, que es la razón por la que ahora muchos en la izquierda no dicen ni una palabra contra la burocracia. Se nutren del ilusorio «cuerno inagotable de la abundancia» del gobierno, promulgando su tiranía mediante la regulación de las vidas de la gente normal de acuerdo con normas draconianas alojadas en tomos cada vez más gigantescos de estatutos y ordenanzas.

Deben, para asegurar su dominio sobre la nación, subyugar al consumidor estableciendo normas y burocracia diseñadas para gobernar cada mínima acción de la vida humana. La asfixia de los talentos y la iniciativa personales, la privación de la capacidad de «aportar algo nuevo al viejo inventario de la civilización», no hace sino mejorar el proceso para los locos cruzados del igualitarismo.

La consecuencia inevitable de la centralización económica progresiva, la causa fundamental de la burocracia, es lo que animó a Mises a escribir sobre este tema específico. La mayor amenaza es la marcha hacia el socialismo, la forma más total de tiranía, miseria e ingeniería social. La burocracia, sostiene Mises, es sólo un reflejo de la centralización económica de una sociedad. Aunque las mayores acusaciones contra la burocracia se reflejan en la amenaza separada, pero relacionada, de la centralización económica, sigue siendo la burocracia en sí misma un indicador de la amenaza.

Con nuestras políticas intermedias de intervencionismo —aunque cada vez se inclinan más hacia el socialismo— obtenemos algunos lucros sofocados de la actividad del mercado. Nuestro nivel de vida aún puede aumentar, aunque menos de lo que lo habría hecho en un mercado sin trabas. Sin embargo, al final de nuestro camino intermedio se encuentra el socialismo.

Bajo este sistema sin propiedad, sin intercambio y sin precios, la devastación de la vida humana y del espíritu humano está garantizada. Todo hombre que toma decisiones para su mejora carece del denominador común del dinero y se ve relegado a tomar sus decisiones en la oscuridad. El cálculo económico se hace imposible, y las líneas de producción, las recetas y los recursos se persiguen a base de conjeturas. La mayoría se queda sin nada, mientras reinan los partisanos parasitarios y los caudillos psicópatas.

Como se mencionó al principio, cuando Mises advirtió de esta amenaza inminente, reconoció que América se encontraba en una encrucijada entre la libertad y el socialismo. En su época, aún existía la esperanza de que la centralización económica de principios del siglo XX pudiera revertirse, y con ella la burocracia resultante. Todavía existía una farsa de democracia funcional, y el Partido Republicano estaba preparado para salvar al país del New Deal, y de hecho así lo había prometido. El Partido Republicano ignoró estas promesas, y administración tras administración reforzó las políticas intervencionistas.

A medida que avanzaba el siglo XX y nos adentrábamos en el XXI, quedó claro que América era rehén del consenso de sus dos únicos partidos, unidos en pos del bienestar y la guerra. Mirando hacia atrás, vemos que la encrucijada ha quedado muy atrás, y que el país se encamina hacia el socialismo y una mayor burocracia.

¿Qué vamos a hacer? Dado que el camino hacia la eliminación de la propiedad y la civilización ha sido elegido para nosotros por nuestras élites, actuaremos en consecuencia. La burocracia gubernamental es el dominio de los izquierdistas y otros enemigos de la civilización, y permanecer dentro de ella sofocará, por diseño, la propia innovación y ambición. Capturar a la burocracia es imposible. Por el contrario, hay que eludirla y deslegitimar y desmantelar la raíz de la que surge, el Estado. Los defensores de la libertad deben reforzarse mutuamente mediante el comercio y la cooperación, negando a los canales oficiales legitimidad y recursos.

Hay que aprovechar el poder de la juventud, algo que nos sobra. Como dice Mises: «No está bien ser joven bajo la dirección burocrática. El único derecho del que gozan los jóvenes bajo este sistema es el de ser dóciles, sumisos y obedientes.» Podemos ofrecer una alternativa productiva con vitalidad. Si podemos ceñir el Estado de recursos valiosos, y si podemos mostrar un camino hacia adelante para nuestra juventud, entonces nuestras libertades todavía pueden ser rejuvenecidas, y nuestras patrias todavía pueden florecer una vez más.

Comparte en Redes Sociales

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Whassapt Impacto España: https://chat.whatsapp.com/DkvQU3OzEzz1Ih524CPUd7

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

YOUTUBE:https://youtube.com/@impactoespananoticias

Odysee: https://odysee.com/@impactoespa%C3%B1anoticias:a

WhatsApp: 635967726

Últimas noticias
Te puede interesar
AA

Acerca de las Elecciones Vascas (I)

Inma Castilla de Cortázar Larrea
Opinion 01/05/2024

"Cuando alguien destacaba por su liderazgo, capacidad de diálogo y de servicio y era querido por los ciudadanos, ETA se encargaba de liquidarlo. De esta forma, los ciudadanos constitucionalistas se fueron quedando sin referencias políticas"

AA

El gacelón acorralado y la huida hacia delante

Inma Castilla de Cortázar Larrea
Opinion 04/05/2024

"Mis queridos compatriotas: ¡a pelear, a implicarse! porque lo que estamos viviendo es, a todas luces, inaceptable y los desaguisados no se arreglan espontáneamente. El movimiento cívico constitucionalista se opondrá con una fortaleza que nadie ha previsto, pero hacemos falta todos y cada uno, para revertir esta descabellada situación"

AA

Acerca de las Elecciones Vascas (II)

Inma Castilla de Cortázar Larrea
Opinion 06/05/2024

"El constitucionalismo vasco actual cuenta con 8 escaños de 75, entendiendo que nadie considera los actuales escaños del PSOE-PSE como 'voto constitucionalista'. He aquí el gran reto de Feijóo y Abascal"

industria-farma

LAS “HONORABLES MAFIAS” FARMACÉUTICAS

Ana Retamales
Opinion 11/04/2024

El desabastecimiento de fármacos en España viene de lejos y prácticamente se debe a las luchas intestinas entre empresas farmacéuticas y distribuidoras nacionales para ampliar sus ventas y sus ganancias económicas

aaa

Invencibles

Alfonso Ussía
Opinion 29/03/2024

"Sumando a vuela pluma los votos que obtendría el partido de Puigdemont y la pequeña Borrás, me salen veinte millones de votos, resultado que me preocupa a sabiendas de que no hay veinte millones de catalanes"

Lo más visto

Suscribete a Impacto España Noticias

IENTV, Copyright IEN,2024. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional

IEN