content="aHR0cHM6Ly9pbXBhY3RvZXNwYW5hbm90aWNpYXMuY29t" />

Impacto España Noticias Impacto España Noticias

La CIA: 75 años de terrorismo de Estado

Golpes de Estado, asesinatos políticos, provocaciones En las operaciones encubiertas, la “buena suerte” de la CIA se ha alternado con un fracaso estrepitoso

Internacional 18 de septiembre de 2022 MPR
OIP (2)
La CIA

Hace 75 años, el 18 de septiembre de 1947, entró en vigor en Estados Unidos la Ley de Seguridad Nacional firmada por el presidente Harry Truman. Esta fecha se considera el aniversario de la CIA -la Agencia Central de Inteligencia-, el principal servicio de inteligencia del país.

La historia de este servicio especial es una de muchas provocaciones, rodeada de un halo de mitos, secretos y escándalos, y cualquier conflicto interestatal con participación abierta o encubierta de Estados Unidos no puede dejar de mencionar a esta organización como ejecutora de la voluntad de Washington. El prototipo de la CIA fue la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), creada en 1940 más bien como un servicio de inteligencia político-militar y abolida al final de la Segunda Guerra Mundial en 1946. Como escribió el oficial de inteligencia soviético Kim Philby en su libro “Mi guerra secreta”, la inteligencia británica participó activamente en la creación de la contraparte estadounidense. Sólo había una razón: utilizar los ricos recursos de Estados Unidos para ampliar sus capacidades de inteligencia. Los británicos lo lamentarán.

La CIA fue creada al comienzo de la era de la Guerra Fría para llevar a cabo actividades de inteligencia en todo el mundo como herramienta para contrarrestar la existencia y el fortalecimiento del papel de la URSS en el mundo, la formación de un bloque de estados socialistas y el ascenso del movimiento de liberación nacional en África, Asia y Sudamérica.

Al principio, no estuvo exento de fracasos y errores. Los oficiales de inteligencia estadounidenses durmieron demasiado tiempo en el proyecto atómico soviético. El 20 de septiembre de 1949, el departamento de análisis de la CIA predijo que la primera bomba atómica soviética aparecería a mediados de 1953. Avergonzado, como se dice, al máximo. 22 días antes de que se publicaran estas predicciones, tuvo lugar la primera prueba de un dispositivo nuclear soviético en la Unión Soviética. Tres días después del informe de los analistas de la CIA, el presidente Truman tuvo que admitir públicamente que los rusos ya tenían la bomba atómica.

También tuvo los primeros “éxitos”. Después de que Irán aprobara una ley en 1951 para nacionalizar todos los yacimientos petrolíferos iraníes y de que el arbitraje internacional se negara a ponerse del lado de Gran Bretaña y Estados Unidos, comenzaron los preparativos para una operación denominada “Ajax” por orden personal del presidente Dwight Eisenhower.

El sobrino de Franklin Roosevelt, Kim Roosevelt, que entonces era jefe del Departamento de Oriente Medio de la CIA, fue encargado de su aplicación. Sobornando a militares y funcionarios iraníes y haciendo generosas donaciones a los medios de comunicación, la CIA consiguió organizar disturbios en la capital y, por consiguiente, llevar a las tropas desleales al primer ministro Mohamed Mossadegh en Teherán. La dimisión de Mossadegh permitió que el sha Mohamed Reza Pahlavi, que apeló a Estados Unidos y Gran Bretaña, volviera al poder en el país.

Un monstruo polivalente
A principios de la década de 1950 la CIA comenzó a transformarse en un monstruo de servicios especiales multidisciplinares que, junto a las actividades directas de inteligencia mundial, se encargaba de vigilar y reprimir cualquier proceso político, económico y militar en cualquier parte del mundo que pudiera amenazar la hegemonía mundial de Estados Unidos y sus aliados.

Este cambio de enfoque se hizo especialmente evidente con el nombramiento del director de la CIA, Allen Dulles. A. Dulles, jefe de la oficina de la OSS en Berna (Suiza) en 1942-1945, ya se había “iluminado” llevando a cabo negociaciones por separado con los nazis sin la participación de representantes de la URSS (recuerden este episodio vívidamente reproducido en “Diecisiete momentos de primavera” y la película del mismo nombre). A. Dulles introdujo la agresividad y la falta de moralidad en las actividades de la organización para conseguir sus objetivos.

Al asumir el cargo de director de la CIA, Allen Dulles aportó agresividad y falta de moralidad a las actividades de inteligencia de Estados Unidos para lograr objetivos.

La CIA incluyó en su abanico de fuerzas y medios golpes de Estado, intervenciones militares directas, provocaciones de todo tipo, asesinatos de políticos reprobables, terror, sabotaje, corrupción. Fue en esta época cuando se creó la imagen del oficial de inteligencia estadounidense como el “caballero de la capa y la daga”. El presidente estadounidense Lyndon Johnson, que se oponía a la organización de asesinatos políticos en el extranjero, se refirió a este “aspecto” del trabajo de la CIA como la “Goddam Assassin Inc.”

Como señaló más tarde F. Prouty, el bien informado oficial de enlace de la CIA en el Pentágono, al hablar de los resultados de la aventura de Vietnam en Estados Unidos, el concepto de inteligencia de A. Dulles “prevé un 10 por cien de inteligencia y un 90 por cien de trabajo secreto subversivo”. Así, en abril de 1953, el director de la CIA, A. Dulles, aprobó el proyecto, denominado “MK Ultra”. Su objetivo era tomar el control de la mente humana con la ayuda de sustancias psicotrópicas y efectos eléctricos. Esto se hizo para obtener el llamado “suero de la verdad”, que podría utilizarse durante los interrogatorios. El proyecto fue dirigido por el químico jefe de la CIA, Sidney Gottlieb.

Bajo MK Ultra, creó más de 100 programas subsidiarios con objetivos similares. Por ejemplo, se realizaron experimentos para borrar parcial o totalmente la memoria de una persona, al tiempo que se ofrecía la posibilidad de corregir la calidad de la personalidad o crear una completamente nueva. Para ello, han drogado a las personas con LSD o se ha realizado una codificación hipnótica. Se utilizó como sujetos experimentales a militares desprevenidos o a pacientes psiquiátricos que sufrían depresión o neurosis. La CIA sigue desarrollando estos programas.

En este sentido, llama la atención la declaración del ex presidente venezolano H. Chávez, que en 2011 acusó a la CIA de desarrollar y crear nuevos tipos de armas biológicas, químicas y electrónicas, así como de utilizar la tecnología de propagación del cáncer para eliminar las armas latinas “objetables”. Entre 2000 y 2010 esta enfermedad fue diagnosticada no sólo en él (cáncer de próstata), sino también en otros presidentes latinoamericanos de la época: Argentina C. Fernández de Kirchner (cáncer de tiroides), Paraguay F. Lugo (linfoma), así como Brasil Lula da Silva (cáncer de laringe) y D. Rousseff (linfoma).

El asesinato de personas indeseables se ha convertido en un sello distintivo de las operaciones encubiertas de la CIA. Por ejemplo, el primer ministro del gobierno del Congo, Patrice Lumumba, fue eliminado físicamente. Bajo su dirección, la antigua colonia belga declaró su independencia en 1960. Estados Unidos tenía sus propios intereses financieros en el país, por lo que el presidente Eisenhower dio instrucciones al director de la CIA para que eliminara al “inquieto” dirigente africano. Dos años más tarde, con la ayuda de mercenarios belgas, consiguieron capturar y matar a P. Lumumba, que se había convertido en un símbolo de la lucha de los países africanos por la independencia.

Golpes de Estado, asesinatos políticos, provocaciones
En las operaciones encubiertas, la “buena suerte” de la CIA se ha alternado con un fracaso estrepitoso.

En 1954 la CIA organizó una invasión militar de Guatemala para derrocar al presidente Jacobo Arbenz, y la operación tuvo éxito. Durante la invasión, los mercenarios de la CIA sometieron a las ciudades guatemaltecas a bombardeos aéreos. El presidente J. Arbenz se vio obligado a dimitir y fue sustituido por un protegido proamericano.

En 1955 el intento de la CIA de eliminar al primer ministro chino Zhou Enlai, al que los estadounidenses consideraban “un fanático maníaco que pretendía conquistar el mundo”, fracasó estrepitosamente. Los agentes volaron el avión en el que el Primer Ministro iba a viajar a una conferencia de dirigentes asiáticos y africanos en Indonesia, matando a 16 pasajeros. Sin embargo, Zhou Enlai no estaba a bordo. Posteriormente, Dulles y Gottlieb idearon un plan para envenenar al político chino, pero más tarde se vieron obligados a abandonar el plan, temiendo que se conociera la participación de la CIA en el asesinato.

En 1961 la CIA pretendió llevar a cabo una invasión militar de Cuba para derrocar al gobierno de Fidel Castro. En la mañana del 15 de abril de 1961, aviones con distintivos de la Fuerza Aérea de Cuba atacaron los aeródromos cubanos, pero el mando militar cubano sustituyó los aviones por maquetas con antelación. En la noche del 17 de abril se inició un desembarco anfibio en la zona de Bahía de Cochinos. La operación no salió inmediatamente como estaba previsto, el desembarco fue derrotado. Estados Unidos sufrió un enorme daño en su reputación y las acciones de la CIA en el futuro ya no fueron tan descaradas.

La CIA realizó numerosos intentos de asesinato contra Fidel Castro, pero todos fueron frustrados por las fuerzas de seguridad cubanas.

El programa de vuelos de reconocimiento sobre el territorio de la URSS, que se lleva a cabo desde 1956, difícilmente puede considerarse un éxito de la CIA. Los aviones de reconocimiento U-2 fueron durante varios años inaccesibles para los sistemas de defensa aérea de la URSS y podían tomar libremente fotografías de objetos secretos. El destacamento especial “10-10”, que volaba en misiones de la CIA, figuraba como un escuadrón de inteligencia meteorológica de la NASA.

El 1 de mayo de 1960, uno de los U-2 fue aún derribado sobre los Urales, y Estados Unidos acusó a la URSS de destruir un avión científico y un piloto-científico. También lo mencionó el presidente Dwight Eisenhower, a quien la dirección de la CIA aseguró que Moscú no tendría pruebas.

Sin embargo, la Unión Soviética presentó no sólo los restos del avión y el equipo de espionaje, sino también al piloto vivo Francis Gary Powers, que contó con franqueza lo que estaba haciendo en los cielos de la URSS y bajo las instrucciones de quién.

Por mucho que los dirigentes estadounidenses de los años sesenta y setenta negaran la implicación de los servicios de inteligencia de Estados Unidos en la organización de asesinatos de dirigentes políticos de otros países, la revelación no tardó en llegar. Una comisión del Senado presidida por el senador Frank Church (demócrata de Idaho) descubrió y confirmó en 1975 la participación de la CIA en asesinatos por encargo y golpes de Estado. Por ejemplo, la comisión contabilizó 8 casos de intentos de asesinato por parte de agentes de la CIA y mercenarios en F. Castro en 1960-1965. El jefe del Departamento de Seguridad del Estado del Ministerio del Interior cubano, F. Escalante, que participó en la protección de Fidel Castro, declaró oficialmente que desde 1959 hasta 1990 (¡durante 30 años!) se registraron 634 intentos de organizar un atentado contra el dirigente cubano por parte de la CIA.

Con una perseverancia maníaca, los oficiales de la CIA desarrollaron formas simplemente exóticas para eliminar al comandante. Intentaron matarlo con la ayuda de pilotos suicidas, paracaidistas, agentes reclutados en el círculo íntimo, atentados con coches y yates desde barcos, botes y saboteadores de submarinos, utilizando equipos de buceo con un bacilo de la tuberculosis introducido, cigarros envenenados, píldoras tóxicas en los alimentos y muchos otros. Se planearon intentos de asesinato no sólo en Cuba, sino también durante las visitas de Castro a Chile, Perú y Panamá. La CIA no desdeñó utilizar a mafiosos estadounidenses, cubanos e italianos para organizar operaciones anticubanas.

El golpe de Estado de 1973 en Chile que derrocó al gobierno de Salvador Allende parecía ser un asunto interno. Sin embargo, la crueldad con la que el ejército chileno, dirigido por el general Augusto Pinochet, reprimió la disidencia en el país, reprimiendo a los partidarios de Allende, delató la presencia de un patrón influyente que permitió al ejército actuar con impunidad. De hecho, la CIA llevó a cabo una serie de operaciones denominadas “Proyecto Fubelt”. Entre ellas, la desestabilización de la situación en Chile, la preparación de un golpe militar por parte de las fuerzas de élite del ejército, gente de las academias militares estadounidenses y el apoyo propagandístico a la junta militar entrante.

Tras la introducción de un contingente limitado de tropas soviéticas en Afganistán en diciembre de 1979, la CIA, en nombre del gobierno estadounidense, lanzó un programa para entrenar y armar a la oposición afgana. La CIA trabajó activamente para crear una coalición antisoviética de países, principalmente del mundo árabe. La Operación Ciclón de la CIA para financiar y armar a los muyahidines afganos comenzó con 20-30 millones de dólares en 1980 y en 1987 había crecido hasta los 630 millones anuales.

Los muyahidines afganos fueron entrenados en el uso de combate de Manpads y Stinger contra aviones soviéticos bajo la dirección de instructores de la CIA.

La CIA aprovechó todas las oportunidades para infligir el máximo daño a la Unión Soviética, incluido el económico. El director de la CIA, W. Casey, se puso en contacto personalmente con el rey de Arabia Saudí y le convenció de que aumentara bruscamente la producción de petróleo, lo que hizo que el precio mundial del recurso de exportación más importante de la URSS cayera casi tres veces. Para el presupuesto de la Unión Soviética, esto supuso una enorme pérdida, que influyó seriamente en otros acontecimientos políticos de la URSS.

Las mayores provocaciones de la CIA siempre fueron sorprendentemente “puntuales” e implicaron acciones militares o de política exterior ya preparadas por el gobierno estadounidense. Por ejemplo, la invasión del espacio aéreo soviético y el derribo de un Boeing surcoreano en 1983 se convirtieron en la base propagandística del presidente Ronald Reagan para otra “cruzada contra el comunismo”. Se abandonó la política de distensión y se inició una nueva carrera armamentística.

Incubadora de terroristas, tortura, prisiones secretas
Cabe señalar que las actividades de la CIA contra las tropas soviéticas en Afganistán y las operaciones encubiertas durante y después de la guerra de Irak causaron muchos problemas a los propios Estados Unidos. Osama Bin Laden, natural de Arabia Saudí, reclutado por la CIA para trabajar para Washington, se desbordó rápidamente y se convirtió en el dirigente ideológico del grupo terrorista Al Qaeda. Tras el atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, fue reconocido como el autor intelectual del mismo. Durante otros 10 años, la CIA siguió rastreando a un terrorista para realizar pomposamente una operación especial “Neptune Spear” y eliminarlo en Pakistán. Una historia similar ocurrió con el movimiento talibán. Estados Unidos luchó sin éxito contra los talibanes hasta 2021 y sufrió una aplastante derrota, abandonando Afganistán en desgracia.

Tras el fin de las hostilidades en Irak, la CIA ignoró la creación y el rápido crecimiento de una nueva organización terrorista, el ISIS, a la que Estados Unidos, por sí solo e incluso en una coalición de más de tres docenas de aliados, no pudo hacer frente.

Cabe señalar que ya a finales de los años 90 surgieron las primeras pruebas de la existencia de prisiones secretas bajo el control de la CIA, instalaciones clasificadas fuera de Estados Unidos (en particular, en las inmediaciones de Rusia, en Polonia, Rumanía y Lituania). Cuando ya no se podía ocultar esta información, en 2006, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reconoció oficialmente la existencia de estas prisiones, explicando que era necesario contar con estas instituciones especiales por motivos de seguridad, y que sólo se mantenía allí a los sospechosos de terrorismo especialmente peligrosos. La razón por la que estas prisiones tuvieron que ser colocadas en todo el mundo es fácil de entender. Localizar estos lugares, en los que se utilizaban sofisticadas torturas y se mataba a los prisioneros, en Estados Unidos sería imposible.

Extremadamente cínica fue la explicación del director de la CIA, Michael Hayden, en 2008, de que las 18 técnicas de interrogatorio que implicaban tortura no eran tortura, sino simplemente “métodos más duros”. No fue hasta 2009 cuando el presidente Barack Obama firmó una orden ejecutiva que prohibía el uso de la tortura en los interrogatorios.

Subversión contra la URSS, apoyo a los nacionalistas ucranianos
Otro aspecto de las actividades subversivas globales a gran escala de la CIA contra la URSS y posteriormente contra Rusia, cuyos “disparos” ya estamos viendo hoy.

Ayudando a formar el primer servicio de inteligencia alemán de la posguerra en la Zona de Ocupación Occidental, la organización Gehlen, que utilizó activamente la experiencia de los servicios especiales de Hitler, la CIA, en colaboración con la inteligencia británica, lanzó una operación encubierta a gran escala para buscar un contingente “útil” para el trabajo subversivo contra la URSS, principalmente en las Zonas de Ocupación Occidental de Alemania. Esta operación de 1948-1949 recibió el nombre en clave de la CIA “Icon”. Unos 750.000 inmigrantes de la URSS, entre ellos 250.000 ucranianos, estaban en los campos de desplazados. También se seleccionaron varias docenas de organizaciones que agrupan a inmigrantes de Rusia y de los Estados de Europa del Este.

Utilizando este contingente, desde 1949, la CIA comenzó a realizar hasta una docena de programas y operaciones destinadas a llevar a cabo actividades de inteligencia y a socavar el potencial militar, económico, moral y psicológico de la Unión Soviética.

El envío masivo de agentes entre las personas desplazadas que regresaban; la creación de redes de inteligencia para llevar a cabo labores de reconocimiento y subversión contra los grupos de tropas soviéticas en el extranjero; el apoyo a los movimientos nacionalistas en los Estados bálticos, Bielorrusia occidental y Ucrania occidental, utilizando a los inmigrantes étnicos de estas repúblicas que vivían en el extranjero para llevar a cabo campañas de reconocimiento; y el reclutamiento, el entrenamiento y el despliegue de agentes procedentes de ciudadanos de minorías nacionales: estas eran las metas y los objetivos de la CIA en relación con la URSS.

Hay que prestar especial atención al largo programa “Cartel”, que se desarrolló hasta 1970. En el marco de esta operación, la CIA, bajo el pretexto de proporcionar apoyo financiero y material a los refugiados, preparó a agentes entre ellos para su posterior traslado al territorio de la URSS. La CIA pudo establecer el control sobre la dirección de la Rada de Rescate de la Cabeza de Ucrania (“Consejo Superior de Liberación de Ucrania“), con la que el “Ejército Insurgente Ucraniano” (UPA) cooperaba organizativamente con R. Shujevych a la cabeza. La Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN), dirigida por S. Bandera, siguió acercándose al SIS británico. La rivalidad de estas dos bandas no se debía a diferencias ideológicas, sino al dinero de los propietarios.

En la primera etapa de la operación “Cartel”, la CIA asignó a los agentes lanzados a Ucrania la tarea de obtener información sobre la situación en la república, “las fuerzas de resistencia nacional a la UPA, sus capacidades, incluidas las posibles opciones para su uso en caso de conflicto militar con la URSS”.

En noviembre de 1950, el jefe de la Oficina de Coordinación Política de la CIA, Frank Wiesner, informó a los dirigentes de que el UPA “opera en muchas partes de Ucrania, es popular entre los ucranianos y es capaz de desplegar hasta 100.000 combatientes en caso de guerra”. Esta información tenía al menos cinco años de antigüedad; en 1950, la UPA ya era prácticamente incompetente. Algunos grupos de bandidos se escondían en los bosques en refugios y hacían salidas aisladas. Sin embargo, a Wiesner le impresionó el hecho de que “desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta 1951, la OUN/UPA consiguió matar a unos 35.000 soviéticos, incluidos miembros del Partido Comunista”, es decir, personal militar, activistas soviéticos y del partido, la intelectualidad rural: maestros, médicos…

A mediados de los años 50 la CIA se desilusionó con los resultados de la Operación Cartel y la transformó en una nueva, Aerodynamic, realizada conjuntamente con los servicios de inteligencia de Gran Bretaña, Italia y Alemania. Los nacionalistas ucranianos participaron en la operación. Las organizaciones sin ánimo de lucro, las emisoras de radio “Nueva Ucrania”, “Libertad”, “Europa Libre” participaron con el mismo objetivo: realizar una propaganda masiva, proporcionar información e influir ideológicamente en los ciudadanos ucranianos. La Aerodynamic terminó en 1990, cuando la CIA, con la creación de una Ucrania independiente, recibió oportunidades completamente diferentes para sus actividades.

La evaluación de la eficacia de un determinado servicio es siempre relativa. La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, que entra en su 76 año de existencia, ha sido y sigue siendo un celoso ejecutor de la voluntad de los círculos dirigentes de su país. A pesar de los importantes cambios que se están produciendo, siguen imaginándose como el único baluarte de un mundo unipolar. Se trata de una organización de inteligencia, por su nombre, pero con un enfoque sensible a la realización de acciones subversivas y subyugantes contra Estados soberanos. Las felicitaciones y los deseos de cumpleaños no lo serán. Ya que no puede haber ningún compromiso a la hora de valorar su papel en la historia y sus “méritos” para la humanidad.

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Haz tu Donación

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Instagram: https://www.instagram.com/impactoespana?r=nametag

Whaatsapp: 635967726

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

IEN, Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

IEN