Impacto España Noticias Impacto España Noticias

Las dudas sobre la masacre de Bucha

El Sr. Fedoruk no dice nada sobre los cadáveres que se encuentran en las calles en su discurso de liberación en línea. Hasta dentro de veinticuatro horas no se ha informado de la masacre a la prensa. Extraño

Noticias 11 de abril de 2022 Impacto España Noticias Impacto España Noticias
000_326E8LB-e1647603670951-1024x594
Bucha

El pasado 3 de abril de este año, Oleksiy Arestovych, asesor principal del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy, que ha estado informando regularmente por televisión sobre el progreso de la guerra, apareció en UA-TV – Ukrinform, la emisora estatal ucraniana – para informar al público de la espantosa masacre de civiles en las ciudades de , Irpin y Hostomel, al noroeste de Kiev. Las fuerzas rusas, en cumplimiento de los compromisos adquiridos en la última ronda de conversaciones, se retiraron de esta zona del óblast de Kiev, permitiendo a las fuerzas armadas ucranianas recuperar el control de estas localidades.

A última hora de la tarde del sábado empezaron a circular imágenes de lo que Arestovych describió como una “película de terror postapocalíptica”: hasta trescientos cuerpos de civiles ucranianos asesinados esparcidos por las calles públicas, en sótanos y en fosas poco profundas.

En The Kyiv Independent, Olga Rudenko escribió en un artículo publicado a las 2:21 de la madrugada (3 de abril) que, en cuanto las fuerzas rusas comenzaron a retirarse de la zona, “empezaron a llegar fotos y vídeos horribles” que “parecían demostrar que las fuerzas rusas llevaron a cabo asesinatos selectivos y organizados de civiles en Bucha”. A las once y media de la mañana, Valentyna Romanenko añadía muchos más detalles a estas atrocidades en el Ukrayinska Pravda en un artículo titulado: “¿Queréis otra Srebrenica?”, relacionando los crímenes con el genocidio de ocho mil hombres musulmanes bosnios en Bosnia en 1995.

Citando a Mykhailo Podoliak, el Asesor del Jefe de la Oficina Presidencial, que había dicho que debido a que el mundo occidental no quería provocar a Rusia, obtuvo el horror total indecible de la inhumanidad en Bucha, Irpin y Hostomel:

Cientos, miles de asesinados, mutilados, violados, atados, violados de nuevo y luego asesinados. Cientos, miles de civiles ucranianos. Asesinados con especial brutalidad.

Las imágenes publicadas en las páginas de las redes sociales de Podoliak y en los periódicos de todo el país confirmaron estas escenas apocalípticas de salvaje brutalidad. Personas con las manos atadas a la espalda ejecutadas contra los muros, cuerpos tendidos en la vía pública por toda la ciudad de Bucha, miembros asomando de lo que parecen ser fosas comunes. Restos carbonizados sobre los restos retorcidos de los vehículos y la maquinaria disparados y quemados, manos con esmalte de uñas y rostros ensangrentados con múltiples heridas de bala.

El horror estaba ahí para que el mundo lo viera. Dos horas enteras antes de que esto llegara a los medios de comunicación ucranianos, Louise Callaghan tenía la historia completa en la edición en línea de The Sunday Times en Gran Bretaña, y a las cinco de la mañana el artículo de Wikipedia estaba en vivo: “La masacre de Bucha fue una matanza de civiles en la ciudad ucraniana de Bucha por las tropas rusas que participaron en la invasión rusa de Ucrania en 2022”.

Todos los hechos estaban establecidos. La gente de Europa occidental tendría todos los detalles, cada fotografía sangrienta y el número de veces que cada víctima había sido violada antes de ser fusilada antes de irse a la cama y en Ucrania sería justo a la hora del desayuno. No solo sería la noticia del día -saturando todos los boletines de noticias desde Los Ángeles a Berlín, esta historia sería la noticia.

Pero esta es una historia extraña. No faltan pruebas fotográficas de las secuelas. Nadie puede discutir que cientos de civiles han sido masacrados en las calles de sus ciudades. Todos podemos verlo. Sabemos que esto ocurrió. Sin embargo, desde el comienzo de este conflicto, los medios de comunicación han insistido en el hecho de que esta guerra se desarrolla en el “mundo civilizado”. Cada momento de esto está siendo captado por las cámaras de la gente común. No hay ni un solo vídeo de este crimen masivo, ni una sola instantánea, ni una actualización en las redes sociales, ni un mensaje de texto, nada.

Lo primero que se sabe de este crimen vergonzoso y muy público es cuando aparece en los periódicos. En Mariupol, una ciudad completamente rodeada por las fuerzas rusas, los residentes están utilizando Skype para contactar con los medios de comunicación en Grecia. Incluso en el sur y el este del país, ocupados por Rusia, los ciudadanos de a pie filman lo que hacen los rusos y lo que las fuerzas ucranianas hacen a los rusos. Sin embargo, desde unos pocos kilómetros al norte de Kiev, durante un ataque horrible y sostenido contra la población civil, no tenemos más que silencio hasta que la prensa rompe la historia. Esto es extraño.

Hay algo más extraño que esto. La cobertura de los medios de comunicación nos da la impresión de que los soldados ucranianos que avanzan hacia estas ciudades satélite de Kiev se encuentran con este horror. Muchas de las imágenes que tenemos muestran claramente el carácter público de estos crímenes. Cualquiera que entrara en Bucha iba a ver la escena del crimen. Nada de esto se ocultó.

Esto es exactamente lo que Rudenko había escrito: tan pronto como las fuerzas rusas comenzaron a retirarse de la zona, empezaron a llegar fotos y vídeos horribles. Suponemos, por tanto, que las fuerzas rusas empezaron a retirarse de Bucha en algún momento de la tarde del sábado 2 de abril y que las fotos empezaron a llegar a Rudenko y a sus colegas de The Kyiv Independent poco después. Pero no, no fue así como ocurrió.

Las fuerzas rusas comenzaron a abandonar Bucha Irpin y Hostomel durante la tarde del miércoles 30 de marzo, tres días antes de que estos horribles vídeos e imágenes comenzaron a llegar a los medios de comunicación ucranianos. Los militares rusos habían abandonado por completo la ciudad de Bucha a las 16:31 horas del 1 de abril, ya que fue entonces cuando Anatoliy Fedoruk, el alcalde de Bucha, se puso delante del ayuntamiento y declaró la “liberación” de la ciudad y lo publicó en la página oficial de Facebook del Ayuntamiento de Bucha. Es lógico, pues, que los supervivientes de la masacre y los soldados ucranianos que llegaron a la ciudad hubieran visto las horribles escenas en las calles y las hubieran denunciado, pero no.

De hecho, el Sr. Fedoruk no dice nada sobre los cadáveres que se encuentran en las calles en su discurso de liberación en línea. Hasta dentro de veinticuatro horas no se ha informado de la masacre a la prensa. Extraño.

Evidentemente, aquí tenemos unas cuantas horas que rellenar. Los rusos se marchan el 30 de marzo por la tarde, no llegan informes de una masacre desde la ciudad, ni siquiera del alcalde que está en Bucha el 1 de abril, y luego, en la noche del 2 de abril, tenemos una masacre. Son más de setenta y dos horas en las que nadie informa de una masacre y las fuerzas ucranianas tienen el control de la ciudad. El alcalde está en la ciudad y los habitantes vuelven a salir a las calles, y nadie, nadie, habla de una masacre. Hay quizás uno o dos vídeos, tomados por personas que conducen por la ciudad, en los que se ven cuerpos en la carretera. Pero quizá solo haya tres o cuatro, y ésta es una zona de guerra activa. Es difícil relacionar estos vídeos con las imágenes posteriores de la matanza al por mayor.

Según The New York Times, que contaba con el fotoperiodista Daniel Berehulak sobre el terreno, una de las primeras unidades ucranianas en entrar en Bucha fue el batallón ultranacionalista Azov. En un paseo con el batallón Azov, el comentario que acompaña a la difusión de la foto dice:

Soldados ucranianos del batallón Azov caminaron entre los restos de un convoy militar ruso en la recientemente liberada ciudad de Bucha el sábado, a las afueras de la capital, tras la retirada de los rusos.  Los residentes cercanos alcanzaron los alimentos distribuidos por los soldados ucranianos. Muchos de ellos llevaban más de un mes sin recibir alimentos, ni electricidad o gas para cocinar. Los residentes de mayor edad estaban cerca de un cuerpo abandonado en la acera.

A lo largo de la mañana del 2 de abril había cadáveres, pero no los suficientes como para sugerir que se había producido una masacre. El New York Times no menciona una masacre de civiles, y tiene acceso a la ciudad y a sus habitantes. Es evidente que hay dificultades y que la gente, especialmente los ancianos y los enfermos, está sufriendo mucho. Pero no hay indicación alguna de una masacre, con fosas comunes, lugares de ejecución, víctimas de violaciones, etc. No, todo esto está ausente. En ninguna parte de la ciudad, Berehulak tiene indicios de una masacre de la población civil y, dado su odio ideológico a los rusos, uno pensaría que si tal cosa se supiera o incluso se rumoreaba, los soldados del batallón Azov estarían encantados de compartirlo.

Entonces ocurre algo muy interesante el 2 de abril, horas antes de que la masacre llegue a la atención de los medios de comunicación nacionales e internacionales. El sitio en línea del Instituto Gorshenin Лівий берег, financiado por Estados Unidos y la UE, lo anunció:

Las fuerzas especiales han iniciado una operación de limpieza en la ciudad de Bucha, en la región de Kiev, que ha sido liberada por las Fuerzas Armadas de Ucrania. La ciudad está siendo limpiada de saboteadores y cómplices de las fuerzas rusas.

Los militares rusos ya han abandonado por completo la ciudad, por lo que todo esto suena a represalias. Las autoridades estatales estarían recorriendo la ciudad en busca de “saboteadores” y “cómplices de las fuerzas rusas”. Sólo el día anterior, Ekaterina Ukraintsiva, en representación de la autoridad del ayuntamiento, apareció en un vídeo informativo en la página de Telegram de Bucha Live vestida con traje militar y sentada delante de una bandera ucraniana para anunciar “la limpieza de la ciudad”. 

Informó a los residentes de que la llegada del batallón Azov no significaba que la liberación fuera completa (pero lo era, los rusos se habían retirado por completo), y que había que realizar un “barrido completo”. Antes de despedirse, dio instrucciones a los residentes para que permanecieran en sus refugios y no salieran a la calle. Ahora bien, este mensaje fue compartido en las redes sociales. Así que esto elimina la idea de que los testigos de los asesinatos en masa que se dice que fueron cometidos por los rusos no podían comunicarse con el mundo exterior. Podían, y tenemos muchas pruebas de conversaciones en línea desde dentro de Bucha durante este período – sólo que no tenemos pruebas de una masacre.

En este momento, en algún momento de la tarde y principios de la noche del sábado 2 de abril, tenemos a las tropas del batallón Azov y a las Fuerzas Especiales del Regimiento SAFARI dentro de la ciudad realizando una operación especial de barrido en busca de saboteadores y cómplices. Esto parece que va a matar a unos cuantos civiles. A partir de este momento hay una ausencia casi total de fuentes del interior de Bucha, excepto una. A todos los demás en la ciudad se les ha ordenado que salgan de las calles y se les ha informado de que habrá una operación militar a su alrededor. Se esperan más disparos. 

A continuación, una fuente más, la única fuente de la ventana de tiempo entre el inicio del barrido y la noticia de una masacre que fluye en los medios de comunicación: Sergiy Korotkikh, jefe de la defensa territorial nazi en Bucha, compartió en Telegram un breve vídeo de treinta segundos en el que se ve a las tropas del batallón Azov caminando por una calle desierta y un fragmento de conversación:

Esos tipos, sin brazaletes azules, ¿podemos dispararles?

¡Claro que sí!

Eso es todo. Lo siguiente que sabemos es que ha habido una masacre. Todas las pruebas de vídeo y fotográficas están en Londres, Berlín, Nueva York y Washington al anochecer y las imágenes horripilantes llegan a las oficinas de los medios de comunicación ucranianos en Kiev. Todos los hechos se conocen y una página de Wikipedia está en línea tan pronto como la prensa publica la historia. Fue un crimen masivo contra la población civil perpetrado por el ejército ruso. Pero el ejército ruso se marchó días antes, no se ha llevado a cabo ninguna investigación forense o legal, y no hay ni un solo testigo ocular. Pero, ¿quién necesita el debido proceso cuando hay una guerra?

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

Impacto Espana Noticias,Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

Política,Noticias