Impacto España Noticias Impacto España Noticias

CUARESMA POLÍTICA (I)

El mundo cristiano, en todo continente a fecha de hoy está siendo perseguido brutalmente y existen estudios serios al respecto.

Opinion 12 de marzo de 2022 MARIANO GALIÁN TUDELA
images
CUARESMA

Nos encontramos ante una cultura que retrae a mayores y jóvenes del compromiso. Cabe preguntarse si el compromiso o la promesa tiene en sí un valor o no lo hay. El poder de marcarse proezas hacia el compromiso es capaz de encauzar las consecuencias impredecibles de la acción, controlándolas por el poder de la voluntad. El poder del compromiso y cumplir nos hace más fuertes y abiertos, capaces de salir al encuentro de la verdad, el bien y la belleza y, es que el compromiso tiene la capacidad de transformar el mundo.

Azorín, Teresa de Jesús, Pablo Picasso, Salzillo, Pilar Montaner, Carmen Conde, Gisela Pulido y hasta el mismo Juan Pablo Colmenarejo, fallecido recientemente es una buena retahíla de los que nos han dado y nos enseñan actualmente que es posible ese compromiso hacia ellos mismos y hacia el mundo que nos rodea. Diríamos algo más sublime: belleza, exigencia, alegría y locura son más que suficiente para tenerlos hoy en nuestras mentes.

Solamente un amor verdadero, solidario, gratuito y dispuesto a la entrega, sacrificándose por su trabajo y por los demás, por un proyecto común, más allá de los cálculos racionalistas o pragmáticos, capaces de ir más allá de una mera convicción o norma legal, es el que vence al egoísmo y al miedo ante el compromiso. 

Los hay también de los que pasan y pasarán desapercibidos en este mundo, pero no por ello han tenido claro que el compromiso es un modo exclusivo y definitivo siempre de saber que tal aventura posee su cuota de riesgo y de osada apuesta. Han aceptado que el rechazo de asumir tal don tiene algo de egoísmo interesado, no acaban de reconocer los derechos de los otros y no terminan de presentarse ante la sociedad como dignos de ser amados, líderes puros incondicionalmente. Todos conocemos a más de una y de dos de esas, de las que no pasarán a los anales de la historia pero sí a la belleza y alegría de haber aprendido mucho de ellas a su lado.

En esta Cuaresma que llevamos, con Ucrania incluida, no se nos debe olvidar otra cuaresma que llevamos hace años a nuestras espaldas y de las que nadie desea hablar por ser políticamente incorrecto. Nos referimos al mundo cristiano y a tanta gente buena que nos rodea cargada de buena fe y dispuestas siempre a dejarse la piel por nosotros, por los demás. Toda persona nace, aunque no lo quiera, siendo política y con religiosidad, aunque ellos abdiquen de ello.

El mundo cristiano, en todo continente a fecha de hoy está siendo perseguido brutalmente y existen estudios serios al respecto. En España, en Europa, ni te queman, ni te acribillan a toda tu familia, simplemente, poco a poco, de manera sibilina te van encorsetando leyes para que tus esperanzas, antes o después, las pongas en el propio Estado. Si a ello argumentamos que cada uno va por su lado (falta de unidad) y, ante tales miedos aguamos dicha religiosidad, la esencia madre de su existencia se va evaporando poco a poco.

Ahora mismo, en plena Cuaresma, hastiados de tales políticas que tenemos en España, aparte de los ayunos y abstinencias que se nos anima ¿cuál debería ser el papel de los cristianos en la plaza pública, y concretamente en la política? Sabemos que para todos, sean cristianos o no, gente de buena fe, la provocación del 8 de marzo en las calles de España es una realidad, más aún, el propio cartel de las fallas de Valencia para el 2022 es una afrenta monumental a todas aquellas personas cuyo centro nuclear va alrededor de sus vidas espirituales, aquellas que marcan el camino de su cada día.

A nuestro modo de ver, el creyente no se debe distinguir en nada de los demás, la fe que poseen han de dar un sello característico a su libre actuación. Los movimientos históricos han intentado a menudo reducir la fe a asunto privado y separar de forma antinatural la experiencia religiosa de las demás dimensiones de la vida humana. Dicha tentación ha hallado terreno fértil tanto en ámbitos del mundo religioso como del mundo laico, los unos preocupados por mantener una pureza del cristianismo tan absoluta como alejada de la vida concreta de las personas, y los otros interesados en marginar a un peligroso rival en su proyecto de sumisión de las conciencias.

Para comprobar que el cristianismo es una realidad pública, la multitud de iniciativas de acción social que han promovido los creyentes desde los mismos orígenes de la Iglesia han sido variados: hospitales y asilos para pobres y ancianos, centros educativos, asistencia a víctimas de guerras y catástrofes naturales y muchos más. Puesto que el mensaje del cristianismo no debe considerarse como una teoría, sino, ante todo, como un fundamento y una motivación para la acción, el cristianismo se hace, por virtud propia, cultura y acción social. Si, por una parte, el cristianismo es un acontecimiento metacultural en cuanto juzga todas las culturas a la luz de los valores cristianos, por otra es intensamente cultural , ya que posee una naturaleza cultural irrenunciable.

La conexión entre la acción social de los cristianos y la política podría ser problemática. El peligro es que la política suplante la acción social del cristiano, del ciudadano. De ahí que hoy en día, uno de los cometidos del político cristiano o gente de buena fe, que según ellos no son seguidores de nadie pero con un corazón de oro, a decir verdad, aquellos que se preocupen por la auténtica dignidad humana e impedir que el Estado se convierta en el único empresario, el único educador, el único agente sanitario y el único comunicador.

Hoy día vislumbramos una forma totalitaria de organización de la vida social. La diferencia ahora es que ya no se impone por la fuerza, sino que utiliza la persuasión oculta, y que su éxito depende de la complicidad pasiva de los ciudadanos. El poder ha comprendido y descubierto que, para dominar a las personas, es preciso dominar sus deseos, sofocar y hacerles olvidar los deseos más verdaderos y auténticos del corazón humano y sustituirlos por su caricatura fundada en lo instintivo (hedonismo y consumismo), o en el espiritualismo huida de la realidad que preconizan las religiones desencarnadas, nuevas y viejas, con las que el poder siempre ha sido condescendiente, desde la época del Imperio Romano hasta hoy.

Ya es claro que el mundo del Humanismo Cristiano sale de nuevo a la esfera pública, como cualquier organización española o europea , a fin de poner su grano de arena en asociaciones o plataformas sociales, partidos políticos, etc, hacia poner verdaderos muros a la ideología imperante que desea amargar la vida de nuestros ciudadanos. Si cabe también, hacia otro tipo de movimientos sociales cuya tibieza descomunal es llamativa ante la batalla cultural en la que nos encontramos. 

 Evite la censura de Internet suscribiéndose directamente a nuestro canal de Telegram, Newsletter

Síguenos en Telegram: https://t.me/impactoespananoticias

Twitter: https://twitter.com/impactoSumustv

Te puede interesar

Lo más visto

SUSCRIBETE

Suscribete a Impacto España Noticias

Impacto Espana Noticias,Copyright IEN,2022. Todos los derechos reservados.

Noticias

Periódico Digital Nacional, Noticias Políticas, Noticias Judiciales

Política,Noticias